Final de Dagon: la secta del mar

Paul y su novia Barbara están celebrando el éxito de su nueva empresa dot.com con su socio Howard y Vicki, su glamourosa esposa. Los cuatro están disfrutando de unas vacaciones en el barco de Howard, en la costa de Galicia. Inesperadamente, el barco choca contra un arrecife, quedando Vicki atrapada entre los restos. Mientras Howard se queda con ella, Paul y Barbara van al pueblo más cercano en busca de ayuda. Llegan a un decrépito y siniestro pueblo de pescadores llamado Imboca. Cuando Paul regresa al barco descubre con sorpresa que Howard y Vicki han desaparecido. Mientras tanto, Barbara es secuestrada en el hotel del pueblo. Al regresar, Paul es perseguido por los extraños habitantes del pueblo. Huyendo para salvar su vida, Paul descubre el oscuro secreto de Imboca: todos adoran a DAGON, un monstruoso dios del mar...

Dónde ver la película Dagon: la secta del mar online
Final de la película Dagon: la secta del mar
ALERTA SPOILER

A continuación, puedes leer el resumen y la explicación de Dagon: la secta del mar

Final de Dagon: la secta del mar explicado

Paul Marsh sueña que descubre una sirena con dientes afilados mientras bucea en una extraña cueva submarina. Paul se despierta en un barco frente a las costas de España, donde está de vacaciones con su novia, Barbara, y sus amigos Vicki y Howard. Una repentina tormenta hace que el barco se estrelle contra unas rocas ocultas. Vicki queda atrapada bajo cubierta y Howard se queda con ella mientras Paul y Bárbara toman un bote salvavidas hasta el cercano pueblo pesquero desértico de Imboca. Durante su ausencia, una criatura invisible de las profundidades ataca a los dos en el barco.

En la orilla, Bárbara y Paul no encuentran a nadie y se adentran en el pueblo hasta llegar a la iglesia, donde encuentran a un sacerdote. Bárbara le convence para que les ayude, y el sacerdote habla con dos pescadores del muelle, que se ofrecen a llevar a Paul o a Bárbara al naufragio. A pesar de los recelos de Paul, Bárbara se queda para intentar encontrar un teléfono para llamar a la policía y a un médico mientras Paul va a ayudar a sus amigos.

Sin embargo, Vicki y Howard desaparecen misteriosamente y Paul es llevado de vuelta a Imboca, donde es enviado al hotel al que se supone que ha ido Bárbara. Pero ella también ha desaparecido y Paul debe esperarla en una vieja y sucia habitación de hotel, donde vuelve a soñar con la sirena. Su descanso se ve perturbado por una gran reunión de extraños peces que se acercan al hotel y se ve obligado a huir. Acaba en una curtiduría macabra llena de pieles humanas, donde descubre los restos de Howard. Escapa de la curtiduría provocando un incendio y se pone momentáneamente a salvo con un viejo borracho llamado Ezequiel, el último humano de pura cepa de Imboca.

Ezequiel le explica a Pablo que, hace muchos años, el pueblo pasó por tiempos difíciles. El capitán de un barco pesquero, Orfeo Cambarro (basado en el capitán Obed Marsh), convenció a los lugareños para que adoraran a Dagón en lugar de a Dios. Las primeras ofrendas de Xavier a Dagón trajeron a Imboca una enorme riqueza en forma de pescado y oro. Esto hizo que los lugareños lo convirtieran en el sumo sacerdote de la Iglesia de Dagón, lo ayudaran a desmantelar la iglesia católica local y mataran al sacerdote para establecer la iglesia en honor a Dagón (basado en la Orden Esotérica de Dagón). Sin embargo, la riqueza obtenida por Imboca al adorar a Dagon tenía un precio terrible, ya que Dagon exigía sacrificios de sangre y mujeres humanas para reproducirse. Corrompidos por la codicia, los aldeanos y Cambarro siguieron ciegamente esta exigencia. Estos fueron, respectivamente, los destinos del padre y la madre de Ezequiel, que se resistieron a la práctica herética de Xavier. Con el tiempo, los habitantes de Imboca empezaron a morir dejando sólo a los descendientes mitad pez/mitad humano de Dagón y a los propios descendientes de Dagón para establecerse en la aldea, que secuestraban a los intrusos inesperados para sacrificarlos a Dagón, mientras Ezequiel veía cómo la aldea se arruinaba y se lamentaba de la estupidez de los aldeanos al adorar a un demonio para conseguir una prosperidad efímera.

Pablo le ruega a Ezequiel que le ayude a escapar. Ezequiel cede y lleva a Paul a la mansión del alcalde, para que pueda robar el único coche del pueblo. Ezequiel distrae a algunos imbocenses el tiempo suficiente para que Paul se cuele en el interior, pero accidentalmente toca el claxon mientras trata de calentar el motor. Obligado a huir a la mansión, Paul encuentra a una hermosa mujer llamada Uxia, la sirena de sus sueños. Ella le salva de ser descubierto, pero cuando descubre que sus piernas han mutado en tentáculos, huye horrorizado, a pesar de las súplicas de ella para que se quede.

Paul escapa por poco de una horda de aldeanos en el coche, pero acaba estrellándose. Es atrapado y arrojado a un granero, donde se reúne con Vicki, Ezequiel y Bárbara. Los tres planean escapar, pero el intento se ve frustrado. Tras ser violada y embarazada por Dagon, la traumatizada Vicki se suicida. Paul y Ezequiel son separados de Bárbara y acaban en una carnicería, donde son encadenados y se les da la oportunidad de unirse al culto de Dagon. Cuando ambos se niegan, Paul se disculpa con Ezequiel, quien agradece a Paul que le ayude a recordar a su madre y a su padre, que murieron resistiendo a Dagón y al culto. Es desollado vivo ante los ojos de Pablo mientras recitan juntos el Salmo 23.

Paul es salvado por la aparición de Uxia, que le informa de que no tiene más remedio que unirse a ellos. Le ofrece quedarse con ella a cambio de la liberación de Bárbara, pero ella insiste en que Bárbara debe quedarse y dar a luz al hijo de Dagon. Cuando Paul parece ceder, Uxia le dice al sacerdote de Dagon que haga los arreglos para su matrimonio. Después de que Uxia se vaya, Paul escapa, matando a los guardias y al sacerdote. Empieza a buscar a Bárbara, recogiendo una lata de queroseno por el camino. Cuando llega a la iglesia, aparentemente con la intención de quemarla, descubre un pasaje oculto que conduce bajo tierra a una cámara ritual. Allí, una congregación de imbocenses observa cómo Uxia prepara a Bárbara para ofrecerla a Dagón; la encadenan por las muñecas y la bajan desnuda a un profundo pozo que conduce al mar. Mientras la congregación imbocense y Uxia invocan a Dagón, Pablo ataca, rociando a varios aldeanos con queroseno y prendiéndoles fuego. Saca a Bárbara del pozo, pero Dagón ya la ha violado y ella le suplica que la mate. Paul se niega, y el monstruoso Dagon en persona agarra a Bárbara y la arranca del cabrestante, reclamándola como su nueva consorte.

Los imbocanos no heridos atacan a Paul, pero son detenidos por Uxia y un imbocano monstruosamente deformado que se revela como el padre de Uxia y Paul. Uxia explica que la madre humana de Paul escapó de Imboca hace años después de ser impregnada por su padre mestizo, pero ahora que Paul ha regresado, será su amante y morarán con Dagon para siempre. Atrapado y sorprendido por haber sido una abominación todo el tiempo, Paul vierte lo último del queroseno sobre su propio cuerpo e intenta prenderse fuego. Uxia lo agarra y se sumerge en el agua, donde a Paul le salen branquias. Sin más opciones, sigue a Uxia hasta la guarida submarina de Dagon.

También te puede interesar: