Final de Burke and Hare

Comedia negra, ambientada en el siglo XIX, sobre unos profanadores de tumbas que se dedican al lucrativo negocio de proveer de cadáveres una escuela de medicina de Edimburgo.

Dónde ver la película Burke and Hare online
Final de la película Burke and Hare
ALERTA SPOILER

A continuación, puedes leer el resumen y la explicación de Burke and Hare

Final de Burke and Hare explicado

William Burke y William Hare, inmigrantes del Ulster, intentan vender moho de queso como medicamento patentado. Cuando descubren su fraude, huyen a una posada propiedad de la esposa de Hare, Lucky. Uno de sus inquilinos ha muerto y ella quiere que Burke y Hare se lleven el cadáver. De camino, paran a tomar una copa y Hare se entera por Fergus, un secuaz local del villano Danny McTavish, de que el Dr. Knox paga por los cadáveres, sobre todo ahora que ha subido la demanda. Burke y Hare deciden vender el cadáver a Knox. Se ven obligados a romper la columna vertebral del cadáver para meterlo en un barril y poder pasarlo de contrabando por la ciudad. Burke y Hare presentan el cadáver a Knox. Tras algunas negociaciones, Knox accede a pagarles una buena suma de dinero por cada cadáver que le lleven para su disección.

Burke y Hare intentan cavar tumbas para conseguir más cadáveres. Accidentalmente desentierran un cadáver y son atrapados por la milicia, que los persigue fuera del cementerio, disparando a Burke en la retaguardia durante la persecución. De vuelta en la posada, encuentran a Lucky borracha y apenas consciente. Lucky dice que está bebiendo porque Joseph, otro huésped de la posada, está a punto de morir. No dispuestos a esperar el desenlace, Burke y Hare asfixian a Joseph y llevan el cuerpo a Knox. Llenos de dinero, Burke y Hare se disfrazan para pasar la noche en un pub de lujo. Allí conocen a una joven ex prostituta, Ginny Hawkins, que interpreta un fragmento de Macbeth ante los indiferentes clientes. Burke queda prendado de Ginny.

Hare vuelve a casa y encuentra a Lucky de buen humor y esperándole con una comida casera. Sospecha y se asusta cuando Lucky le dice que sabe lo que él y Burke han estado haciendo. Sorprendentemente, ella piensa que es una buena idea y hace que Hare le dé una libra por cadáver como impuesto entre marido y mujer.

Burke es secuestrado y metido en un carruaje por McTavish y Fergus, que ya han capturado a Hare. McTavish amenaza con matarlos a menos que le entreguen la mitad del dinero de Knox. Obligados a aceptar, son arrojados del carruaje. Mientras caminan de vuelta a la posada, planean una serie de asesinatos para compensar las pérdidas a McTavish.

El pueblo de Edimburgo empieza a sospechar de todas las muertes que se producen en la zona, al igual que el capitán de policía Tom McLintock, de la milicia. Se colocan carteles de los muertos y Burke empieza a entrar en pánico. Hare dice que han terminado con los asesinatos y que se dedicarán al negocio de las funerarias.

McTavish vuelve a secuestrar a Hare e intenta extorsionarle el resto del dinero. Poco después, McTavish aparece como el próximo cadáver de la disección de Knox, donde McLintock reconoce su cuerpo. McLintock descubre la colección de fotografías anatómicas de Knox y reconoce en muchas de ellas a personas cuya desaparición se había denunciado. Knox confiesa su acuerdo con Burke y Hare. McLintock detiene a Burke y Ginny, y a Hare y Lucky, mientras ambas parejas mantienen relaciones sexuales.

En la cárcel, Burke se muestra arrepentido, pero Hare le dice que no confiese o todos ellos, incluidas las mujeres, serán ahorcados. Mientras tanto, el Procurador General y el Lord Provost quieren mantener el escándalo fuera de los periódicos, ya que la noticia arruinaría la reputación de las facultades de medicina de Edimburgo y el dinero que generan. Sobornan a McLintock para llegar a un acuerdo nombrándole coronel. Las fotografías anatómicas de Knox son destruidas.

McLintock dice a los prisioneros que si alguno de ellos confiesa los asesinatos, los demás quedarán libres. Burke acepta confesar si él y Ginny pueden terminar lo que estaban haciendo cuando McLintock los detuvo.

Justo antes de que Burke sea ahorcado, Angus le pide a Burke sus últimas palabras. Al ver a Ginny entre la multitud, Burke dice que lo hizo por amor.

Un texto en pantalla sobre los créditos describe el destino de todos los personajes de la historia y concluye con una imagen del esqueleto real de William Burke en el Museo Anatómico de la Facultad de Medicina de la Universidad de Edimburgo.

También te puede interesar: