Final de Calma total

1 h 36 min

John y Rae deciden hacer un viaje en su pequeño yate de vela para intentar olvidar la muerte de su hijo en un accidente. Pero la travesía se ve interrumpida cuando divisan un bote neumático que escapa de una goleta. El único ocupante del bote, un asustado joven, les explica que es el único superviviente de una intoxicación alimentaria que ha acabado con toda la tripulación.

Dónde ver la película Calma total online
Final de la película Calma total
ALERTA SPOILER

A continuación, puedes leer el resumen y la explicación de Calma total

Final de Calma total explicado

Rae Ingram (Nicole Kidman) sufre un accidente de coche que provoca la muerte de su hijo. Su marido mayor, el oficial de la Marina Real Australiana John Ingram (Sam Neill), le sugiere que ayude a sobrellevar su dolor marchándose de vacaciones a solas en su yate. En medio del Pacífico, se encuentran con una goleta a la deriva que parece hacer aguas. Un hombre, Hughie Warriner (Billy Zane), se acerca al yate de los Ingram para pedir ayuda. Afirma que su barco se está hundiendo y que todos sus compañeros han muerto por intoxicación.

Sospechando de la historia de Hughie, John rema hacia el otro barco, dando instrucciones a Rae para que monte y cargue la escopeta del barco, aunque ella hace caso omiso. En el interior, John descubre los cadáveres destrozados de los otros pasajeros y un vídeo que indica que Hughie puede haberlos asesinado en una hazaña de extraordinaria violencia. John se apresura a regresar a su propio barco, pero es demasiado tarde, ya que Hughie se despierta, noquea a Rae y se aleja con su yate, dejando a John atrás.

Mientras John intenta evitar que el barco de Hughie se hunda y los alcance, Rae se despierta e intenta convencer a Hughie de que vuelva a por su marido. Hughie rechaza su petición y sigue navegando, alternando entre la amabilidad y los ataques de ira. John consigue comunicarse con su mujer por radio, pero los daños causados por el agua le impiden responder más allá de los clics en el receptor de radio de su barco. Sólo puede responder sí o no a sus preguntas. John le asegura que le sigue de cerca. Rae intenta detener el yate apagando el motor y tirando las llaves por la borda. Su perro salta para recuperar las llaves y las devuelve como había hecho antes con su pelota. Hughie vuelve a poner en marcha el yate e intenta convencer a Rae de que sea su amiga. Rae acepta, intentando ganarse su confianza. Después de un rato, vuelve a la sala del radar para contactar con John. Una mancha aparece en el límite del alcance del radar, lo que significa que el barco está dañado. Pronto se entera de que está demasiado lejos y que se hundirá en las próximas horas. Como John no puede acudir a rescatarla, Rae le asegura a su marido que volverá a por él. La radio de John se corta antes de que Rae tenga la oportunidad de decirle que lo ama. Al no poder contactar con él, Rae se echa a llorar.

Hughie baja a ver a Rae sollozando y se dirige a calmarla. Rae formula un plan para seducir a Hughie y ganarse su confianza el tiempo suficiente para llegar a la escopeta en cubierta. Ella y Hughie comienzan a besarse y a desnudarse en el suelo. Rae gana tiempo diciéndole que tiene que ir al baño. Corre a la cubierta para montar la escopeta, pero el perro Ben la sigue. Antes de que ella tenga la oportunidad de cargar el arma, el perro comienza a ladrar haciendo que Hughie vaya a investigar. Presa del pánico, Rae deja la escopeta y baja con ella los cigarrillos como excusa para estar en cubierta. Alivia sus sospechas llevándolo al dormitorio, donde gana más tiempo dejándolo tener sexo con ella. Más tarde, Rae prepara un poco de limonada, y pone una fuerte dosis de sus sedantes recetados en la bebida de Hughie después de notar la botella en el mostrador. Afirmando que va a vestirse, Rae vuelve a por la escopeta y es descubierta poco después. Mientras se acerca una fuerte tormenta, Rae y Hughie llegan a las manos. Hughie se apodera de la escopeta, pero los efectos del sedante le hacen apuntar mal y disparar a la radio por error. Rae acaba echando mano de un arpón y se encierra en el dormitorio. Cuando la puerta se abre, dispara un arpón. Al ver sangre, la abre de un empujón y descubre que ha matado a su perro. Hughie sale de su escondite para estrangularla, pero se desmaya por las drogas. Rae lo ata y vuelve a rescatar a John. Hughie recupera el conocimiento y se libera con un trozo de espejo roto, pero tras llegar hasta Rae, ésta le dispara en el hombro con un arpón y lo deja inconsciente. Luego lo deja a la deriva en la balsa salvavidas del yate y sigue buscando a su marido.

Mientras tanto, los daños y la tormenta han hecho que la goleta se hunda casi por completo. La tormenta se intensifica y rompe el mástil principal del barco, atrapando a John bajo cubierta. El agua sube y acaba sumergido por encima de su cabeza, pudiendo respirar sólo a través de un trozo de tubo que lleva a la cubierta. El único camino que puede seguir es bajar al casco de la goleta, en busca de una abertura. Toma una última bocanada de aire de la tubería y se sumerge. A través de un agujero abierto en el fondo del casco, John emerge de nuevo en la superficie. Prende fuego a los restos del naufragio para indicar su ubicación a Rae, que ahora está desesperada por encontrarlo. Al anochecer, Rae se percata de las llamas y pone rumbo al tenue fuego en el horizonte. Sin ningún medio para señalar a su mujer, lo único que puede hacer John es esperar sobre un trozo de escombro flotante. Al caer la noche, la pareja se reúne cuando Rae llega y sube a John a bordo.

Más tarde encuentran la balsa salvavidas y Rae la dispara con una bengala, prendiéndole fuego. Al día siguiente están descansando en la cubierta cuando John hace una pausa para lavarle el pelo a Rae y prepararle el desayuno. Con los ojos cerrados, Rae siente que un par de manos comienzan a masajear su cuero cabelludo y supone que es John, pero cuando abre los ojos ve a un Hughie ensangrentado, que comienza a estrangularla. Mientras Rae lucha, John llega desde la cubierta inferior. Al ver que Rae es atacada, John dispara a Hughie en la boca con una bengala, matándolo al instante.

También te puede interesar: