Final de Air

1 h 52 min

Narra la increíble y revolucionaria asociación entre Michael Jordan -un novato en ese momento- y la incipiente sección de baloncesto de Nike que revolucionó el mundo del deporte y la cultura contemporánea con la marca Air Jordan. Cuenta la atrevida apuesta que definió la carrera de un equipo poco convencional, la visión implacable de una madre que conoce el valor del inmenso talento de su hijo y el fenómeno del baloncesto que se convertiría en el más grande de todos los tiempos.

Dónde ver la película Air online
Final de la película Air
ALERTA SPOILER

A continuación, puedes leer el resumen y la explicación de Air

Final de Air explicado

La historia de Michael Jordan se ha representado ante nuestros ojos durante años en partidos de baloncesto, noticias y documentales. “Air”, la reciente película del director Ben Affleck, trata de explorar un nuevo aspecto de la leyenda de Jordan sin contar directamente la historia del propio Jordan, sino explorando el histórico acuerdo entre Jordan y Nike en la década de 1980, que definió no sólo a Michael Jordan como jugador, sino a Michael Jordan como icono cultural, y al negocio de los patrocinios deportivos en general.

Obviamente, ya sabemos mucho sobre cómo se desarrolló esta historia, pero eso no significa que no merezca la pena explorar el final de “Air” con más detalle, sobre todo en términos de cómo la película construye sus propios arcos de personajes como una pieza de ficción, y lo que sus temas dicen sobre los temas que decide explorar. Así que, si ya has visto “Air” y quieres profundizar en sus personajes y su narrativa, vamos a echar un vistazo más de cerca.

La gran apuesta de Sonny Vaccaro

Cuando conocemos a Sonny Vaccaro (Matt Damon), el intrépido ojeador de baloncesto de Nike, se nos presenta como un jugador, un hombre que utiliza sus conocimientos de baloncesto para ganar dinero y volcarlo en otra apuesta. Corre riesgos, pero siempre basados en su instintivo conocimiento del juego. En “Air”, el viaje de Sonny es una versión más amplia de esta misma actitud de jugador, ya que utiliza su sentido del amplio panorama cultural del juego en una apuesta: Michael Jordan.

Al final de la película, sabemos que la apuesta de Sonny ha merecido la pena. Consigue el contrato con Jordan, logra que el director ejecutivo de Nike, Phil Knight (Ben Affleck), acepte dar a la familia Jordan una parte de los ingresos de cada zapatilla vendida y se reivindica por haber defendido lo que todos en Nike consideraban una idea descabellada. Vio a Jordan como el gran jugador y el icono en que se convertiría, aunque no pudiera demostrárselo a nadie más que a sí mismo y a la madre de Jordan, Deloris (Viola Davis). Esta vez, sin embargo, Sonny no se limita a tirar el dinero en la siguiente apuesta. En lugar de eso, aprovecha las lecciones que aprendió del trato con Jordan y las vuelca en la defensa de otros jugadores, convirtiéndose finalmente en un cruzado de los derechos de los atletas universitarios. Está claro que Sonny ha crecido, aunque siga siendo un jugador de corazón.

El riesgo de Phil Knight

Cuando comienza “Air”, Phil Knight es un director ejecutivo cómodo y seguro de sí mismo que ha convertido a Nike en un actor importante en el mercado de las zapatillas deportivas, aunque la empresa no compita del todo con Converse o Adidas. Nike es una empresa de zapatillas para correr, Phil es un corredor, y todas estas cosas le sientan bien. Se sienten como el estándar fiable de los negocios en un momento en que la empresa se enfrenta a pérdidas, lo que le hace ser muy reacio al riesgo cuando Sonny sugiere apostar una gran parte de su presupuesto de baloncesto en un jugador.

Pero como Sonny señala a Phil -más de una vez- Nike se construyó sobre el riesgo y la voluntad de Phil de tomar decisiones valientes en su camino a la cima. Sólo recordando ese sentimiento, a través de las reglas que ha plasmado en la pared de su despacho, puede Phil empezar a hacer crecer y evolucionar Nike una vez más. Cuando se concentra en su respiración y decide permitir que Jordan obtenga una parte de los ingresos de su zapatilla, es señal de que ha visto la verdad sobre cuál debe ser el camino a seguir. Puede parecer una decisión indiferente, pero en realidad es un cambio de paradigma para el maestro zen de Nike.

La fe de Deloris Jordan

Aunque Michael Jordan es el centro de atención de todos los demás personajes de “Air”, no tiene mucho tiempo en pantalla. En su lugar, el avatar de la familia Jordan es la madre de Michael, Deloris, que dirige la familia desde su casa en Wilmington y ve a Sonny como un serio negociador que realmente podría hacer algo especial por su hijo. Pero Deloris Jordan no es sólo una hábil negociadora que entiende cómo piensa y siente su hijo. A lo largo de la película, demuestra ser la mayor pensadora a largo plazo de todos los personajes de “Air”.

Es Deloris quien aboga no sólo por que Michael consiga un lucrativo contrato de zapatillas (y un coche nuevo), sino por que Michael trabaje con una empresa que le eleve al nivel que ella cree que se merece. Es Deloris quien le dice a Sonny, sin hipérboles, lo que Michael puede y va a hacer una vez que llegue a la NBA y empiece a cumplir su promesa. Y es Deloris quien se da cuenta de que Michael tiene potencial para ser algo más que un atleta famoso, y aboga por él a través de la idea de la participación en los ingresos, un concepto revolucionario en aquella época. Deloris, que llegó a dirigir organizaciones benéficas en nombre de su familia, vio el ascenso de Michael como algo que podía levantar a otras familias negras junto a la suya, y a través de su defensa, lo hizo posible.

Realización de Rob Strasser

Rob Strasser (Jason Bateman), el sufrido ejecutivo de marketing de baloncesto de Nike, pasa gran parte de “Air” intentando gestionar las expectativas de todo el mundo. Entra en la película con la intención de perseguir a varios jugadores de la NBA de nivel medio, tratando de sacar el máximo provecho del escaso presupuesto de su división. Cuando Sonny le plantea la idea de fichar a un solo atleta, él se resiste, insistiendo en que es el tipo de decisión que podría hacer que todos los empleados de Nike Basketball perdieran su trabajo.

Pero para Rob hay algo más que orgullo. Como le explica a Sonny, es un hombre divorciado que sólo puede ver a su hija una vez a la semana, y su capacidad para darle zapatillas gratis y demostrar su valía como hombre que trabaja en Nike es una piedra angular de esa relación. Si pierde su trabajo, no sólo perderá ingresos y un propósito, sino lo que él percibe como la mejor manera de forjar un vínculo más fuerte en su fracturada familia. Cuando el trato funciona, la confianza de Rob en Sonny se confirma, pero también la fuerza de sus convicciones. Es un momento de triunfo que golpea a Rob en varios niveles, lo que lo hace más poderoso.

La soledad de David Falk

Uno de los personajes más fascinantes de toda la saga de “Air” es David Falk (Chris Messina), el trabajador agente de Michael Jordan que juega duro no sólo con Sonny y Phil, sino con todos los que cortejan a la joven estrella por un acuerdo de zapatillas. David es despiadado, blasfemo, enérgico y decidido a buscar el mejor postor, todo lo cual le convierte en una espina clavada para Nike, sobre todo cuando Sonny intenta evitarle y hablar directamente con la familia de Jordan. Pero esta actitud no está exenta de autoconciencia. Al final de la película, David le dice a Sonny que sabe que no tiene amigos, pero también sabe que su forma de hacer negocios le ha convertido en alguien codiciado y que un día, cuando lleguen los frutos de su trabajo, comerá solo y luego buscará amigos.

En el epílogo de la película, vemos efectivamente a David comiendo solo, pero no es necesariamente un momento triste. La forma en que Messina lo interpreta, y la manera en que Falk se desenvuelve, sugieren a un hombre que comprende el trato que ha hecho, la vida que ha llevado y adónde estaba destinado a llevarle esa vida. Se encuentra en una especie de paz pragmática y, como le dijo una vez a Sonny, ahora puede preocuparse de los amigos.

La evolución de Nike

Al principio de “Air”, mientras Sonny suplica a Phil que dedique más recursos a la división de baloncesto, Phil empieza a exponer por qué le gusta la empresa tal y como es, antes de que el acuerdo con Jordan lo cambie todo. Venden zapatillas para correr, argumenta Phil, que son zapatillas que la gente usa mientras corre, pero también mientras hace recados, o va al trabajo, o simplemente está por casa. Es un modelo de negocio sólido, y aunque no se basa en la relevancia cultural, sí lo hace en satisfacer una necesidad muy sólida.

En lo que respecta a las zapatillas de baloncesto, Phil calcula que la capitalización de mercado del producto es de quizá un millón de unidades, repartidas entre todas las empresas, porque no ve a la gente comprando zapatillas de baloncesto para gastarlas en el mundo. El fichaje de Jordan, y la creación no sólo de una zapatilla, sino de toda una línea en torno a la joven estrella, cambia esta situación para siempre. Adidas eran las zapatillas “de moda” cuando empezó la película, pero con Jordan en Nike, eso empezó a cambiar, y pronto Nike estuvo en el centro no sólo del baloncesto, sino de la cultura pop. La empresa cambió en cuestión de años, y nunca volvería a ser la misma.

El nacimiento de una leyenda

Aunque Michael Jordan es un personaje de “Air” y aparece en pantalla en algunas escenas fundamentales, nunca vemos la cara de la joven estrella, excepto en imágenes de archivo que muestran al verdadero Michael Jordan. Según el director Ben Affleck en una entrevista con Hollywood Reporter, fue una elección deliberada, porque sabía que el público proyectaría su propia versión de Michael Jordan en el personaje, independientemente de cómo fuera retratado.

A pesar de la relativa ausencia de Jordan en la historia, “Air” gira en torno a Jordan y al reconocimiento de su leyenda incluso desde una edad temprana. En la escena central de la película, Sonny vuelve a ver una y otra vez una obra de teatro de la época universitaria de Jordan. Se da cuenta de que la jugada siempre estuvo diseñada para que el atleta de 18 años la ejecutara y, a pesar de la presión, Jordan estaba preparado para ganar en cualquier circunstancia. No es sólo una prueba de talento o incluso de sangre fría bajo presión. Para Sonny -y finalmente para Nike- es la prueba de su grandeza absoluta, que trascendería el baloncesto y le convertiría en una figura conocida internacionalmente. Al final de la película, “Air” lo ha demostrado, y lo hace a pesar de que apenas aparece Michael en pantalla.

Ver el futuro

En la reunión final que ayuda a Nike a asegurar el acuerdo con Michael Jordan, los ejecutivos se disponen a mostrar un vídeo que, con suerte, deslumbrará a su posible fichaje, pero Sonny lo interrumpe. En lugar de mostrar un vídeo de Jordan y de cómo podría trabajar en Nike (con una melodía que da escalofríos), Sonny inicia un largo monólogo sobre Jordan como jugador y su futuro como estrella.

Cuando Sonny le dice a Jordan que está a punto de vivir los mejores momentos de su carrera, así como los peores, vemos un montaje de todos esos momentos. La película nos muestra el apogeo de Jordan en la NBA, sus titulares en los tabloides, la muerte de su padre e incluso su efímera carrera en el béisbol antes de su regreso a la NBA. Vemos todo eso mientras Sonny habla, exponiendo no sólo el potencial de Michael, sino su trayectoria como figura singular del deporte estadounidense. Es un momento vital de la película, porque subraya que nosotros, el público, ya conocemos el futuro de Michael Jordan. Lo sabemos desde el principio. La película, por tanto, no trata sólo de un negocio de zapatillas. Trata de un momento trascendental que tomó forma en un momento clave y cambió el mundo de maneras demostrables que aún podemos ver.

La nueva era de la NBA

La Asociación Nacional de Baloncesto tuvo estrellas antes de Michael Jordan, por supuesto. Incluso cuando Jordan comenzaba su ascenso en la liga, figuras como Magic Johnson, Larry Bird, Isaiah Thomas y otros eran jugadores clave en la liga, y grandes estrellas incluso fuera de la afición al baloncesto. Pero “Air” señala que, a través de sus primeros movimientos de merchandising, Jordan tenía el potencial de convertirse en una estrella más grande que cualquiera de ellos, y en el proceso cambiar la cara de la NBA para siempre.

Al crear una línea centrada en Jordan, con anuncios e incluso un logotipo que reflejaba su imagen de altos vuelos, Nike puso en el punto de mira a una estrella de la NBA como ninguna otra empresa de calzado lo había hecho jamás. Jordan no era sólo una cara de Converse en un mar de estrellas o un jugador en la gran máquina de Adidas. Al contrario, era la pieza central de toda una fuerza cultural, que podía respaldar con grandes logros en la cancha de baloncesto. Gracias a ello, la popularidad de la NBA aumentó, pero también ocurrió otra cosa. La naturaleza del contrato de Jordan -y el flujo de ingresos que creó- hizo que futuras superestrellas pudieran seguir sus pasos, convirtiendo la NBA en una liga de jugadores más que en una liga de equipos.

Cómo Jordan cambió la película

Antes de empezar a rodar “Air”, Ben Affleck se puso en contacto con el mismísimo Michael Jordan para pedirle consejo. Según declaró a The Hollywood Reporter, para Affleck era importante hacer una película a la que Jordan no pusiera objeciones y, por lo tanto, quería el consejo de la leyenda sobre cómo proceder. Según Affleck, Jordan le dio varios consejos.

Por un lado, Jordan hizo hincapié en la importancia del representante de relaciones con los deportistas Howard White (Chris Tucker) a la hora de cerrar el trato en Nike, lo que dio a Tucker más libertad para experimentar con el protagonismo del personaje en la película. Pero lo más importante es que Jordan hizo hincapié en lo crucial que fue su madre en el proceso, e incluso pidió que fuera Viola Davis quien la interpretara.

En aquel momento, Deloris no tenía un papel importante en el guión, lo que dejó a Affleck ante una decisión importante. El director decidió replantear la narración, haciendo que “Air” girara mucho más en torno a la familia Jordan y a Deloris en particular, asegurando a Davis para el papel tal y como Jordan había solicitado. Fue una decisión que cambió por completo la forma de la narración, especialmente el final, ya que Deloris se convierte en la defensora de un acuerdo sin precedentes para su hijo. Sin esa aportación de Jordan, “Air” no habría sido lo mismo.

También te puede interesar: