Saltar al contenido

Final de El sastre de la mafia

Poster for the movie "El sastre de la mafia"
Poster for the movie "El sastre de la mafia"

El sastre de la mafia (2022)

105 min - Crimen, Drama, Suspense - 25 febrero 2022
Tu puntuación:
¡Sin puntuaciones todavía!

Leonard (Rylance), es un sastre inglés que confeccionaba trajes en la mundialmente famosa Savile Row de Londres. Después de una tragedia personal termina en Chicago, trabajando en una pequeña sastrería en una zona difícil de la ciudad donde hace ropa elegante para las únicas personas a su alrededor que pueden pagarla: una familia de gángsters.‎

Director:  Graham Moore
Escritores:  Johnathan McClain

Fotos

No se han importado imágenes para esta película.

Guión

Leonard (Rylance), es un sastre inglés que confeccionaba trajes en la mundialmente famosa Savile Row de Londres. Después de una tragedia personal termina en Chicago, trabajando en una pequeña sastrería en una zona difícil de la ciudad donde hace ropa elegante para las únicas personas a su alrededor que pueden pagarla: una familia de gángsters.‎


Colecciones:

Géneros: Crimen, Drama, Suspense

Detalles

Idioma:  English
Fecha de lanzamiento:  25 febrero 2022

Taquilla

Recaudación:  $3.186.865

Créditos

Compañías productoras:  Focus Features, FilmNation Entertainment

Datos técnicos

Tiempo de ejecución:  1 h 45 min

La primera película de Graham Moore como director, “El sastre de la mafia”, es un delicioso drama criminal, que recuerda a las historias de gángsters de la vieja escuela del cine y la literatura. En el centro de esta historia se encuentra un anciano sastre inglés, o cortador, como él mismo insiste, y su tienda, donde se refugia una familia de gángsters en una larga y tensa noche. Al igual que las obras del protagonista, la película también está elaborada de forma muy meticulosa, con un ritmo cuidadoso, lento pero no monótono, y con la cámara siempre dentro de la tienda (sólo unas pocas escenas muestran la tienda desde el exterior), lo que construye el aire de suspense. En general, “El sastre de la mafia” es una gran experiencia de visionado y una recomendación fácil para cualquier persona remotamente interesada en el género.

Trama de El sastre de la mafia

Leonard Burling regentó una tienda de ropa como cortador en Chicago en 1956, confeccionando trajes y ropa a medida para sus clientes adinerados. Leonard ve su profesión casi como una devoción, ya que finalmente se desenvuelve en el mundo de las telas y está bastante orgulloso de su trabajo. Le ayuda en la tienda una joven recepcionista, Mable Shaun, a la que el hombre ve como su propia hija. Sin embargo, a Mable no le gusta demasiado, ya que quiere hacerse un hueco en el mundo sin mucha ayuda, y sueña con dejar Chicago para establecerse en algún lugar mejor, en París o similar.

Sin embargo, su negocio también tiene un lado oculto, ya que la tienda de ropa está provista de un pequeño buzón que utilizan los miembros de la banda local para ponerse en contacto entre sí sobre los negocios. Leonard ya estaba muy acostumbrado a esto, ya que su primer cliente en la ciudad había sido Roy Boyle, el jefe de la familia de gánsteres que gobierna el barrio. El hijo de Roy, Richie, y su secuaz de mayor confianza, Francis, son visitantes habituales de la tienda, tanto por negocios como por sus propias intenciones ocultas.

Leonard, al que le gusta mantenerse al margen de estas cosas, sospecha que Mable podría estar inclinándose románticamente hacia Richie y trata de advertirle sutilmente, pero sin efecto. Una noche, mientras el hombre se queda en la tienda, oye a Richie y a Mable entrar en la tienda, posiblemente por motivos románticos, pero se marchan, encontrando al anciano (fingiendo) durmiendo en la trastienda. Leonard llega a saber que los dos tienen algún tipo de relación, y también que Richie no confía en el ejecutor favorito de su padre, Francis, ya que el hombre lo comparte con su amante.

Unos días más tarde, los Boyle encuentran un paquete en el buzón de la tienda con una insignia específica en el sobre, un casete y una nota en su interior en la que se afirma que la familia tiene una “rata” o espía dentro que ha estado vertiendo información al exterior. Leonard se mantiene al margen de todo esto mientras sigue trabajando en su oficio, pero esa noche se ve directamente involucrado cuando suena el timbre de su tienda. Al abrir la puerta, deja entrar a Francis y a Richie, que ha sido tiroteado por su banda rival LaFontaine, mientras los dos hombres se refugian en la tienda de la policía que investiga su tiroteo. Llevan consigo un maletín que contiene el casete, y Francis revela al cortador que el FBI había colocado un micrófono en uno de sus pisos francos para grabar sus planes, pero los amigos de los Boyles en las “altas esferas” les habían enviado una copia, advirtiéndoles de ello. Las órdenes para Leonard son claras: debe proteger el maletín y a Richie Boyle con todas sus fuerzas mientras Francis se marcha para hacerse con un reproductor de casetes.

