Final de Días de vino y rosas

1 h 57 min

Joe Clay, jefe de relaciones públicas de una empresa de San Francisco, conoce durante una fiesta a la bella Kirsten Arnesen. La muchacha se muestra cautelosa al principio, debido a la afición de Joe a la bebida, pero después sucumbe ante su simpatía y se casa con él.

Dónde ver la película Días de vino y rosas online
Final de la película Días de vino y rosas
ALERTA SPOILER

A continuación, puedes leer el resumen y la explicación de Días de vino y rosas

Final de Días de vino y rosas explicado

El ejecutivo de relaciones públicas de San Francisco Joe Clay (Jack Lemmon) conoce a la secretaria Kirsten Arnesen (Lee Remick). Considerando que ella es descarada e irrespetuosa al principio, finalmente comienza a salir con ella. Kirsten es abstemia hasta que Joe la introduce en la bebida social. Ella es reacia al principio, pero después de sus primeros Brandy Alexanders, admite que tomar una copa la hace “sentir bien”. A pesar de los recelos del padre de Kirsten (Charles Bickford), que dirige un negocio de jardinería en San Mateo, se casan y tienen una hija, Debbie.

Joe y Kirsten pasan poco a poco del “almuerzo de dos martinis” al alcoholismo en toda regla. Joe es degradado debido a su bajo rendimiento, y es enviado fuera de la ciudad para trabajar en una cuenta menor. Kirsten está sola todo el día y encuentra en la bebida la mejor manera de pasar el tiempo. Una tarde, borracha, provoca un incendio en su apartamento que casi la mata a ella y a Debbie. Finalmente, Joe es despedido y pasa los siguientes años yendo de un trabajo a otro.

Un día, Joe ve su reflejo en la ventana de un bar y se da cuenta con horror de que apenas conoce su propia cara. Le dice a Kirsten que deben dejar de beber, y ella acepta a regañadientes. Buscando escapar de su adicción, Joe y Kirsten trabajan juntos en el negocio de Arnesen y se mantienen sobrios durante dos meses. Pero el impulso es demasiado fuerte y, tras una borrachera nocturna, Joe destruye el invernadero de su suegro mientras busca una botella de licor escondida.

Joe es internado en un sanatorio, donde sufre delirium tremens mientras está confinado en una camisa de fuerza. Después de ser liberado, Joe finalmente consigue estar sobrio durante un tiempo con la ayuda de Alcohólicos Anónimos, un padrino dedicado llamado Jim Hungerford (Jack Klugman), y reuniones regulares de AA. El padrino le explica a Joe cómo los alcohólicos suelen mostrar un comportamiento obsesivo, señalando que la anterior pasión de Kirsten por el chocolate puede haber sido el primer signo de una personalidad adictiva. Jim aconseja a Joe que la mayoría de los bebedores odian beber solos o en compañía de personas sobrias.

Mientras tanto, la bebida de Kirsten persiste y desaparece durante varios días sin contactar con Joe. Finalmente es localizada en un motel cercano, borracha, pero cuando Joe intenta ayudarla, acaba bebiendo de nuevo. Cuando se agotan sus provisiones, Joe da con una licorería que ha cerrado por la noche. Entra y roba una botella, lo que provoca otro viaje al sanatorio, donde es desnudado y atado a una mesa de tratamiento. Hungerford aparece a su lado y le advierte que debe mantenerse sobrio pase lo que pase, aunque eso signifique alejarse de Kirsten.

Joe finalmente consigue estar sobrio, se convierte en un padre responsable para Debbie y mantiene un trabajo estable. Trata de enmendar la plana a su suegro ofreciéndole el pago de deudas y agravios pasados, pero Arnesen le acusa de ser el responsable indirecto del alcoholismo de Kirsten. Después de calmarse, Arnesen dice que Kirsten ha estado desapareciendo durante largos periodos de tiempo y que está recogiendo a extraños en los bares.

Una noche, después de que Debbie esté dormida, Kirsten, temblorosamente sobria desde hace dos días, se presenta en el apartamento de Joe para intentar una reconciliación. Joe le responde que es bienvenida cuando quiera, pero sólo si deja de beber. Kirsten se niega a admitir que es alcohólica y reconoce por qué no puede dejar de beber: “El mundo me parece tan sucio cuando no bebo”. Intenta convencer a Joe de que olvide el pasado y se reúna con ella. Él le dice que no abandonará la sobriedad por nada, ni siquiera por ella. Si ella quiere agarrarse, se agarra, pero no hay lugar para la bebida. Kirsten aconseja con tristeza a Joe que la abandone. “Todavía no”, dice él.

Ella se va. Joe lucha contra el impulso de ir tras ella, llamándola por su nombre, y observa a través de la ventana cómo sale a la noche, alejándose de un bar. Debbie se despierta. Le dice que estaba soñando y la vuelve a acostar, explicándole: “Mamá está enferma…” “¿Se va a poner bien?” “Sí, ¿verdad?” Debbie asiente.

La última escena es un plano inverso de Joe mirando la calle vacía, el letrero de neón parpadeante del bar reflejado en la ventana.

Final abierto de Días de vino y rosas explicado

En el desenlace, el personaje principal, Joe Clay, interpretado por Jack Lemmon, asiste a una reunión de Alcohólicos Anónimos después de un largo y doloroso viaje luchando contra su adicción al alcohol. Su esposa, Kirsten, interpretada por Lee Remick, continúa atrapada en su adicción y se niega a unirse a él en su búsqueda de sobriedad.

El final abierto de la película se centra en la decisión de Joe de mantenerse sobrio a pesar de los desafíos y la negativa de Kirsten a buscar ayuda. La película termina sin resolver el destino final de Kirsten o el impacto a largo plazo de su decisión en su matrimonio y familia. Esta conclusión no resuelta refleja la incertidumbre y la naturaleza a menudo impredecible de la recuperación de la adicción, dejando al espectador reflexionando sobre las posibilidades y los resultados para ambos personajes.

Este final puede interpretarse de varias maneras: como un mensaje de esperanza, mostrando que la recuperación es posible a pesar de las dificultades; o como un reflejo sombrío de la realidad de que no todas las personas que luchan con la adicción encuentran su camino hacia la recuperación. En cualquier caso, el final sirve para resaltar la complejidad del alcoholismo y sus profundos efectos en las relaciones y la vida familiar.

También te puede interesar:

2 thoughts on “Final de Días de vino y rosas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *