Final de A Good Woman

1 h 32 min

Años 30. Robert y Meg, dos recién casados de la alta sociedad neoyorquina, pasan sus vacaciones en la costa francesa, pero en su relación surge inesperadamente un obstáculo: la señora Erlynne, una atractiva mujer con muy mala reputación. Cuando Robert empieza a pagarle algunos gastos y a darle cheques, tanto Meg como sus amigos sospechan que están liados; lo que no pueden ni siquiera imaginar es el secreto que los une.

Dónde ver la película A Good Woman online
Poster for the movie "A Good Woman"
ALERTA SPOILER

A continuación, puedes leer el resumen y la explicación de A Good Woman

Final de A Good Woman explicado

En el Nueva York de los años 30, la mujer fatal Mrs. Erlynne se da cuenta de que ya no es bienvenida ni por los hombres de alto rango a los que ha seducido ni por las esposas de sociedad a las que ha traicionado. Vendiendo sus joyas, compra un pasaje en un transatlántico con destino a Amalfi, Italia, donde aparentemente pone sus ojos en el recién casado Robert Windermere. Cuando el coche de éste es visto con frecuencia en la puerta de la villa de ella, las habladurías locales están convencidas de que ambos tienen una aventura.

Meg, la recatada esposa de Robert, permanece ajena a las historias sobre los dos que circulan por la ciudad, pero cuando descubre el registro de cheques de su marido con numerosos talones que indican pagos a Erlynne, sospecha lo peor. Lo que no sabe es que Erlynne es en realidad su madre, que ha estado extorsionando a Robert a cambio de mantener su secreto. Meg se consuela con el consejo: “Las mujeres sencillas recurren al llanto; las bonitas van de compras”.

En represalia por lo que cree que es una transgresión de su marido, Meg lleva un vestido revelador a la celebración de su veintiún cumpleaños, a la que Erlynne asiste -con el mismo vestido- en compañía de Lord Augustus (“Tuppy”), un hombre rico y dos veces divorciado que ha propuesto matrimonio a Erlynne. Las complicaciones sobrevienen cuando Lord Darlington profesa su amor por Meg y le implora que deje a su supuestamente caprichoso marido – una invitación que ella acepta.

Erlynne, tras encontrar la nota de despedida de Meg a Robert, la intercepta en el yate de Darlington, donde ambos quedan atrapados cuando Tuppy, Darlington, Robert y sus amigos llegan para una noche de copas. Robert se sobresalta al ver el abanico que le regaló a Meg en su fiesta de cumpleaños; mientras Meg se apresura a huir, Erlynne se revela y afirma que lo había cogido de la fiesta por error. Tuppy, pensando que su prometida estaba planeando una cita romántica con Darlington, pone fin a su compromiso.

Robert paga a Erlynne para que abandone Amalfi inmediatamente y le ruega que no revele su identidad a Meg. A regañadientes, ella accede a sus deseos, aunque le devuelve el último cheque antes de marcharse. A bordo del avión que la espera para llevarla a una nueva vida, descubre a Tuppy, que le entrega el abanico que Meg le regaló; Meg le ha confesado todo lo que realmente había sucedido. Erlynne acepta su renovada propuesta de matrimonio y ambos parten hacia lugares desconocidos.

También te puede interesar: