Final de Green Zone: Distrito protegido

Durante la ocupación de Bagdad en 2003 por tropas estadounidenses, al subteniente Roy Miller (Matt Damon) y a su equipo les encargan la misión de recorrer el desierto en busca de armas de destrucción masiva supuestamente almacenadas allí. Registran escondite tras escondite, a cual más peligroso, pero en vez de letales agentes químicos, descubren un elaborado plan que cambia el propósito de su misión. Rodeado de agentes con objetivos contradictorios, Miller debe abrirse camino entre una maraña de espías en un país desconocido mientras intenta encontrar respuestas que quizá sirvan para salvar a un gobierno o para extender la guerra en una región muy inestable. No tardará en descubrir que, en un momento difícil y en una región explosiva, el arma más difícil de encontrar es la verdad.

Dónde ver la película Green Zone: Distrito protegido online
Poster for the movie "Green Zone: Distrito protegido"
ALERTA SPOILER

A continuación, puedes leer el resumen y la explicación de Green Zone: Distrito protegido

Final de Green Zone: Distrito protegido explicado

El 19 de marzo de 2003, el general iraquí Mohammed Al-Rawi huye de su residencia en medio del bombardeo de Bagdad. Antes de abandonar el recinto, pasa un cuaderno a su ayudante Seyyed, indicándole que avise a sus oficiales para que se dirijan a sus refugios y esperen su señal.

Cuatro semanas más tarde, el suboficial jefe CBRN del ejército estadounidense Roy Miller y su pelotón revisan un almacén en busca de armas de destrucción masiva iraquíes. Para sorpresa de Miller, el almacén no ha sido asegurado, con saqueadores entrando y saliendo, ya que los soldados de la 101ª División Aerotransportada están demasiado limitados en fuerza para hacer mucho. Tras un tiroteo con un francotirador, Miller comprueba que el almacén está vacío, la tercera vez consecutiva que una misión oficial lleva a un callejón sin salida. Más tarde, en una reunión informativa, Miller señala que la mayor parte de la información que se le proporciona es inexacta y anónima. Los oficiales de alto rango desestiman rápidamente sus preocupaciones. Después, el oficial de la CIA Martin Brown le dice que el siguiente lugar que debe buscar fue inspeccionado por un equipo de la ONU dos meses antes y que también se ha confirmado que está vacío.

Mientras tanto, el funcionario del Departamento de Defensa estadounidense Clark Poundstone recibe en el aeropuerto al político iraquí exiliado Ahmed Zubaidi, que regresa. Allí Poundstone es interrogado por el periodista del Wall Street Journal Lawrie Dayne. Ésta le dice que necesita hablar directamente con “Magallanes” (basado en el informante de la vida real “Curveball”), pero Poundstone se desentiende de ella.

Mientras tanto, mientras revisa otro sitio poco prometedor, Miller es abordado por un iraquí que se hace llamar “Freddy”, quien le dice que vio a algunos VIPs del Partido Ba’ath reunidos en una casa cercana. Entre ellos se encuentran Al-Rawi y sus oficiales y ayudantes en Bagdad, que están discutiendo la situación actual. Al-Rawi decide esperar a que los estadounidenses le ofrezcan un trato y atacar si no lo hacen. Al terminar la reunión, Miller y sus hombres irrumpen en la casa. Al-Rawi escapa por poco, pero Seyyed es capturado. Antes de que Miller pueda extraer mucha información, Seyyed es llevado por personal de Operaciones Especiales; sin embargo, Miller se queda con el cuaderno de Al-Rawi. Dayne vuelve a quejarse a Poundstone, pero éste afirma que lo que está en juego es mucho más importante que su papel en la venta de periódicos.

Miller va al hotel de Brown en la Zona Verde, donde le cuenta lo sucedido y le da el cuaderno. Brown se encarga de que Miller entre en la prisión donde Seyyed está siendo interrogado. Miller es entonces abordado por Dayne, que le interroga sobre los falsos informes de las armas de destrucción masiva. Miller se abre paso para ver a Seyyed. Casi muerto tras ser torturado, le dice a Miller que “hicieron todo lo que nos pidió en la reunión”. Cuando Miller le pregunta de qué reunión está hablando, él dice una palabra: “Jordania”. Miller se enfrenta entonces a Dayne por la falsa información que publicó, pero ella se niega a identificar a Magallanes, su fuente. Después de que Miller le diga que sospecha que Al-Rawi es Magallanes, Dayne confirma a regañadientes que Magallanes se reunió con un alto funcionario en febrero en Jordania.

Miller se da cuenta de que los hombres de Poundstone están persiguiendo a Al-Rawi, y sólo se le ocurre una razón: Al-Rawi confirma que no había ningún programa iraquí de armas de destrucción masiva, y ahora es un gran lastre. Poundstone confisca el cuaderno de Martin, que contiene la ubicación de los pisos francos de Al-Rawi. Cuando Miller intenta concertar una reunión con Al-Rawi, es secuestrado por los hombres de éste tras el anuncio de Poundstone de la decisión de disolver todo el ejército iraquí. Al-Rawi le dice a Miller que informó a Poundstone de que el programa de armas de destrucción masiva había sido desmantelado tras la Primera Guerra del Golfo Pérsico; sin embargo, Poundstone informó de que Al-Rawi había confirmado que había armas de destrucción masiva para que el gobierno estadounidense tuviera una excusa para invadir. Los hombres de Poundstone atacan los lugares indicados en el cuaderno. Cuando llegan al escondite del general, éste huye y ordena a un hombre que mate a Miller. Miller consigue matar a su captor y corre tras Al-Rawi, capturándolo finalmente, pero Freddy aparece de repente y dispara al general, diciéndole a Miller que “el destino de Irak no lo decides tú”. Con su único testigo contra Poundstone ahora muerto, Miller le dice a Freddy que huya.

Más tarde, Miller escribe un informe mordaz. Se enfrenta a Poundstone en una reunión y le entrega el informe, pero Poundstone lo desestima, diciéndole a Miller que las ADM no importan. Poundstone se reincorpora a la reunión y ve cómo los líderes de las facciones iraquíes rechazan a Zubaidi, elegido por Estados Unidos como líder de Irak, por considerarlo una marioneta estadounidense y se marchan. Posteriormente, Dayne recibe el informe de Miller por correo electrónico. La lista de destinatarios incluye a reporteros de las principales agencias de noticias de todo el mundo.

También te puede interesar: