Final de Condena máxima

Cuando el ex agente de operaciones encubiertas Tom Steele (Seagal) y su compañero Manning (Austin) se asignan a desmantelar una antigua prisión, deben supervisar la llegada de dos mujeres presas misteriosas. En poco tiempo, una fuerza de élite de mercenarios asalta la cárcel en busca de los recién llegados. Mientras la verdadera identidad de las mujeres se revelan, Steele se da cuenta de que está atrapado en el medio de algo mucho más grande de lo que había imaginado.

Dónde ver la película Condena máxima online
Poster for the movie "Condena máxima"
ALERTA SPOILER

A continuación, puedes leer el resumen y la explicación de Condena máxima

Final de Condena máxima explicado

Debería ser un día de trabajo fácil para el antiguo agente de operaciones negras Cross (Steven Seagal) y su compañero Manning (Stone Cold Steve Austin). Ellos y su grupo han sido contratados para supervisar y orquestar el desmantelamiento de una instalación penal militar secreta, y organizar el transporte de los reclusos a su nueva prisión civil.

Cross demuestra quién es el jefe desde el principio al dar una paliza a un recluso de gran tamaño que se pasa de la raya, mientras que a Manning se le asigna la tarea de dirigir la instalación de basura de la prisión. El día empeora cuando se encuentra una nota enrollada que fue arrojada accidentalmente por un recluso, en la que se detallan las horas y los lugares de un ataque a las instalaciones.

Cross, que regresa a la prisión después de hacer un recado, y Manning, que sigue ocupándose de la instalación de la basura, se ven de repente envueltos en una situación de asalto cuando Chris Blake (Michael Pare) y sus mercenarios, que se hacen pasar por alguaciles, toman el complejo.

Blake y sus hombres van detrás de las dos reclusas más recientes -Samantha Mendez (Steph Song) y Charlotte Walker (Aliyah O’Brien)- para sus propios fines: Blake quiere la información que hay en un implante que está dentro de Samantha, que es una mensajera de la CIA, porque podría suponer mucho dinero para Blake, y resulta que Charlotte está trabajando para Blake. Depende de Cross, Manning y su equipo detener a Blake y sus hombres.

MP Fields resulta ser un traidor y mata a dos de los otros. Blake le corta el dedo al alcaide Samuel para obligarle a saber dónde están los detenidos. Manning es atacado por Collins y su equipo. Consigue matar a dos y huir de la zona. Cross vuelve al complejo y mata a dos de los hombres de Blake. Blake tiene como rehén al alcaide Samuels, obligándole a hacer cualquier cosa para que Blake pueda llegar a Charlotte. Más tarde Charlotte escapa ya que quiere cobrar. Finalmente ambos bandos se encuentran. Blake cree que tiene a Cross y Manning superados y entonces huye de la escena, con Cross persiguiéndolo. Manning alcanza a Collins y lo mata empalándolo en un banco. Samantha mata a Charlotte, mientras que los restos de los mercenarios de Blake, incluido el diputado Fields, son asesinados por Bradley y los demás. Cross y Blake intercambian disparos hasta que ambos se quedan sin munición. Blake intenta golpear a Cross sólo para ser golpeado y malherido. Cross le habla de ser un guerrero, a lo que Blake responde “bueno, ese soy yo, el puto malo”. Cross dice que él es el bueno y lanza a Blake contra los cables láser, matándolo. Se reúne con Samantha y Manning. Bromea diciendo que “no se ha acabado hasta que estemos muertos”.

 

También te puede interesar: