Saltar al contenido

Final de Ghosts of War

Poster for the movie "Ghosts of War"
Poster for the movie "Ghosts of War"

Ghosts of War (2020 )

94 min - Terror, Suspense, Bélica, Fantasía
Título original:  Ghosts of War

Segunda Guerra Mundial. Un grupo de soldados estadounidenses se encuentra con un enemigo sobrenatural mientras ocupan un castillo francés previamente bajo control nazi.


Director:   Eric Bress

Ver online Ghosts of War

Atención
A continuación se revela como acaba Ghosts of War

🚨 Final de Ghosts of War explicado

Francia ocupada por los nazis, 1944. Una compañía de cinco soldados estadounidenses -el sargento y líder Chris, el francotirador Tappert, el médico y operador de radio Eugene, Butchie y Kirk- son asignados para vigilar un castillo en el campo que, antes de su liberación, había servido como puesto de mando para la Wehrmacht. En el camino, tienden una emboscada a un jeep alemán, matando a sus ocupantes, antes de encontrarse con un grupo de refugiados judíos de un campo de concentración.

Llegan a su destino y relevan a los ansiosos compañeros que encuentran en su puesto. Unos extraños sucesos inquietan a la compañía: ruidos inexplicables y apariciones que invaden el edificio. Chris interpreta como código morse un golpeteo repetitivo procedente de la chimenea, que Eugene transcribe como un mensaje que dice “no tengo piernas”. Al día siguiente, Eugene confiesa al grupo que desconfía del psicológicamente desequilibrado Tappert, al que ha encontrado masacrando a un grupo de Juventudes Hitlerianas en París.

Más tarde, Eugene encuentra un diario escrito por un joven soldado alemán que había ocupado previamente el castillo, en el que detallaba el destino de los Helwig, la familia aristocrática de la que se trataba. Los alemanes, tras descubrir que los Helwig habían acogido a judíos, los asesinaron brutalmente quemando vivo al padre, ahorcando a la hija y ahogando al hijo en una bañera. Mientras Eugene está transcribiendo otro mensaje en código morse, su mano se mueve sin su voluntad para deletrear el mensaje “Si te vas, mueres”.

Esa noche, una patrulla alemana ataca. Los norteamericanos matan a la mayoría de ellos, pero Butchie resulta herido de muerte tras arrojarse sobre una granada para salvar a sus compañeros. En otro lugar, los hombres se sorprenden al ver que algunos de los alemanes son asesinados por fuerzas invisibles de la misma manera que la familia Helwig. Antes de morir, Butchie despotrica de que lo que los hombres están viviendo no es real y exhorta a Chris a “recordar”.

Convencidos de que el edificio está embrujado, los supervivientes deciden marcharse y tomar posiciones en los bosques cercanos. Sin embargo, se encuentran repitiendo las experiencias que les llevaron al castillo: la emboscada del jeep, el encuentro con los refugiados. Creyendo que están malditos y que su única esperanza es dar a los cuerpos de la familia Helwig un entierro adecuado, regresan al castillo. Una fuerza invisible agarra a Chris y lo arrastra hacia un retrete. El resto de los hombres lo siguen y descubren que han sido conducidos a los cuerpos de los Helwig.

Tras enterrar a la familia en las cercanías, Eugene consulta el diario y descubre que el texto ya no es alemán sino árabe y que los Helwig eran afganos. Cuando se preparan para partir, los cuatro hombres son asaltados por los aparentes espíritus de la familia asesinada, uno de los cuales intenta ahogar a Chris. La conmoción de la experiencia le provoca alucinaciones antes de que finalmente despierte y se encuentre con que los médicos le atienden en un hospital futurista, rodeado de los cuerpos mutilados e inconscientes de sus compañeros. El doctor Engel y su equipo informan a Chris de que lo que él y sus amigos habían estado experimentando era una realidad simulada basada en la Segunda Guerra Mundial y destinada a ayudar a los soldados que sufren de estrés postraumático.

Los recuerdos de Chris comienzan a regresar. Él y sus hombres no son veteranos de la Segunda Guerra Mundial, sino soldados del ejército estadounidense actual. Su última misión en Afganistán consistía en evacuar a una familia llamada Helwig, que había estado colaborando con los estadounidenses, antes de que una patrulla del Estado Islámico les tendiera una emboscada. Los hombres, a los que su responsable de la CIA ordena que se escondan, observan desde un escondite cómo los Helwig son interrogados por un comandante del EI. Están a punto de intervenir cuando llegan refuerzos enemigos, lo que hace que Chris ordene a sus hombres que no hagan nada. A pesar de las súplicas de ayuda de la madre de la familia, ven cómo el padre muere quemado, la hija es ahorcada y el hijo es ahogado. Las fuerzas del EI se marchan y los hombres se preparan para partir antes de que la madre de la familia, desesperada, haga estallar una bomba suicida, mutilando a los cinco hombres. Con su último aliento pronuncia la palabra “Vetrulek”, una palabra que los hombres habían presenciado en su simulación y que se revela como una antigua maldición que obliga a sus destinatarios a revivir sin cesar su trauma.

De vuelta al hospital, la energía fluctúa, confundiendo al personal médico. Chris se da cuenta de que la maldición es real y que los espíritus de la familia Helwig ahora persiguen la simulación que los hombres están experimentando. Convencido de que la única forma de levantar la maldición es enfrentarse a la familia, pedir perdón y expiar sus pecados, Chris ruega que le devuelvan a la simulación. Vuelve a despertar en el lugar donde comenzaron sus experiencias: acampado por la noche con sus compañeros mientras una figura observa desde las sombras.