Final de Cómo me convertí en un gánster

2 h 20 min

Un ambicioso gánster se abre camino entre las filas del bajo mundo de Varsovia, hasta que finalmente llega la hora de saltar a la cima.

Dónde ver la película Cómo me convertí en un gánster online
Final de la película Cómo me convertí en un gánster
ALERTA SPOILER

A continuación, puedes leer el resumen y la explicación de Cómo me convertí en un gánster

Final de Cómo me convertí en un gánster explicado

Ambientada en Varsovia, la película comienza con un narrador anónimo que describe sus primeros años de vida en la Polonia de los años setenta. A pesar de haber nacido en el seno de una familia cariñosa, el protagonista pasó su infancia metiéndose en peleas violentas, robando el taxi de su padre por la noche y conduciendo por un hotel frecuentado por gángsters locales y trabajadoras del sexo. Cuando llegó a la adolescencia, el joven empresario se dedicaba a prostituir a chicas locales para turistas saudíes. Cuando los clientes se ponían violentos con las chicas, el narrador se desahogaba dándoles una paliza. Con el paso de los años, el rango del protagonista en la clandestinidad criminal de Varsovia fue creciendo hasta que aterrizó en prisión por primera vez. No por cometer robos, sino por apalear aleatoriamente a tres aficionados al fútbol. Tras su puesta en libertad, el protagonista inicia una empresa criminal con un joven al que tomó bajo su tutela, Walden, y varios más. También se enamora y se casa con una joven con clase que ignora felizmente o simplemente no se preocupa de sus negocios.

Tras varios años de ser prácticamente intocable, nuestro Gangster anónimo se encuentra en prisión por segunda vez en su vida. Curiosamente, ninguno de sus actos violentos le llevó allí. En su lugar, fue arrestado y acusado del robo de un artefacto de museo que dejó la agradable pareja de ancianos que le vendió su casa. Mientras el Gangster está entre rejas, su mejor amigo Walden decide intentar asesinar al gran jefe de la mafia con afición a las bibliotecas, Daniel, incluso después de que nuestro protagonista le ordene que no lo haga.

Explicación del final de Cómo me convertí en un gángster

Sabiendo que perseguir a Daniel podría costarle la vida a Walden, el protagonista consigue salir de la cárcel (poniéndose en contacto con la pareja de ancianos que le vendió la casa y pidiéndoles amablemente que confiesen lo del arte robado) e idea un elaborado plan para salvar a su mejor amigo borracho. El plan consiste en fingir la muerte de Walden y pedir a los demás miembros de su tripulación que le ayuden a él, a su mujer embarazada y a la novia de Walden a abandonar Polonia y empezar de nuevo. También finge prender fuego a más de 500 kilos de cocaína de Daniel, antes de robarla para él y su banda.

Sin embargo, cuando Walden despierta de su estupor y se da cuenta de que está en un barco que sale de Polonia, no está muy impresionado. Walden no quería ser salvado. Finalmente revela la verdadera razón de su comportamiento cada vez más desquiciado: Durante un atraco en el que todo salió mal, Walden apretó el gatillo contra un inocente niño de 6 años. Escuchar que su mejor amigo asesinó a un niño fue suficiente para desencadenar una respuesta de vómito en nuestro protagonista. Pero cuando está listo para enfrentarse de nuevo a Walden, ya es demasiado tarde, pues el joven gángster coge la pistola y se dispara en la cabeza.

Las escenas finales se sitúan muchos años después de la muerte de Walden, con el narrador dando a su hijo, ahora adolescente, algunos consejos paternales desde la cárcel. No sabemos por qué está entre rejas ni si ha estado en prisión toda la vida de su hijo. El gángster que aparece al principio de la película dando una charla sobre su libro revelador no es nuestro protagonista, sino Daniel. Aunque nuestro protagonista sigue sin ser nombrado, sí vemos cómo sale de la cárcel, lo que puede sugerir que probablemente volverá a la misma vida de delincuencia a la que había estado acostumbrado durante toda su existencia.

 

También te puede interesar: