Final de Comer, beber, amar

Agridulce comedia sobre la vida de Chu, un viejo chef de Taipei, viudo y con tres hijas (Jen, Chien y Ning) muy distintas pero con algo en común: la rebeldía. Un buen día, sus vidas empiezan a complicarse: una gruñona viuda se muda al apartamento de al lado, alguien se queda embarazada, alguien cae en una profunda depresión, alguien muere y alguien encuentra el amor verdadero. El reputado director Ang Lee volvió a Taiwán para contar otra historia de sentimientos y emociones.

Dónde ver la película Comer, beber, amar online
Final de la película Comer, beber, amar
ALERTA SPOILER

A continuación, puedes leer el resumen y la explicación de Comer, beber, amar

Final de Comer, beber, amar explicado

Un domingo por la noche en Taipei, Zhu, viudo y cocinero semiretirado, prepara un banquete para sus tres hijas. Jia-Jen, la mayor, es profesora de química y se dedica al cristianismo tras sufrir el desamor de su ex novio de la universidad. La segunda, Jia-Chien, es ejecutiva en una compañía aérea. Quería ser jefa de cocina como su padre, pero él decía que eso no era para una mujer. Jia-Ning, la menor, es una estudiante universitaria que trabaja a tiempo parcial en un restaurante de comida rápida Wendy’s.

Durante la cena, Jia-Chien anuncia que ha invertido en un nuevo apartamento y que se mudará cuando termine la construcción. Sorprendentemente, el Sr. Zhu lo aprueba. Jia-Chien critica el sabor, alegando que el gusto del Sr. Zhu se está deteriorando. El Sr. Zhu rechaza la idea antes de salir corriendo de repente para ayudar a su viejo amigo y “catador” (y de Jia-Chien), el viejo Wen, en un banquete. Después, el Sr. Zhu se pregunta con el Viejo Wen si hay algo más en la vida que comer, beber, el hombre y la mujer. Mientras tanto, Jin-Rong, una amiga de la familia, pasa por la residencia de los Zhu con su hija Shan-Shan. Jin-Rong comenta sus dificultades con un divorcio complicado mientras es responsable del trabajo, de Shan-Shan y de su testaruda madre, Madame Liang, a su regreso a Taipei desde América. Jia-Jen la consuela mientras Shan-Shan colorea una caricatura del Sr. Zhu.

A la mañana siguiente, el Sr. Zhu conoce a Shan-Shan, se entera de que los almuerzos que Jin-Rong le proporciona no son óptimos y decide cocinar para ella. Shan-Shan acepta y le da al Sr. Zhu los almuerzos que ha preparado su madre para evitar que descubra su secreto. En la escuela, Jia-Jen conoce al nuevo entrenador de voleibol, Ming-Dao, y se interesan el uno por el otro. Jia-Chien conoce al negociador jefe Li Kai durante una reunión en el trabajo y flirtean el uno con el otro. Ella tiene la oportunidad de trasladarse a Ámsterdam debido a un posible ascenso. Jia-Ning se encuentra con Guo-Lun, el novio intermitente de su amiga Rachel. Mientras Guo-Lun se lamenta de su amor no correspondido, Jia-Ning le consuela diciéndole que el verdadero amor es estar con alguien con quien puedes expresar tus sentimientos cómodamente, lo que lleva a Guo-Lun a darse cuenta de lo que siente por Jia-Ning.

Mientras tanto, el viejo Wen es hospitalizado. Jia-Jen es engañada con cartas de amor que cree que son de Ming-Dao, cayendo en una broma de sus alumnos. La inversión de Jia-Chien en un apartamento se va al traste cuando descubre que la empresa de apartamentos quebró y huyó con sus ahorros. También se entera de que fue Li Kai quien rompió el corazón de Jia-Jen en la universidad y evita un romance con él. Jia-Ning se enfrenta a un dilema cuando empieza a salir con Guo-Lun incluso después de que Rachel le confiese que le quiere. La salud del Sr. Zhu se deteriora y visita en secreto el hospital, sin saber que Jia-Chien lo vio mientras visitaba al Viejo Wen. Finalmente, el viejo Wen fallece y el Sr. Zhu llega a la conclusión de que su sentido del gusto ha desaparecido oficialmente.

En otra fiesta dominical, Jia-Chien anuncia que ya no se mudará; el Sr. Zhu le dice que no se preocupe. Más tarde, Jia-Ning revela su relación con Guo-Lun y su embarazo. La cena siguiente, Jia-Jen divulga que ella y Ming-Dao se han fugado. Jia-Jen y Jia-Ning se marchan de la residencia, dejando al Sr. Zhu con Jia-Chien. Preocupado, el Sr. Zhu empieza a confiar en Madame Liang y a conocerla, lo que lleva a las hijas a creer que ambos mantienen una relación sentimental.

Preocupada por la salud de su padre, Jia-Chien rechaza su ascenso. Pronto, las hermanas, sus parejas y la familia de Jin-Rong se reúnen para celebrar una gran fiesta dominical. El Sr. Zhu anuncia su compromiso, no con Madame Liang, sino con Jin-Rong, con lo que la cena termina abruptamente. Más tarde, Jia-Ning y Guo-Lun tienen un hijo, Jia-Jen convierte a Ming-Dao al cristianismo y el Sr. Zhu vende la casa familiar y compra un piso con Jin-Rong y Shan-Shan. Jia-Chien, que ya no necesita cuidar de su padre, acepta el trabajo en Ámsterdam. Antes de marcharse, prepara un último banquete para la familia en la casa familiar, pero sólo llega el Sr. Zhu. Cuando Zhu critica su cocina, se da cuenta de que ha recuperado el sentido del gusto. Los dos se cogen de la mano en el comedor y se llaman “padre” e “hija”.

También te puede interesar: