Final de Frecuencia Del Amor

2 h 00 min

La película se sitúa durante el período de crisis del FMI (que tuvo lugar del 3 de diciembre de 1997 al 3 de agosto de 2001). Un hombre y una mujer intercambian historias a través de un programa de radio y acumulan amor.

Dónde ver la película Frecuencia Del Amor online
Poster for the movie "Frecuencia Del Amor"
ALERTA SPOILER

A continuación, puedes leer el resumen y la explicación de Frecuencia Del Amor

Final de Frecuencia Del Amor explicado

También conocida como Tune in For Love.

La ambientación se sitúa en los años 90 y refleja la crisis del FMI de 1997. Mi-soo, una trabajadora a tiempo parcial en una panadería, intercambia historias con Hyun-woo en un programa de radio. Ambos se enamoran y siguen cruzándose, pero el momento no les favorece.

En 1994, Hyun-woo entra en la panadería en la que trabaja Mi-soo antes de la hora de apertura y le pregunta si venden algo que contenga soja. Mi-soo le sugiere leche de soja, pero se da cuenta de que no tienen leche de soja y le remite a la tienda de comestibles de la calle. Mientras Hyun-woo se va, la emisora de radio sintoniza y presenta a un nuevo presentador del Álbum Musical, Yoo Yeol. Hyun-woo afirma que es un milagro y se va. Confundidas, Mi-soo y otra empleada, Eun-ja, ven cómo se aleja, asumiendo que acaba de salir de la cárcel. Más tarde, Hyun-woo regresa y se presenta como empleado a tiempo parcial en la panadería. Consigue el trabajo y él y Mi-soo comienzan a trabajar juntos. Hyun-woo, Mi-soo y Eun-ja pasan mucho tiempo juntos y se abren el uno al otro. Mi-soo le cuenta a Hyun-woo su relación con Eun-ja, diciéndole que su madre falleció y que dependía de Eun-ja para hacer el pan de la panadería, por lo que Mi-soo considera a Eun-ja su familia. Después de escuchar esto, Hyun-woo confiesa que estuvo en la cárcel de menores. Todos los días se despertaba y seguía la misma rutina, por lo que siempre deseaba que al menos una cosa cambiara para cuando saliera. El día que entró en la panadería y escuchó al nuevo locutor de radio, pensó que su deseo se había cumplido y lo consideró un milagro. Durante el invierno, Hyun-woo y Mi-soo ponen un árbol de Navidad delante de la panadería. Los dos comparten un momento sentimental en el exterior mientras Mi-soo le cuenta que su madre siempre deseó compartir la felicidad con el resto de la comunidad. Eun-ja les hace señas para que vuelvan a entrar en la panadería y Hyun-woo les pide que se hagan una foto los tres para conmemorar el momento.

Alrededor de las Navidades, comienza la construcción de nuevos edificios de apartamentos en su barrio y viejos amigos de Hyun-woo lo encuentran y pasan por allí. Su presencia perturba la tranquilidad de la panadería y, finalmente, Eun-ja les pide que se vayan. Hyun-woo está a punto de irse con ellos y le pregunta si puede recibir su pago por adelantado. Eun-ja se lo da y Hyun-woo le dice que sus amigos son buenos chicos antes de irse con ellos. Mi-soo y Eun-ja se preguntan si alguna vez volverá. Más tarde esa noche, Hyun-woo y sus amigos están comiendo en un bar de soju y tienen un momento solemne para recordar a su amigo, Jyeong-hyeop que falleció. Un grupo de desconocidos pasa junto a ellos y uno comenta que parece un funeral. Uno de los amigos de Hyun-woo se enfada y se pelea con el desconocido, terminando todos en una pelea. Mi-soo espera en la panadería a que Hyun-woo vuelva, pero nunca lo hace.

En 1997, la panadería ha cerrado. Mi-soo se reúne con un consejero universitario y le confiesa que no ha conseguido trabajo en ninguna de las grandes empresas. Él le dice que tiene dos opciones: un trabajo temporal en el programa de radio de Yoo Yeol o un trabajo estable en la empresa editora de boletines. Ella decide tomar el trabajo en la compañía editora de boletines. Visita a Eun-ja, que ahora trabaja en una tienda de fideos, y le da la buena noticia. Mientras tanto, Hyun-woo trabaja como transportista de muebles. Después de su turno, su compañero de trabajo le pregunta si puede acompañar a su anciana madre a casa y Hyun-woo accede. Mientras acompaña a la anciana a casa, Mi-soo se detiene en la antigua panadería. Hyun-woo se fija en Mi-soo y le dice que le espere allí. Ella acepta y Hyun-woo regresa, preguntándole cómo ha estado después de todos estos años. Los dos se reconectan y Mi-soo le pregunta si quiere visitar la tienda de fideos de Eun-ja mañana. Hyun-woo le dice que su servicio militar comienza mañana y se ofrece a acompañarla a casa. Cuando llegan al apartamento de Mi-soo, ésta le pide que le ayude a introducir el código del apartamento, ya que le estaba costando abrirlo. Los dos pasan tiempo juntos en su apartamento y finalmente, Hyun-woo se queda a dormir. Mi-soo admite que el día que se fue, ella esperó a que volviera y Hyun-woo le dice que quería volver, pero que su libertad condicional fue revocada debido a la pelea del bar.

Por la mañana, Mi-soo se despierta antes que él y le da de alta una cuenta de correo electrónico. Se la da al marcharse y le dice que se mantenga en contacto con ella de esta manera. Los dos comparten un breve e incómodo beso antes de irse en direcciones distintas. Más tarde, esa misma noche, Mi-soo se da cuenta de que ha olvidado darle la contraseña del correo electrónico, que era su código de acceso al apartamento.

En el año 2000, la panadería se ha convertido en una oficina de una agencia inmobiliaria y se han construido nuevos complejos de apartamentos. Mi-soo se siente miserable en su trabajo de editora de boletines, donde la maquinaria es ruidosa y ella trabaja frecuentemente horas extras. Sigue enviando correos electrónicos a Hyun-woo, aunque él no puede abrir su correo electrónico. Hyun-woo acaba de ser liberado del servicio militar y trata de encontrar a Mi-soo, sólo para descubrir que se ha mudado. Decide mudarse a su antiguo apartamento y mientras está firmando el contrato de alquiler, ve el código de su antiguo apartamento y por fin consigue entrar en su cuenta de correo electrónico. Mi-soo se alegra al ver que tiene una forma de contactar con él y le pide su número para poder llamarle al día siguiente. Al día siguiente, le llama y programa un encuentro. Sin embargo, una multitud enfurecida irrumpe en el trabajo de Hyun-woo, rompiendo su teléfono. Mi-soo intenta llamarle muchas veces, pero no lo consigue. Más tarde, Mi-soo le envía un correo electrónico, diciéndole que fue una buena cosa que no se encontraran, ya que no está de humor para ponerse al día y actuar feliz. Se odia a sí misma y admite que lo único que la ha hecho feliz estos días ha sido que Hyun-woo descubriera la contraseña. Le dice que se ponga en contacto con ella cuando pase algo bueno.

Cinco años después, Mi-soo es feliz en su nuevo trabajo de editora de libros. Su jefe la lleva a una librería, donde se entera de que el nuevo libro que ha publicado es un éxito de ventas y se alegran juntos. Mientras tanto, Hyun-woo trabaja ahora en una empresa de edición de vídeo que se está instalando encima de donde ella trabaja. Los dos vuelven a conectar y Hyun-woo la lleva a su apartamento. Sorprendida, Mi-soo mira a su alrededor antes de decirle finalmente que se alegra de verle. Empiezan a salir y Mi-soo se toma tres días libres en el trabajo para pasar tiempo con Hyun-woo. Una noche, Mi-soo entra en su habitación y encuentra la foto que se hicieron en la panadería. Hyun-woo le dice que no ha tenido muchos buenos recuerdos, así que guarda las fotos para recordar esos tiempos. Le pregunta si todavía le tiene miedo, ya que solía tenerlo cuando eran más jóvenes. Ella niega con la cabeza y los dos se besan.

Más tarde, visitan a Eun-ja, que se ha casado y tiene una hijastra que le causa problemas. Su decisión ha creado una ruptura entre Mi-soo y Eun-ja. Mi-soo le dice a Hyun-woo que la visite, aunque no va con él. Mientras Eun-ja y Hyun-woo se reconectan, una estudiante llama a Eun-ja diciéndole que su hija está a punto de recibir una paliza. Eun-ja y Hyun-woo van y encuentran a Mi-soo deteniendo a la hija de Eun-ja por fumar cigarrillos. Mi-soo le pregunta por qué deja que su hija la trate mal y le cause tantos problemas. Eun-ja la calma y les sirve comida a Mi-soo y Hyun-woo. Mientras se alejan de Eun-ja, Mi-soo comenta que probablemente Eun-ja podría darse cuenta de que están saliendo.

Los dos continúan pasando tiempo juntos. En su trabajo, Hyun-woo tiene una foto de Mi-soo que ha tomado. Mi-soo también recomienda a Hyun-woo como editor de vídeo para el nuevo programa de radio visual de Yoo Yeol. Mientras tanto, el jefe de Mi-soo le dice que conseguirá que se enamore de él. Un día, Hyun-woo va a devolver unos cómics y sus viejos amigos lo encuentran. Resulta que es el décimo aniversario de la muerte de Jyeong-hyeop, de la que Hyun-woo fue culpado y encarcelado. Estaban jugando en la azotea cuando eran niños y Jyeong-hyeop se cayó, por lo que se sospecha que Hyun-woo lo empujó. El grupo se dirige a la antigua casa de Jyeong-hyeop, donde le entregan dinero a su madre. Su madre les dice que se vayan y Hyun-woo intenta decirle que es inocente, pero ella le ignora. Hyun-woo deja su teléfono en el coche de su amigo cuando vuelve a casa y Mi-soo llama, sólo para escuchar que uno de sus amigos lo tiene. Ella se reúne con el antiguo amigo de Hyun-woo para recoger el teléfono y se entera del pasado de Hyun-woo.

Sin que Hyun-woo lo sepa, Mi-soo va a visitar la casa de Jyeong-hyeop, pero su familia se ha mudado. Más tarde esa noche, Mi-soo le cuenta a Hyun-woo lo que ha aprendido y le pregunta si todo estará bien ahora. Hyun-woo está desolado, ya que rezaba para que Mi-soo nunca lo descubriera, y así poder intentar llevar una vida normal y tranquila sin que su pasado le persiga. Mi-soo le dice que nunca se lo dijo y que estaba cansada de verlo tan ansioso. Ella le ruega que no se vaya, pero él se va. Encuentra a su amigo que le habló de Jyeong-hyeop y éste le dice que aunque todos vieron morir a Jyeong-hyeop, parece que Hyun-woo fue el único que fue perdonado. Los dos se golpean y Hyun-woo visita la tienda de fideos de Eun-ja. Vuelve a casa y encuentra que Mi-soo se ha ido.

Al día siguiente, Hyun-woo vuelve a su antiguo lugar de trabajo porque se dejó allí la foto de Mi-soo, pero ésta ha sido comprada por el jefe de Mi-soo. Se encuentra con su jefe, quien le dice que tiene la foto de Mi-soo en su apartamento y que Hyun-woo y Mi-soo no son felices juntos, por lo que Mi-soo se merece a alguien mejor. Hyun-woo admite su disgusto por su jefe y le pregunta si encontrará a Mi-soo si sigue el coche de su jefe. Esto hace reír a su jefe y se marcha con Hyun-woo persiguiéndole. Mi-soo es recogida por su jefe y ve a Hyun-woo corriendo tras el coche. Le pide a su jefe que se detenga y sale del coche para hablar con Hyun-woo. Hyun-woo le confiesa que la ama, pero Mi-soo sólo le dice que deje de correr. Con el corazón roto, Hyun-woo rompe a llorar mientras Mi-soo se aleja.

Unos días después, Mi-soo visita a Eun-ja. Eun-ja le prepara rosquillas, pero le dice que ya no saben igual. Mi-soo le responde que todo en el mundo ha cambiado, excepto el sabor de sus donuts. Rememoran y Eun-ja le habla de la noche en que Hyun-woo la visitó. Dice que Hyun-woo le agradeció a Eun-ja que confiara en él, a pesar de que su abuela, su tía y su profesor nunca le creyeron.

Hyun-woo comienza su trabajo como editor de vídeo para el programa de Yoo Yeol y éste le pregunta si tiene a alguien a quien quiera saludar. Mi-soo sintoniza el programa y escucha que Hyun-woo la ha saludado en el programa y va al estudio. Encuentra a Hyun-woo recogiendo y sonríe al verlo. Hyun-woo se fija en ella y le hace una foto mientras ella le sonríe.

También te puede interesar: