Final de Aquella casa al lado del cementerio

1 h 24 min

Norman Boyle, un académico y padre de familia que reside en Nueva York, es asignado para investigar el extraño suicidio de un científico, compañero suyo, llamado Dr. Peterson. Lo único que Norman sabe es que Peterson se trasladó a un viejo caserón de Nueva Inglaterra junto a su amante, para investigar a su antiguo dueño, un tal Dr. Freudstein, y que al final, Peterson mató a su amante y acabó ahorcándose.

Dónde ver la película Aquella casa al lado del cementerio online
Final de la película Aquella casa al lado del cementerio
ALERTA SPOILER

A continuación, puedes leer el resumen y la explicación de Aquella casa al lado del cementerio

Final de Aquella casa al lado del cementerio explicado

Una mujer se encuentra en una casa abandonada buscando a su novio. Después de descubrir su cuerpo apuñalado con unas tijeras, es apuñalada en la cabeza con un cuchillo francés, y su cuerpo es arrastrado a través de la puerta del sótano por un agresor desconocido.

En Nueva York, Bob Boyle y sus padres, Norman y Lucy Boyle, se mudan a la misma casa. El ex colega de Norman, el Dr. Peterson, que asesinó a su amante antes de suicidarse, era el anterior propietario. Los Boyle se van a quedar allí mientras Norman investiga las casas antiguas. Mientras su madre hace las maletas, Bob mira la fotografía de una casa y se fija en una chica. En New Whitby, Boston, Bob espera en el coche de sus padres mientras ellos recogen las llaves de la casa. La chica de la fotografía aparece al otro lado de la calle. La chica, Mae Freudstein, a la que sólo puede ver Bob, le advierte que se mantenga alejada. En la oficina de la inmobiliaria, la señora Laura Gittleson se molesta cuando su colega entrega a la pareja “las llaves de Freudstein”. Ella insiste en que se llama “Mansión Oak” y promete encontrar a los Boyle una niñera.

La Mansión del Roble está en mal estado. La puerta del sótano está cerrada con llave y clavada. Una mujer llega y se presenta como Ann, la niñera. Esa noche, Norman oye ruidos y encuentra a Ann desbloqueando la puerta del sótano. Al día siguiente, Norman va a la biblioteca para examinar el material de Peterson. El bibliotecario jefe, el Sr. Wheatley, parece reconocerlo, pero Norman afirma que se equivoca. El bibliotecario adjunto, Daniel Douglas, informa entonces a Norman de que Peterson realizó una investigación privada en la casa. Estudió los registros de las desapariciones de la zona y otros datos demográficos.

Mae le muestra a Bob una lápida en el terreno marcada como “Mary Freudstein” y le dice que no está realmente enterrada allí. En el interior, Lucy encuentra la lápida de “Jacob Tess Freudstein” mientras barre el pasillo. Cuando Norman regresa, le asegura que algunas casas antiguas tienen tumbas en el interior a causa del duro suelo invernal. Norman abre la puerta del sótano y baja las escaleras, sólo para ser atacado por un murciélago, que no lo suelta hasta que lo apuñala repetidamente. Asustada, la familia se dirige a la oficina de la inmobiliaria y exige ser realojada, pero les dicen que tardarán unos días más en poder mudarse. Mientras los Boyle están en el hospital para tratar las heridas de Norman producidas por el bate, la señora Gittleson llega a la casa para hablarles de una nueva propiedad. Al entrar, se coloca sobre la lápida de Freudstein, que se rompe, inmovilizando su tobillo. Una figura emerge, la apuñala hasta la muerte con un atizador de chimenea y la arrastra al sótano.

A la mañana siguiente, Lucy encuentra a Ann limpiando una mancha de sangre en el suelo de la cocina. Ann elude las preguntas de Lucy sobre la mancha. Durante el café, Norman le cuenta a Lucy que ha descubierto que Freudstein era un cirujano victoriano que realizaba experimentos ilegales. Norman debe viajar a Nueva York para investigar a Freudstein. En el camino, Norman visita la biblioteca y encuentra un casete de audio de Peterson, que documenta la creciente locura de Peterson y revela lo que descubrió sobre Freudstein. Norman destruye el casete dejándolo caer en el tubo de una caldera.

Ann va al sótano en busca de Bob en la casa y escucha sonidos de sollozos infantiles. Freudstein la decapita tras degollarla. Bob ve la cabeza de Ann y sale gritando. Lucy regresa y encuentra a Bob llorando en su habitación, pero se niega a creer el relato de Bob sobre Ann. Esa noche, Bob vuelve al sótano en busca de Ann pero se queda encerrado. Lucy oye los gritos de Bob e intenta abrir la puerta del sótano. Norman regresa y corta la puerta con un hacha cuando ella no puede abrirla. La podrida mano derecha del Dr. Freudstein aparece y sujeta a Bob contra la puerta mientras el hacha la atraviesa. Uno de los golpes de hacha de Norman atraviesa la puerta, secciona la mano izquierda del necrófago, aparentemente ordinaria, y éste se tambalea por las escaleras.

Norman y Lucy entran finalmente en el sótano, que contiene varios cuerpos mutilados (entre ellos el de Ann, el de la señora Gittleson y el de la pareja del principio), equipo quirúrgico y una losa. Freudstein es un cadáver vivo con la carne podrida. Norman le dice a Lucy que el Freudstein de 150 años vive utilizando las partes de sus víctimas para regenerar células sanguíneas. Norman ataca a Freudstein, pero el necrófago le arrebata el hacha de guerra. Agarrando un cuchillo de la losa, Norman apuñala a Freudstein, haciendo que la carne podrida y los gusanos rezumen de su vieja bata de laboratorio. Freudstein agarra a Norman y le abre la garganta. Lucy y Bob suben a una escalera que lleva a la parte inferior de la lápida agrietada. Lucy se esfuerza por mover la piedra, pero Freudstein la agarra y la arrastra por la escalera, matándola al golpear su cabeza contra el suelo de hormigón. Mientras Freudstein avanza por la escalera, Bob se esfuerza por escapar. Mientras Freudstein agarra la pierna de Bob, éste es arrastrado repentinamente hacia arriba por Mae. Con Mae está su madre, Mary Freudstein, que les dice que es hora de irse. La señora Freudstein conduce a Mae y a Bob por la arboleda invernal hacia un aparente mundo de fantasmas.

También te puede interesar:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *