Final de La venganza del dragón

  Información  
Final de la película La venganza del dragón

La venganza del dragón (2009 )

119 min - Drama, Acción, Suspense, Crimen

Sinópsis:   Nick (Jackie Chan) es un inmigrante chino, que ha entrado ilegalmente en Japón en busca de su novia y de un futuro mejor. Al principio, malvive explotado junto a otros compatriotas con los que arriesga su vida y su libertad a cambio de un mísero salario. Al descubrir, por azar, que su novia es ahora la esposa de un jefe Yakuza, decide entrar en el mundo del crimen organizado convirtiéndose en poco tiempo, con la ayuda del jefe Yakuza a quién casualmente salva la vida, en un auténtico líder, aprendiendo como sobrevivir en un mundo donde la corrupción, el asesinato y las luchas internas entre las distintas mafias, ponen constantemente a prueba su liderazgo y sus principios.


Título original:   新宿事件

Director:   Derek Yee Tung-Sing

Donde ver online La venganza del dragón

Atención
A continuación se revela como acaba La venganza del dragón

Final de La venganza del dragón explicado

A principios de los 90, un mecánico de tractores apodado Steelhead (Jackie Chan) entra ilegalmente en Japón desde China en busca de su prometida, Xiu-Xiu (Xu Jinglei) con la ayuda de su «hermano» Jie (Daniel Wu). Jie ha enseñado a Steelhead a ganarse la vida enseñándole los oficios del hampa. Un día, mientras trabajan ilegalmente como parte de un equipo de limpieza en las alcantarillas, Steelhead y sus camaradas chinos son descubiertos por la policía y huyen para salvar sus vidas. En el subsiguiente giro de los acontecimientos, Steelhead salva al detective Kitano de morir ahogado y, en agradecimiento, Kitano decide dejar de perseguir a Steelhead.

Una noche, mientras trabaja en un restaurante con Jie, Steelhead encuentra a Xiu-Xiu con el líder de la Yakuza Eguchi (Masaya Kato). Triste por ver a su prometida con otro hombre, pasa la noche con Jie bebiendo y de fiesta con prostitutas. Una vez sobrio, Steelhead decide convertirse en ciudadano legal de Japón por todos los medios posibles. Steelhead y sus amigos chinos inician una operación de blanqueo de dinero, pero dejan a Jie al margen debido a su naturaleza bondadosa. Por desgracia, el líder de la tríada taiwanesa Gao (Jack Kao) descubre que una de sus máquinas de pachinko ha sido manipulada (arreglada por el grupo de Steelhead) y jura castigar al culpable. Jie es sorprendido jugando a la máquina de pachinko manipulada y es llevado a un oscuro callejón donde Gao raja la cara de Jie y le corta la mano derecha mientras intenta obtener información. Al enterarse de que Jie está en manos de la banda taiwanesa, Steelhead y el resto de su grupo van a recoger a Jie.

Lleno de ira, Steelhead se cuela en el establecimiento de Gao y se esconde para vengarse, pero en su lugar se entera del complot entre el grupo Togawa («aliados» rivales) y Gao para matar a Eguchi. Eguchi, ajeno al complot, llega al establecimiento de Gao. Justo cuando Gao está a punto de matar a Eguchi, Steelhead le salva cortando el brazo de Gao con su machete. Steelhead y Eguchi consiguen escapar y Steelhead es acogido en la finca de Eguchi para recuperarse. Allí, Steelhead tiene la oportunidad de ponerse al día con Xiu-Xiu. Steelhead se entera de que Eguchi y Xiu-Xiu tienen una niña, Ayako. Xiu-Xiu le cuenta que ahora se llama Yuko y que es feliz con su nueva vida. En agradecimiento por salvarle la vida, Eguchi regresa y ofrece a Steelhead un trabajo bien pagado en la Yakuza, que éste rechaza.

Más tarde, Eguchi intenta sin éxito desenmascarar a Togawa por el intento de asesinato, pero su jefe hace que Eguchi se disculpe por las acusaciones en su lugar. Eguchi le pide entonces a Steelhead que sea su sicario. Steelhead acepta con dos condiciones: se hará con el control de los territorios de Gao y se convertirá legalmente en ciudadano de Japón. Steelhead mata a todos sus objetivos, lo que provoca una guerra de bandas en las filas de la Yakuza. Eguchi es ascendido después de Togawa y Steelhead se convierte en vasallo de Eguchi con los territorios de Gao.

Steelhead hace todo lo posible por mejorar la vida de sus hermanos chinos, pero no tiene ningún interés en las operaciones diarias de la actividad Yakuza, dejando las operaciones diarias a sus hermanos mientras él inicia un exitoso negocio de tractores. Tiempo después, el detective Kitano se reúne con Steelhead y le advierte de que todos sus hermanos se han corrompido. Kitano le dice a Steelhead que será arrestado junto con sus amigos, y que él será acusado de ser el principal conspirador. Steelhead hace un trato con Kitano: Steelhead encontraría pruebas para que arrestaran a Eguchi a cambio de la libertad de sus compañeros.

Esa fatídica noche, Steelhead y Kitano regresan al cuartel general vasallo para advertir a sus compañeros de su inminente arresto si no detienen su operación. Sus hermanos se niegan violentamente a renunciar a la rica vida que han hecho con la Yakuza. Eguchi llega justo cuando Steelhead es apuñalado por uno de sus «hermanos». Mientras tanto, la Yakuza ya no puede tolerar el liderazgo de Eguchi. Gao, Nakajima (antiguo subordinado de Eguchi) y el hijo de Togawa acuerdan acabar con Eguchi esa misma noche.

Oleadas de yakuzas irrumpen en el edificio y matan a todo el mundo, de los que sólo sobreviven Eguchi, Steelhead y Kitano. Gao también muere en represalia de Steelhead. Herido de muerte por Nakajima, Eguchi entrega a Steelhead un pendrive que contiene datos sobre las operaciones de la Yakuza en un último acto de venganza contra ésta por haberse vuelto contra él. Mientras Kitano y Steelhead escapan, llega la policía y detiene a los Yakuza. Tras separarse de Kitano, Steelhead se encuentra y se despide apenado de un moribundo Jie, que también había escapado pero no sobrevivió al ataque en el cuartel general vasallo.

Steelhead convoca a Yuko para reunirse en la estación de Okubo, junto con Ayako, pero Togawa ya ha tomado a Ayako como rehén y obliga a Yuko a decirle adónde se dirige Steelhead. Nakajima intercepta a Steelhead; la policía llega a tiempo e intercambia disparos con Nakajima y sus hombres. Nakajima dispara a Steelhead, pero es abatido por Kitano. Steelhead, aún con vida, huye a las alcantarillas. Kitano lo sigue y lo encuentra siendo arrastrado por la corriente e intenta sacarlo, pero Steelhead le dice que es inútil y Kitano no sabe nadar. Steelhead le da el pendrive a Kitano antes de que la corriente arrastre su cuerpo, dando por saldada su deuda con Kitano mientras recuerda lo feliz que era cuando estaba con sus camaradas en tiempos más sencillos.