Saltar al contenido

Final de Fanático

Final de la película Fanático
Final de la película Fanático

Fanático (1996 )

18 115 min - Suspense, Acción

Bobby Rayburn lo ha sido todo en el béisbol. En el ocaso de su carrera consigue un gran contrato para volver a los San Francisco Giants, el equipo de su ciudad natal. Uno de sus seguidores, Gil Renard, consigue olvidar sus problemas personales (una ex-mujer que le odia, un hijo que le teme y un trabajo que está a punto de perder) gracias a su obsesión por el béisbol. Tanto es así que está dispuesto a hacer lo que sea para que Rayburn vuelva a ser el mejor.


Director:   Tony Scott

Donde ver online

Atención
A continuación se revela como acaba Fanático

Final de Fanático explicado

Gil Renard es un problemático aficionado al béisbol cuyo equipo favorito, los Gigantes de San Francisco, acaba de firmar un contrato de 40 millones de dólares con su jugador favorito, Bobby Rayburn. Su ex mujer, Ellen, obtiene una orden de alejamiento para mantenerlo alejado de ella y de su hijo después de que Gil dejara a su hijo para asistir a una reunión de ventas, pero descubre que su cliente está en un partido de béisbol. Gil es despedido de su trabajo como vendedor de cuchillos cuando amenaza a un posible cliente.

Gil comienza a obsesionarse con Rayburn. Cuando Rayburn sufre una lesión en el pecho que hace que los aficionados se molesten por su bajo rendimiento, Gil se enemista con los aficionados que le abuchean. Rayburn también ha tenido un conflicto abierto con su compañero de equipo Juan Primo debido a que ambos utilizan el número de camiseta 11, y ninguno quiere renunciar a él, debido a sus largas historias y conexiones con el número. En su lugar, Rayburn recibió el número 33, y protestó duramente por ello. Esto culmina en una pelea en el baño de un bar. Gil, pensando que Primo es el culpable de la actuación de Rayburn, se enfrenta a él en la sauna de un hotel en un intento de persuadirle para que deje que Rayburn tenga el número. Primo revela su hombro, marcado con el número 11, y dice que es su número. Esto acaba provocando un forcejeo y Gil apuñala a Primo hasta la muerte. Aunque Rayburn es sospechoso del asesinato, su rendimiento mejora, y Gil cree que lo que hizo benefició a Rayburn y al equipo. Tras sentirse culpable por la muerte de Primo, Rayburn vuelve a jugar bien.

Pensando que Rayburn no reconoce a sus fans, Gil va a la casa de Rayburn en la playa y salva a su hijo Sean de morir ahogado. Gil convence a Rayburn para que juegue un partido amistoso en la playa. Rayburn dice que dejó de preocuparse por el juego después de la muerte de Primo, porque sentía que había cosas más importantes en la vida. Por error, le dice a Gil que ha perdido el respeto por los aficionados, comentando su carácter inconstante: cuando pega, le quieren, pero cuando no, le odian. Un Gil enfadado casi golpea a Rayburn con una bola rápida y se lanza a una diatriba. Rayburn se inquieta, especialmente cuando Gil se quita la chaqueta para mostrar el uniforme de Rayburn debajo y se pregunta si Rayburn está contento de que Primo no esté cerca.

Rayburn pronto descubre que Gil ha secuestrado a Sean y ha dejado el trozo de hombro marcado de Primo en el congelador. Desilusionado por la falta de respeto de Rayburn hacia los aficionados, Gil entra en una espiral de locura y actúa como si Sean fuera su propio hijo. Conduce para ver a un viejo amigo, Coop, un catcher con el que Gil hablaba a menudo de haber jugado al béisbol en su pasado. Coop intenta ayudar a Sean a escapar y le revela que la única vez que él y Gil jugaron juntos fue en la liga infantil. Gil entonces golpea a Coop con un bate de béisbol y lleva a Sean a un campo de béisbol, escondiéndolo allí.

Gil se pone en contacto con Rayburn para exigirle una cosa: que haga un home run en el próximo partido y se lo dedique a Gil, o matará a su hijo. Con la policía en alerta máxima, Gil entra en Candlestick Park en medio de una tormenta eléctrica que va y viene. Rayburn lucha con sus emociones mientras batea. Después de varios lanzamientos, finalmente batea la pelota hacia el campo, pero no sobre la valla. Rayburn intenta anotar un jonrón dentro del parque. Se le llama “out”, aunque es obvio que está a salvo. Rayburn discute con el árbitro, que resulta ser Gil disfrazado.

Rayburn tira a Gil al suelo. Decenas de policías y jugadores de los Giants entran en el campo y se enfrentan a Gil. Antes de que llegue la policía, Gil apuñala a otro jugador, Lanz, que intenta placarlo. A pesar de las advertencias de la policía, Gil hace un movimiento de lanzamiento exagerado con un cuchillo en la mano. Le pregunta a Rayburn si le importa el béisbol, y luego asume que le importa “sólo un poco”. Gil muere de un disparo cuando está a punto de lanzar el cuchillo. La policía descubre a Sean en el campo de las ligas menores, donde Gil jugaba en su infancia. Descubren su obsesión por Rayburn, ya que cientos de recortes de periódicos adornan el escondite del fanático trastornado. Una foto en la pared muestra a Gil en su gloria pasada, jugando al béisbol en la liga infantil y ganando un partido.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Valoración: 0)