Final de El padre es el abuelo

1 h 22 min

Después de casar a su hija Kay con Buckley Dunstan, Stanley Banks se siente libre y feliz. Los días transcurren apaciblemente hasta que se entera de que va a ser abuelo, situación que provocará una gran rivalidad entre su familia y la de su yerno.

Dónde ver la película El padre es el abuelo online
ALERTA SPOILER

A continuación, puedes leer el resumen y la explicación de El padre es el abuelo

Final de El padre es el abuelo explicado

La recién casada Kay Dunstan (Elizabeth Taylor) anuncia que ella y su marido van a tener un bebé, dejando a su padre, Stanley Banks (Spencer Tracy), teniendo que enfrentarse al sentimiento de convertirse en abuelo.

Stanley Banks, un hombre de familia de clase media, rememora los acontecimientos del último año: Una tarde, al volver de la oficina sintiéndose feliz y con energía, la rutina de Stanley se ve interrumpida cuando su esposa Ellie (Joan Bennett) le dice que van a cenar con su hija Kay y su marido, Buckley Dunstan (Don Taylor), para escuchar una noticia importante. Aunque Stanley está seguro de que se trata de negocios de Buckley, los recién casados revelan que Kay está esperando un bebé. Los padres de Buckley, Doris (Billie Burke) y Herbert (Moroni Olsen), están encantados, al igual que Ellie, pero Stanley se lamenta de que es demasiado joven y vibrante para ser abuelo. Pronto, Ellie, llena de emoción, le organiza a Kay un baby shower, algo que a Stanley le parece un robo de carretera no penado por la ley. Más tarde, Ellie sugiere que remodelen su casa para que Kay, Buckley y el bebé puedan mudarse con ellos, pero Stanley se niega. Ellie está a punto de llorar cuando los adinerados Dunstans anuncian que están planeando añadir un ala a su casa para la pareja, pero se alegra mucho cuando Kay y Buckley revelan que acaban de comprar su propia casita, lo que permite a Ellie tener vía libre para ayudar a Kay a decorar.

Después de instalarse en su nuevo hogar, Kay, que está muy unida a su padre, expresa su preocupación de que el bebé marque la diferencia en su relación con Buckley. Stanley la consuela diciéndole lo mucho que la quería cuando era un bebé. Pronto los Banks y los Dunstans intentan superarse unos a otros comprando regalos y haciendo planes para el bebé, hasta su inscripción en la universidad. Una noche, mientras escucha a Ellie, Doris y Herbert discutir sobre el nombre del bebé, Kay se derrumba y corre a su habitación. Sólo Stanley, que Kay siente que es el único padre que la comprende, es capaz de consolarla. Al día siguiente de prometerle a Kay que se asegurará de que ninguno de los suegros vuelva a interferir, Stanley arrastra a Ellie hasta el médico de Kay, el Dr. Andrew Nordell, ansioso por las ideas “modernas” que Nordell tiene sobre un método más natural de parto y cuidado del bebé.

Durante el siguiente mes, más o menos, las cosas permanecen en calma, hasta que Stanley se despierta por una llamada nocturna de Buckley, que dice que Kay le ha dejado “para siempre”. Tras acercarse a hurtadillas a la casa de Buckley y Kay, Stanley se entera por un taxista de que Kay tomó un taxi hasta su casa. Los dos hombres regresan entonces a la casa de los Banks, donde la pareja se reconcilia después de que los celos de Kay se revelen como un malentendido derivado de las noches de trabajo de Buckley en la oficina. Kay, al igual que Stanley, se da cuenta de la devoción de Buckley por su familia.

A medida que se acerca el nacimiento del bebé, los nervios entre los padres y los abuelos se crispan. El eventual nacimiento de un niño hace las delicias de todos, excepto de Stanley, un observador distante y receloso del bebé aún sin nombre, que empieza a llorar cada vez que Stanley se acerca a él.

Cuando el bebé tiene seis meses, Kay se une a Buckley en un breve viaje de negocios y deja al bebé con sus padres, con la esperanza de dar a Stanley tiempo para acercarse a su nieto. Una tarde, mientras Kay está fuera, Stanley lleva al bebé a dar un paseo por el parque. Cuando el bebé finalmente se queda dormido en su cochecito, Stanley se une a unos simpáticos chicos del barrio en un partido de fútbol y pierde la noción del tiempo. Después del partido, cuando Stanley no encuentra el cochecito, vuelve frenéticamente sobre sus pasos hasta la casa. Al ver a través de la ventana que Kay ha regresado antes de tiempo, entra en pánico y toma un taxi hasta la comisaría local. Allí, un desconcertado Stanley confiesa al sargento de policía, de rostro adusto, que ha perdido al bebé. Temiendo la ira de la brigada policial, que ha encontrado al dulce bebé y se ha enamorado de él, Stanley reza en secreto para que su nieto no empiece a gritar cuando lo recoja. Para alivio de Stanley, el bebé está encantado de verle, y desde ese momento los dos se dedican el uno al otro. Algún tiempo después, en el bautizo del bebé, Stanley sonríe con orgullo al ver que su nieto se llama finalmente “Stanley Banks Dunstan”.

También te puede interesar: