Final de El gabinete del Dr. Caligari

Uno de los grandes clásicos del cine de terror. Sentado en un banco de un parque, Francis anima a su compañero Alan para que vayan a Holstenwall, una ciudad del norte de Alemania, a ver el espectáculo ambulante del doctor Caligari. Un empleado municipal que le niega al doctor el permiso para actuar, aparece asesinado al día siguiente. Francis y Alan acuden a ver al doctor Caligari y a Cesare, su ayudante sonámbulo, que le anuncia a Alan su porvenir: vivirá hasta el amanecer.

Dónde ver la película El gabinete del Dr. Caligari online
Final de la película El gabinete del Dr. Caligari
ALERTA SPOILER

A continuación, puedes leer el resumen y la explicación de El gabinete del Dr. Caligari

Final de El gabinete del Dr. Caligari explicado

Mientras Francis se sienta en un banco con un hombre mayor que se queja de que los espíritus le han alejado de su familia y de su hogar, una mujer aturdida llamada Jane pasa junto a ellos. Francis le explica que es su “prometida” y que han sufrido un gran calvario. La mayor parte del resto de la película es un flashback de la historia de Francis, que tiene lugar en Holstenwall, un sombrío pueblo de edificios retorcidos y calles en espiral. Francis y su amigo Alan, que compiten de buen grado por el afecto de Jane, planean visitar la feria del pueblo. Mientras tanto, un misterioso hombre llamado Dr. Caligari solicita un permiso al rudo secretario del pueblo para presentar un espectáculo en la feria, en el que aparece un sonámbulo llamado Cesare. El secretario se burla y reprende a Caligari, pero finalmente aprueba el permiso. Esa noche, el empleado es encontrado muerto a puñaladas en su cama.

A la mañana siguiente, Francis y Alan visitan el espectáculo de Caligari, donde éste abre una caja en forma de ataúd para revelar a Cesare dormido. Por orden de Caligari, Cesare se despierta y responde a las preguntas del público. A pesar de las protestas de Francis, Alan pregunta: “¿Cuánto tiempo viviré?”. Para horror de Alan, Cesare responde: “El tiempo es corto. Morirás al amanecer”. Más tarde, esa misma noche, una figura irrumpe en la casa de Alan y lo apuñala hasta la muerte en su cama. Un desconsolado Francis investiga el asesinato de Alan con la ayuda de Jane y de su padre, el Dr. Olsen, que obtiene la autorización de la policía para investigar al sonámbulo. Esa noche, la policía detiene a un criminal en posesión de un cuchillo que es sorprendido intentando asesinar a una anciana. Al ser interrogado por Francis y el Dr. Olsen, el delincuente confiesa que intentó matar a la anciana, pero niega haber participado en las dos muertes anteriores; simplemente se aprovechaba de la situación para desviar la culpa de sí mismo.

Por la noche, Francis espía a Caligari y observa lo que parece ser Cesare durmiendo en su caja. Sin embargo, el verdadero Cesare se cuela en la casa de Jane mientras ésta duerme. Alza un cuchillo para apuñalarla, pero en su lugar la secuestra tras un forcejeo, arrastrándola por la ventana hasta la calle. Perseguido por una turba enfurecida, Cesare acaba soltando a Jane y huyendo; pronto se desploma y muere. Francis confirma que el criminal que confesó el asesinato de la anciana sigue encerrado y no pudo ser el atacante de Jane. Francis y la policía investigan el espectáculo paralelo de Caligari y se dan cuenta de que el “Cesare” que duerme en la caja es sólo un maniquí. Caligari escapa en medio de la confusión. Francis lo sigue y ve a Caligari atravesar la entrada de un manicomio.

Al investigar más a fondo, Francis se sorprende al saber que Caligari es el director del manicomio. Con la ayuda del personal del manicomio, Francis estudia los registros y el diario del director mientras éste duerme. Los escritos revelan su obsesión por la historia de un místico del siglo XVIII llamado Caligari, que utilizaba a un sonámbulo llamado Cesare para cometer asesinatos en las ciudades del norte de Italia. El director, intentando comprender al anterior Caligari, experimenta con un sonámbulo ingresado en el manicomio, que se convierte en su Cesare. El director del manicomio grita: “¡Debo convertirme en Caligari!”. Francis y los médicos llaman a la policía a la oficina de Caligari, donde le muestran el cadáver de Cesare. Caligari ataca entonces a uno de los empleados. Lo someten, lo sujetan con una camisa de fuerza y se convierte en un recluso de su propio manicomio.

La narración vuelve al presente, donde Francis concluye su historia. En un giro final, Francis aparece como interno de un manicomio. Jane y Cesare también son pacientes; Jane cree que es una reina, mientras que Cesare no es un sonámbulo, sino que está despierto, tranquilo y no es visiblemente peligroso. El hombre al que Francis se refiere como “Dr. Caligari” es el director del manicomio. Francis lo ataca y es sujetado con una camisa de fuerza, luego colocado en la misma celda donde Caligari estaba confinado en la historia de Francis. El director del manicomio anuncia que, ahora que comprende el delirio de Francis, confía en poder curarlo.

También te puede interesar: