Final de El valle de la venganza

Paul, un cowboy solitario siempre en compañía de su perra, llega a un pequeño pueblo en un intento por acortar su camino hacia México. Un acto de violencia desencadena una ola de violencia que arrastra a toda la ciudad en una batalla sangrienta.

Dónde ver la película El valle de la venganza online
Final de la película El valle de la venganza
ALERTA SPOILER

A continuación, puedes leer el resumen y la explicación de El valle de la venganza

Final de El valle de la venganza explicado

Un vagabundo llamado Paul y su perro, Abbie, se dirigen hacia México a través del desierto del Viejo Oeste. Se encuentran con un sacerdote que intenta llegar a la cercana ciudad de Denton. El sacerdote retiene a Paul a punta de pistola para robarle su caballo, pero Paul hace que Abbie le ataque; el vagabundo saca entonces las balas del revólver del sacerdote y su cantimplora, y sigue su camino. Paul entra en Denton para conseguir provisiones y reducir el tiempo de su viaje.

En la taberna local, Paul conoce a Gilly Martin, un hombre odioso que le reta a una pelea cuando Paul ignora su intento de entablar una conversación. Para sacarlo de la taberna, Gilly se acerca a Abbie, pero Paul lo noquea. Ellen, la prometida de Gilly, acude en su ayuda mientras Paul se dirige al hotel del pueblo. Mary-Anne, la hermana menor de Ellen, trabaja en el hotel y les prepara a Paul y a Abbie un baño para agradecerle que se haya enfrentado a Gilly.

Paul encuentra a Clyde Martin, el mariscal del pueblo, esperándole en el vestíbulo de la posada. El mariscal le revela que Gilly es el diputado y su hijo, pero le asegura a Paul que sabe que Gilly provocó el incidente. Después de que Clyde identifique a Paul como ex-soldado, le dice que abandone Denton y que el incidente se cerrará sin repercusiones. Antes de que Paul se vaya, Mary-Anne le da una foto para que la recuerde.

Esa noche, Paul y Abbie son encontrados por Gilly y sus secuaces Roy, Tubby y Harris. Tachan a Paul de desertor y traidor, matan a Abbie y empujan a Paul por un acantilado, esperando que la caída lo mate. Un Paul herido despierta al día siguiente, entierra a Abbie y jura vengarse. De regreso al pueblo, Paul vuelve a encontrarse con el sacerdote, que ha sido expulsado de Denton, y le roba la mula y el revólver.

De vuelta a Denton, Mary-Anne acoge a Paul en la casa de su padre y le ofrece ayuda. Le ruega a Paul que la aleje del pueblo una vez que se haya vengado. Él se niega, diciéndole que abandonó a su mujer y a su hija para alistarse y que nunca piensa volver. En el hotel, Paul mata a Roy en la bañera. El mariscal es alertado de la situación y hace que los hombres se preparen para una pelea. Ordena a Harris que suba a un tejado con un rifle y a Gilly que se quede atrás para mantener a las mujeres a salvo. Gilly acusa a Mary-Anne de ayudar a Paul y, mientras discuten, Ellen le revela a Gilly que está embarazada.

En el tejado de la cárcel, Paul dispara a Harris cuando éste, a punta de pistola, se niega a disparar a Tubby y al Marshal. En el interior de la cárcel, disgustado por la muerte de Roy y Harris, Tubby no puede soportar el derramamiento de sangre y arroja su arma. Paul dispara a Tubby por la espalda a través de una ventana. El alguacil accede a dejar sus armas dentro para que puedan hablar. Gilly sale entonces para acabar con Paul, pero el Marshal se interpone entre ellos para intentar calmar la situación. Gilly y Paul se disparan mutuamente con el Mariscal entre ellos, disparándole fatalmente en el proceso.

Paul está herido y se esconde en un granero. Cuando Gilly entra, Paul le pone un lazo en la cabeza y lo ahorca. Le golpea y luego cede. Cuando Gilly saca un cuchillo, aparece Mary-Anne y le dispara por la espalda. Mientras Mary-Anne y Paul regresan a la posada, una Ellen llena de culpa encuentra el cuerpo de Gilly. El sacerdote vuelve a pasear por Denton y Paul le dice que debe quedarse.

También te puede interesar: