Saltar al contenido

Final de Amor de madre

Final de la película Amor de madre
Final de la película Amor de madre

Amor de madre (2022 )

110 min - Comedia
Título original:  Amor de madre
País:   Spain

A José Luis (Quim Gutiérrez) acaban de dejarlo plantado en el altar, y por si esto fuera poco, Mari Carmen (Carmen Machi), su madre, se ha empeñado en acompañarlo a la luna de miel con la excusa de no perder el dinero. Cada minuto que pasan en Mauricio, José Luis se siente más infeliz y fracasado, mientras que Mari Carmen se lo pasa como nunca, viviendo todas las experiencias que siempre había deseado y revelándose como la maravillosa mujer que es en realidad, y que su familia no ve.


Director:   Paco Caballero

Ver online Amor de madre

Atención
A continuación se revela como acaba Amor de madre

🚨 Final de Amor de madre explicado

Es la historia de un joven llamado José Luis que es rechazado en el altar por su amor. Entonces debe pasar su luna de miel con su madre, que es actualmente su persona menos favorita, para redimir la cantidad que ha perdido. Cuando José piensa que su madre es la persona más irritante del planeta, opta por ver el lado bueno y divertirse todo lo que pueda.

José está listo para casarse cuando un hombre llega a su boda, derriba el cartel de «AMOR» y se lleva a su novia en un automóvil rojo destartalado en nombre del amor genuino. A José se le rompe el corazón, pero su madre le dice la verdad: este matrimonio estaba condenado desde el principio. La madre de José se indigna cuando él le revela que ya ha pagado su luna de miel en Mauricio. Cuando llegan a la oficina de reservas, las cosas empeoran y José debe decidir si viaja o no a Mauricio solo. Veamos cómo puede reavivarse el amor entre madre e hijo.

Trama de Amor de madre

¿Qué hace Mari Carmen para ganarse a su hijo?

José y su madre, Mari Carmen, acuden a la agencia de viajes que les reservó su luna de miel en Mauricio tras ser abandonados en el altar. Mari Carmen, la madre de José, ve que no puede argumentar lo suficiente para que le devuelvan el dinero debido a su inestabilidad mental. Cuando el agente de reservas mantiene su posición, la desafía diciendo que debería irse de luna de miel con su hijo. Ella va irritando a José antes de decirle que pueden ir juntos. La madre de José, al ver la obsesión de su marido por su cuadro, le aconseja a José que se plantee ir. Cuando José se entera de que su madre nunca ha viajado antes, decide que debe acompañarla. Mientras las emociones de José siguen siendo un caos, su madre accede a recoger sus pertenencias y partir de inmediato.

Una recepcionista llamada Montse les informa de que su suite de luna de miel está lista en un lujoso hotel de Mauricio. Para poder utilizar la suite, la madre de José afirma que su hijo es su marido. Aunque esto parece sospechoso, la recepcionista sigue adelante. José está a punto de tener una pesadilla cuando los conducen a sus habitaciones. Su madre está absolutamente encantada con todo el trato de la realeza.

José se esfuerza por percibir a su madre como una figura y una personalidad de apoyo en su vida mientras ambos se embarcan en este viaje juntos. Todavía está asimilando el dolor de que su novia le haya abandonado en el altar. Mari reconoce la angustia de su hijo e intenta que su presencia sea acogedora, pero él simplemente quiere su espacio. Ella decide conocer el bar. En el bar conoce a un hombre llamado Armando, que le presenta un Daiquiri, la única bebida que se toma en el hotel. Armando y Mari se hacen muy amigos. Llega el momento de que Mari aproveche un pequeño autobús turístico que viene con el paquete de luna de miel para ver los bosques de Mauricio. Cuando José ve a una mujer de pelo rubio con pantalones cortos vaqueros bajar las escaleras del autobús, su corazón da un vuelco. Su viaje acaba de ser un poco mejor de lo que esperaba.

José aprovecha la oportunidad para acercarse a Sara, la guía turística de la isla asignada por el hotel. Mirarla le hace sentirse vivo y, cuando habla con ella, cree que tiene una oportunidad. Su madre, en cambio, no se deja engañar. José y su madre, Mari, regresan al hotel perplejos después de ir al establecimiento incorrecto para probar el ron y ser estafados. Ese mismo día, por la noche, el hotel organiza un juego para que los enamorados o recién casados capturen una papaya en rodajas en sus labios y la entreguen al otro enamorado por la boca. A José le cuesta ser animoso durante todo el juego, pero debe seguir adelante ya que su madre insiste en mantener la idea de que es su cónyuge para no perder la habitación. Ambos ganan la carrera, pero Jose ya no soporta tener que lidiar con su madre. José y Mari se pelean y discuten, y Mari le obliga a beber agua del grifo que a ellos no les está permitido. Mari sale fatigada de la suite tras un furioso intercambio de palabras y se dirige al bar, donde se encuentra de nuevo con Armando.

La recepcionista intenta ligar con José mientras éste tiene una embarazosa bronca con Sara por el agua que ha consumido. Jose intenta ir al baño pero en su lugar vomita sobre Montse. Después de que Armando haya convencido a Mari, ella acepta acompañarle a una fiesta en la isla. Ella prueba una hierba llamada Esmeralda Verde. Está completamente enamorada de ella, y cuando ambos regresan a la habitación, Armando ve a José por primera vez. José se sorprende al ver a su madre levantada y haciendo footing a la mañana siguiente, como si no hubiera pasado nada la noche anterior.

Cuando José ve que su madre se divierte tanto y él se lo pierde, decide que también quiere participar. Opta por dejar que sea ella la que marque el camino hacia unas mejores vacaciones en Mauricio, diciéndole que deben hacer cosas juntos, lo que les lleva a ser detenidos cuando van a ver a un comerciante que es un policía encubierto y le piden el singular cannabis conocido como Esmeralda Verde. Cuando Mari y su hijo son encarcelados, comienzan a establecer vínculos y a reavivar su relación.

Final de Amor de madre

¿Ayuda José Luis a su padre a reconciliarse con su madre?

José y su madre están ahora encarcelados y deben averiguar cómo salir de esta situación. José llama a Sara para informarle de lo ocurrido cuando se les permite una llamada telefónica. Ella los salva, asombrada por su iniciativa. Sara y José comienzan a formar un vínculo, al igual que José comienza a formar un vínculo con su madre.

José se da cuenta de que no sabe nada de su madre durante un desenfadado cara a cara, aunque su madre sabe todo lo que hay que saber sobre su vida. Comprende que se le plantea algo nuevo en su vida con un sentido del espíritu. Para conseguir una comprensión más profunda de su madre. Sara lo pone en práctica cuando descubre a su madre saliendo con Armando, quien cree que no debería haber estado con ella en primer lugar. Cuando los instintos protectores de José entran en acción, le pregunta a su madre sobre la presencia de Armando en la vida de su madre.

Mari se enfada por las afirmaciones de José, y ambos tienen una pelea en la que Sara se entera de que José fue abandonado en el altar. Sara se irrita y se aleja, mientras que José, que ha sido abofeteado por su madre, también se aleja, sin palabras. Su madre entra más tarde en la suite y le dice que es la primera vez que tiene que tocarle. Durante el resto de la noche queda una sensación de resentimiento entre los dos. Cuando José trata de convencer a su madre de que ella era posesiva con él y sus deseos y que lo único que quería era irse de la casa y vivir la vida a su manera, se produce un altercado. La noche se torna amarga, y Armando llega a la suite a la mañana siguiente para encontrarla empacando y preparándose para partir.

Armando introduce dos paquetes de estupefacientes de polvo blanco en la maleta de Mari Carmen y los esconde bajo su ropa cuando está a punto de partir y se cambia para salir con él. Se preparan para salir cuando ella sale con una brillante sonrisa. José tiene unos cuantos cabos sueltos que atar antes del final del día. Se reúne con Sara para disculparse, pero lo único que le dice es que tiene que arreglar las cosas con su madre. José reflexiona y decide llamar por teléfono a su padre para informarle de que ha fracasado en su matrimonio y que su mujer está encantada de dejarle por otro hombre que ha descubierto recientemente. Para que este matrimonio perdure y prospere por el resto de su eternidad, debe rectificar sus formas. El padre presta mucha atención a las palabras de su hijo y hace los arreglos necesarios.

Tras finalizar la llamada telefónica con su padre, José encuentra una camisa y unos pantalones floreados esperándole sobre la cama. Se viste apresuradamente y sale a buscar a su madre. Cuando se entera de que ella va a asistir a una boda en una isla no muy lejana a la suya, cree que se casará con Armando y que su relación habrá terminado. Para llegar al barco, roba una calesa del hotel y salta a la barca que conduce por el agua hasta la isla, gritando que ella no debe casarse con él. Mari Carmen le aclara que no es así. Simplemente está asistiendo a la boda de otra persona. Esto le deja perplejo. Ella sólo le informó a Armando que estaba casada con José engañando a todos, pero eso era sólo la mitad de la verdad. José afirma que ella tenía una buena razón para dejarlo a él y a su padre porque Armando la trata bien, pero Mari replica que Armando también es un criminal.

Armando se queda perplejo, así que Mari le informa de que cuando ella y su hijo estaban en la cárcel, descubrió que debido al impago de Armando de un albergue, tuvo que llamar por teléfono al Consulado, que le informó de que era un criminal buscado en tres países. Entonces revela los sobres de polvo blanco que él metía en su maleta para pasar de contrabando por las fronteras. Cuando Armando se ve implicado, echa mano de la maleta para coger los paquetes, pero José acude en ayuda de su madre y Armando le da un puñetazo, diciéndole que no puede hacer daño a su hijo. El recepcionista del hotel llega a la isla justo a tiempo para descubrir que son una madre y un hijo que utilizan la habitación de luna de miel, lo que no está permitido. Después de que José se reconcilie con su madre, Montse, la recepcionista, trata de impedir que Armando le pegue y lo detiene.