Final de El bueno, el malo y el raro

En la convulsa Manchuria de los años 30, el mapa de un tesoro va a poner tras su pista a chinos, japoneses y coreanos y va a enfrentar en duelo a tres bandas a un cazarecompesas (el bueno), un asesino a sueldo aficionado a cortar dedos (el malo) y un inclasificable bandido (el raro). Homenaje con sabor kimchi a una de las obras capitales de Sergio Leone, The Good, the Bad, the Weird es ante todo una colosal aventura, una fiesta para los ojos que arranca con el espectacular asalto a un tren y alcanza el éxtasis en el desierto de Gobi, entre cañonazos y galope de caballos.

Dónde ver la película El bueno, el malo y el raro online
Final de la película El bueno, el malo y el raro
ALERTA SPOILER

A continuación, puedes leer el resumen y la explicación de El bueno, el malo y el raro

Final de El bueno, el malo y el raro explicado

En el desierto de Manchuria en 1939, meses antes del comienzo de la Segunda Guerra Mundial. Park Chang-yi, el Malo (Lee Byung-hun), un bandido y asesino a sueldo, es contratado para conseguir el mapa de un tesoro de un oficial japonés que viaja en tren. Sin embargo, antes de que pueda conseguirlo, Yoon Tae-goo, El Raro (Song Kang-ho) -un ladrón- roba el mapa y se ve envuelto en el descarrilamiento del tren por parte de El Malo. Esto implica la matanza de los guardias japoneses y manchurianos, y de varios civiles. Park Do-won, El Bueno (Jung Woo-sung) -un cazarrecompensas con vista de lince- aparece en escena para reclamar la recompensa por Chang-yi. Mientras tanto, Tae-goo escapa, eludiendo a sus perseguidores del Bien y del Mal. Una cuarta fuerza -un grupo de bandidos manchúes- también quiere el mapa para venderlo en el Mercado Fantasma. Tae-goo espera descubrir los secretos del mapa y recuperar lo que cree que es oro y riquezas enterradas por la dinastía Qing justo antes del colapso de su gobierno. A medida que avanza la historia, se produce una escalada de la batalla por el mapa, con recompensas por las cabezas y el Ejército Imperial Japonés apresurándose a reclamar su mapa, ya que aparentemente puede “salvar el Imperio Japonés”.

Tras una serie de tiroteos y persecuciones gráficas, estalla una batalla final en la que el ejército japonés, los bandidos manchúes, Do-won, Chang-yi y su banda persiguen a Tae-goo todos a la vez. El ejército japonés mata a la mayoría de los bandidos. Do-won mata a muchos soldados japoneses y provoca una explosión que los ahuyenta. La banda de Chang-yi va muriendo poco a poco y él mata a los que intentan abandonar la persecución. Sólo Chang-yi, Tae-goo y Do-won consiguen llegar al “tesoro”. Sin embargo, descubren que no es más que un agujero tapiado en el desierto. Chang-yi reconoce a Tae-goo como el “Cortador de Dedos” -un criminal que se cortó un dedo en una pelea a navajazos hace cinco años- y el hombre que Do-won había creído que era Chang-yi. En un último acto de venganza por los agravios sufridos, acaban matándose a tiros tras un prolongado enfrentamiento en México. Los tres yacen en la arena, moribundos y solos, mientras el “agujero inútil” por el que lucharon y murieron estalla repentina y tardíamente con un géiser de crudo. Do-won sobrevive junto a Tae-goo. Con una nueva recompensa por Tae-goo, comienza una nueva persecución en su huida por el desierto de Manchuria.

También te puede interesar: