Saltar al contenido

Final de Greyhound: Enemigos bajo el mar

Poster for the movie "Greyhound"

Greyhound (2020 )

91 min - Bélica, Acción, Drama
Valoración en TMDb 4.8/10 (4)

Durante los primeros días de la participación de Estados Unidos en la Segunda Guerra Mundial, un convoy internacional de 37 barcos aliados, encabezado por el comandante Ernest Krause, cruza el Atlántico Norte mientras es perseguido por submarinos alemanes.


Director:   Aaron Schneider


Fecha de estreno: 2020-07-10

Atención
A continuación se revela como acaba Greyhound

Final de Greyhound: Enemigos bajo el mar explicado

Protagonizada por Tom Hanks, “Greyhound” se desarrolla durante la Segunda Guerra Mundial y sigue los acontecimientos de una de sus batallas más importantes.

Un comandante de la Armada es enviado a su primera misión de guerra donde tiene que llevar a uno de los barcos a través del mar a la frontera europea de los Aliados. Mientras reciben apoyo aéreo durante una buena parte de su viaje, es el lapso de tiempo de cuarenta y ocho horas sin él que tienen que sobrevivir en el mar. El trabajo pasa factura al capitán que encuentra cada minuto de estas horas imposible de sobrevivir. Pero a pesar de toda la desesperanza, tiene que llegar al otro lado, no importa lo que cueste. Si aún no has visto la película, dirígete al Apple TV Plus.

Resumen de la trama

En 1942, el Capitán Krause es puesto a cargo de un convoy de barcos mercantes. Un total de 37 barcos están bajo su mando, y él lidera el camino con el USS Keeling, con el distintivo Greyhound. Esta es su primera misión en tiempo de guerra, pero tiene suficiente experiencia en el mar para lograrlo. Sin embargo, también se siente inseguro debido a su inexperiencia en la guerra, y con tantos jóvenes soldados bajo su mando, se siente responsable de todas sus vidas. Su trabajo es llevar a todos sanos y salvos al otro lado, sobreviviendo 48 horas en el mar sin ningún tipo de apoyo aéreo con el peligro de los submarinos alemanes asomándose por todos lados.

El final

Tan pronto como Greyhound entra en el hoyo negro, los submarinos enemigos empiezan a rodearlos. Muy pronto, tienen su primer encuentro con el enemigo, y con la rápida toma de decisiones y la perspicacia del capitán, salen indemnes. Sin embargo, un problema mayor sale a la superficie poco después. Resulta que lo que presenciaron fue solo la punta del iceberg y los submarinos alemanes, que se hacen llamar la manada de lobos, los han rodeado. Los submarinos siguen cribando por encima y por debajo del agua y sólo necesitan una grieta en su armadura para derribar a todo el barco.

Mientras que la luz del día ayuda a mantener a los enemigos a la vista, es la cobertura de la noche es lo que los enemigos usan para acercarse sigilosamente a ellos. El capitán y sus hombres tienen que confiar en la precisión del radar y otros dispositivos para estar al tanto de cualquier cambio en la posición de los submarinos alemanes. Sin embargo, el frío cortante y el mal funcionamiento del equipo en momentos críticos hace que sea difícil para Krause decidir un curso de acción correcto.

En uno de estos casos es cuando toma una mala decisión. Para distraer al Greyhound, los submarinos utilizan un tipo especial de señuelo para su localización. Cuando el barco capta su señal, creen que han localizado al submarino, que en realidad ya ha huido a un lugar seguro. Krause decide atacar al submarino pero desperdicia su preciosa munición en el señuelo. En las últimas horas de la batalla, el Greyhound ya ha agotado la mayoría de sus recursos y ha hecho más fácil para los alemanes derribarlos.

Mientras lidia con la carga de sus errores, la expectativa de sus hombres de sacarlos de allí con vida, y la mera responsabilidad de garantizar la seguridad de los barcos mercantes, Krause también sufre ataques psicológicos por parte de los alemanes que han logrado interceptar sus señales. Se burlan de Krause por cómo los tienen rodeados. Utilizan la pérdida de tres barcos para sacar a relucir sus vulnerabilidades y decirle a Krause que él y sus hombres también van a morir. Pero él persevera contra todo eso.

Con cada hora que pasa, el Greyhound acorta la distancia entre él y el apoyo aéreo, pero el peligro de los submarinos también aumenta. La presión para cruzar el Foso lo antes posible aumenta y con sólo un par de horas más, los alemanes planean su ataque final. Rodeado de submarinos, Krause tiene que desviar los ataques de todos los lados. En un momento dado, encuentra tres torpedos apuntando a su barco, pero una rápida maniobra por su parte los salva.

Finalmente, cruzan el Foso, y con la llegada del apoyo aéreo, el peligro disminuye también. Krause transmite las estadísticas de la situación al mando, que le felicita y le pide que descanse mientras hace su trabajo. Les pide que le dejen continuar en su puesto, pero le dicen que debe prepararse para el viaje de vuelta. Cansado y agotado, Krause suelta el mando y se retira a sus aposentos donde, tras no haber pegado un ojo durante más de 48 horas, se duerme.

funko tony stark

Funko Pop: Avengers Endgame, Tony Stark

Ver más