¿Quién es la “rata” de la familia Boyle?

Leonard ha sido obligado por Francis a coser las heridas de Richie, y mientras el estado de éste se estabiliza, los dos hombres conversan entre sí. El experimentado cortador se da cuenta de que Richie tiene sus sospechas sobre Francis, y decide aprovecharlo. Presiona todos los botones correctos metafóricamente, recordando a Richie cómo Francis no es técnicamente parte de la familia, sino un extraño de hecho. Cuando el timbre de la puerta suena de nuevo, marcando el regreso de Francis, Leonard le hace pasar y le dice que Richie ha estado insinuando que Francis es la rata, posiblemente debido a un delirio por la pérdida de sangre. Esto hace que Francis desconfíe, y cuando abren el maletín y lo encuentran vacío, las sospechas de los dos hombres son demasiado grandes como para permitirles siquiera considerar a Leonard. Los ánimos se caldean y las palabras vuelan, y entonces Richie dispara su pistola pero no acierta con Francis, que entonces mata a Richie de un disparo en defensa propia.

Cuando el jefe de la familia, Roy, llega a la tienda (Francis le había llamado antes por teléfono y lo había convocado a la tienda), el asesino amenaza a Leonard para que lo encubra, y esconden el cuerpo de Richie dentro de un cofre. Cuando Roy llega a la trastienda, le dicen que su hijo había salido en su busca y que incluso se había llevado el cassette, y ahora Roy envía a Francis a buscar a Richie, dejándole a él y al cortador solos en la tienda (excepto por su fornido guardaespaldas que le sigue a todas partes). Roy le cuenta al hombre que los Boyle habían estado intentando convertirse en miembros de The Outfit, una organización criminal fundada por Al Capone que conectaba a todas las bandas y familias criminales de alto nivel con otras y velaba por sus miembros.

The Outfit finalmente se había puesto en contacto con ellos, en sobres con su insignia específica, y fueron ellos los que avisaron a los Boyle de que el FBI les había puesto un micrófono. El gángster revela entonces también que se había fijado en el abrigo de su hijo colgado en una esquina de la habitación, y que no creía que Richie hubiera salido a buscarlo.

Justo cuando empieza a interrogar al descuartizador, Mable entra en la tienda, con Francis reteniéndola como rehén. Leonard calibra astutamente la situación y dice que Richie estaba celoso y frustrado porque Francis había matado a cuatro enemigos mientras él no podía conseguir ninguno y por eso había abandonado la tienda, diciendo que tenía la intención de matar al jefe de la familia LaFontaine. Francis revela que Mable ha sido la amante de Richie, y miente sobre las manchas de sangre en su alfombra, sugiriendo que él había ido a su casa después de dejar la tienda, en su camino hacia los LaFontaines.

Leonard intenta responder por la inocencia de Mable, pero es inútil, ya que la chica es arrastrada a una habitación para un violento interrogatorio. Pero todo esto se detiene por el timbre del teléfono de la tienda, que Leonard contesta con aire de alivio. Vuelve a la trastienda y afirma que era Richie quien llamaba para dar una dirección en la que se escondía de los LaFontaines, con la cinta en su poder, y que quería reunirse allí con su padre. Obviamente, Francis se da cuenta de que el cortador y su recepcionista están haciendo alguna trampa, y consigue convencer a Roy de que le deje quedarse en la tienda, vigilando a los dos, mientras Roy y su guardaespaldas van a la dirección. Leonard revela ahora que en realidad fue uno de los Boyle, diciendo que Richie no podía ser localizado todavía, quien había llamado.

Francis apunta con la pistola a Mable, dando dos opciones: o la mata y afirma que ella había matado a su amante, o que los mata a los dos y les echa la culpa a ambos. Pero Leonard se limita a decir que Mable sería de gran importancia para su supervivencia, ya que Roy Boyle sería emboscado por la banda de LaFontaine en la dirección que le había dado. El esbirro pregunta confusamente cómo se enterarían los LaFontaine de la ubicación de Roy, y el cortador revela que Mable les llamaría y se lo diría, pues ella es la rata dentro de la familia Boyle, habiendo vendido la información fuera desde hace tiempo.

¿Quién es realmente Leonard Burling, un sastre inteligente o algo más siniestro?

La cuestión que plantea “El sastre de la mafia” en su trama, incluso antes de la introducción de cualquier “rata”, es cuál es la verdadera identidad de Leonard y por qué ha dejado Londres. Mable, muy pronto, se pregunta por qué se ha instalado en Chicago cuando podría haber estado en cualquier parte del mundo, y el anciano caballero se limita a decir que se encuentra cómodo aquí. Pero en esta noche tan agitada, Leonard parece estar al mando de cualquier situación en la que se encuentre. Hay en él una experimentada sensación de calma y compostura con la que pone a Richie y a Francis en contra, desactiva los agresivos interrogatorios de su cliente mayor y luego aprovecha la oportunidad de haber recibido una llamada telefónica. De esta misma manera convence ahora a Francis para que traicione a su jefe y deje que Mable informe a la banda rival de su ubicación, alegando que Francis dirigirá la organización de los Boyle una vez que Roy y sus hombres estén fuera de escena.

Mable habla por teléfono y luego informa a los hombres de que la propia Madame LaFontaine quiere hacer un trato, ofreciendo dinero en efectivo a cambio de la cinta, que Leonard había escondido cosiéndola dentro del abrigo de Richie, y que ahora ha vuelto a sacar. Pronto llegan los miembros de la banda rival, y Francis se esconde en una habitación con un plan propio: quiere que Mable le haga una señal en cuanto los LaFontaine le entreguen el dinero, y entonces los matará a tiros y conducirá a los Boyle hacia The Outfit. Pero los procedimientos van justo al revés; LaFontaine llega y entrega la bolsa de dinero, pero Leonard finge verbalmente que la banda no ha traído ningún dinero mientras les informa con señales de mano sobre la posición oculta de Francis. Los guardaespaldas de LaFontaine se ponen en posición, y Francis también entra corriendo en la habitación, apuntando con su pistola al líder rival, mientras los dos guardaespaldas le apuntan con sus armas.

Este enfrentamiento se prolonga durante unos segundos, pero la astucia de Leonard no se ha limitado ya. Miente diciendo que ha vaciado la pistola de Francis esa misma noche, lo que hace que Francis mire la recámara de la bala y pierda la concentración. Los dos guardaespaldas se dan cuenta de la oportunidad, ya que Francis no podría disparar a Madame LaFontaine, y lo abaten.

Los LaFontaines no tardan en marcharse con la cinta de casete, y Leonard y Mable vuelven a estar solos. El personaje de Leonard siempre está lleno de las más inesperadas sorpresas. Justo antes del tiroteo entre Francis y Richie, realiza el más mínimo movimiento, dando una patada a una lata de metal, lo que provoca un lapso de concentración similar. Muriera quien muriera, Leonard seguiría planeando su huida de la situación pensando en el otro. El anciano artesano revela ahora su mayor sorpresa: el Outfit nunca había estado en contacto con los Boyle. Había sospechado que Mable estaba en contacto con el FBI, y había plantado toda la trama de la cinta de casete en su propia cabeza. Había falsificado la insignia del Outfit en los sobres y enviado la cinta de casete (que tenía grabaciones de sus propios pensamientos insignificantes en trajes), afirmando que era una grabada por el FBI.

Así, mientras las dos bandas hablaban abiertamente de su violencia aquella noche, él lo había grabado todo y pidió a Mable que lo entregara a sus amigos del FBI. Mable había actuado como espía para ganar suficiente dinero de los federales que le permitiera salir del país, y también por una profunda aversión hacia los Boyle, probablemente porque su padre había muerto trabajando para ellos como secuaz. Leonard insiste ahora en que se lleve todo el dinero del acuerdo de intercambio y que se vaya a vivir la vida que quiera.

 

Final de El sastre de la mafia

¿Sobrevive Leonard? ¿Cuál era su propósito al hacer caer a los Boyles?

Después de que Mable abandone la tienda, Leonard se viste lentamente, listo para salir por última vez. Antes había contado la trágica historia de cómo su mujer y su hija murieron quemadas cuando su tienda y su casa se incendiaron en Londres, una historia que a estas alturas parece no ser del todo cierta. En cualquier caso, tiene experiencia con el fuego, y hace lo mismo ahora, prendiendo fuego a la ropa de la tienda. Sin embargo, justo en ese momento, un Francis herido se despierta de nuevo e intenta atacar al cortador. En su última revelación, Leonard cuenta ahora su vida anterior en Londres como matón de una banda, bastante similar a la vida de Francis. Enrollándose las mangas, muestra sus tatuajes de pandillero y revela que todo salió mal en un trabajo, y se escondió en Savile Row, donde aprendió a coser y formó una familia. Pero la banda lo atrapó, y fueron ellos quienes incendiaron su casa-tienda. El hombre se deshace entonces del herido Francis y lo apuñala hasta la muerte con su par de tijeras de confianza. A continuación, prende fuego a toda la tienda y se marcha, dispuesto a abandonar Chicago e instalarse en otro lugar con una nueva vida.

Leonard no tenía nada en contra de los Boyle. Más bien, la familia de la banda siempre había sido amable con él. Pero con su edad y experiencia, Leonard era muy consciente de la oscura violencia que se escondía bajo esas amabilidades y que podía saltar en cualquier momento que les conviniera. Había perdido a su propia hija a causa de esa violencia, y se negaba a dejar que se llevara también a Mable. Este final no es más que una pieza que encaja con todo un oficio que lo mantiene a uno tenso y emocionado hasta el final, ya que el espectador está obligado a oscilar entre lo esperado y lo inesperado. Además de todo esto, unas interpretaciones muy convincentes y una dirección general que marca el tono hacen de “El sastre de la mafia” un drama criminal totalmente satisfactorio y agradable.

 

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Valoración: 0)