Final de Batalla en el cielo

Violenta historia de culpa, sexo y poder. Marcos, un chofer mestizo que trabaja para un general, secuestra con la ayuda de su mujer a un sobrino del militar, pero, desgraciadamente, el bebé muere de forma accidental. Marcos, más frágil de lo que creía, empieza a derrumbarse y acaba confesando lo que ha hecho a Ana, la hija de su jefe, una chica que se prostituye por placer. Ana y la mujer de Marcos intentan, cada una por su lado, ayudarlo, pero es inútil, ya es demasiado tarde. Marcos se hunde en el abismo y arrastra con él a Ana durante un extraño peregrinaje a la basílica de Guadalupe.

Dónde ver la película Batalla en el cielo online
Poster for the movie "Batalla en el cielo"
ALERTA SPOILER

A continuación, puedes leer el resumen y la explicación de Batalla en el cielo

Final de Batalla en el cielo explicado

Marcos (Marcos Hernández) es un hombre de clase trabajadora en México, empleado por “el general”. Marcos se entera de que el bebé que él y su mujer secuestraron para pedir un rescate ha muerto accidentalmente. El resto de la película sigue a un Marcos abatido, aparentemente atormentado por las implicaciones morales y/o legales de sus acciones.

Marcos se encuentra junto a su esposa Berta (Berta Ruiz) en el metro mientras ella vende relojes y dulces en un puesto. Viaja al aeropuerto para encontrarse con la hija de clase media-alta del “general”, Ana (Anapola Mushkadiz), a la que conoce desde que era una niña. Ana ordena a Marcos que la lleve a la “boutique” donde trabaja en el comercio sexual. Mientras conduce, Marcos está muy distraído y en un momento dado se le para el coche. Ana reconoce que algo va mal, pero Marcos afirma que está distraído sólo por la supuesta mala salud de su mujer.

Ana invita a Marcos a la “boutique” para que tenga sexo con una de sus “amigas”. Al parecer, Marcos no se excita con la “amiga”. La amiga le dice a Ana que Marcos la prefiere a ella. Ana va a hablar con Marcos y le recuerda que se conocen desde su infancia. Marcos le revela entonces que él y su mujer secuestraron a un bebé, pero que éste murió antes de que pudieran cobrar el rescate. Ana parece mantener la compostura al escuchar esta noticia.

De vuelta a casa, Marcos se acuesta con su mujer, Berta. Parecen unidos en su dolor por la muerte del bebé. Marcos le cuenta a Berta que le ha contado a Ana lo del bebé secuestrado, indicando que la confesión le ha aliviado. Berta, molesta, le exige que se asegure de que “la princesa” no se lo cuente a nadie. Al día siguiente, Marcos visita a Ana. Ella parece molesta por su visita, pero lo lleva a su casa donde tienen sexo. Ana aconseja a Marcos que se entregue a la policía.

Marcos, Berta, su hijo y algunos amigos (entre ellos la madre del bebé muerto, que no sabe quién se ha llevado a su hijo ni que éste ha muerto) salen al campo. Marcos le dice a Berta que se va a entregar. Ella le pide que espere hasta después de la romería (que es en honor a la Virgen de Guadalupe), evento que Marcos había mostrado antes con desprecio. Marcos parece estar de acuerdo con su mujer. El estado mental de Marcos parece empeorar. En lugar de regresar con su grupo, camina por el campo. Llega a un pico con cruces cristianas que domina un valle. Marcos entierra su rostro entre las manos.

Marcos visita a Ana en su casa. Le dice que ese día se entregará a la policía. Ella le da un beso de despedida. Marcos sale del apartamento. Se mea en los pantalones, vuelve al apartamento y apuñala mortalmente a Ana.

La policía se da cuenta del ataque a Ana y de la muerte del bebé, y busca a Marcos. Marcos parece haberse unido a la peregrinación a la Basílica, primero a pie y luego de rodillas. Alguien le coloca una capucha en la cara, pero Marcos sigue avanzando cojeando. La capucha se mancha cada vez más de sangre a medida que entra en la Basílica durante el servicio religioso.

Finalmente, los peregrinos se van y la basílica queda vacía. La policía permite a Berta entrar a ver a su marido. Ella le toca en la cabeza y él se desploma.

También te puede interesar: