Final de Inside Job

Documental no sólo sobre las causas, sino también sobre los responsables de la crisis económica mundial de 2008, que signíficó la ruina de millones de personas que perdieron sus hogares y empleos, y, además, puso en peligro la estabilidad económica de los países desarrollados. A través de una extensa investigación y de entrevistas a financieros, políticos y periodistas, se muestra el auge de empresarios sin escrúpulos y la degradación de la política y la educación.

Dónde ver la película Inside Job online
Poster for the movie "Inside Job"
ALERTA SPOILER

A continuación, puedes leer el resumen y la explicación de Inside Job

Final de Inside Job explicado

El documental se divide en cinco partes. Comienza examinando cómo Islandia fue altamente desregulada en 2000 y la privatización de sus bancos. Cuando Lehman Brothers quebró y AIG se hundió, Islandia y el resto del mundo entraron en una recesión global. En la conferencia anual de la Reserva Federal en Jackson Hole en 2005, Raghuram Rajan, entonces economista jefe del FMI, advirtió sobre los crecientes riesgos del sistema financiero y propuso políticas que los redujeran. El ex secretario del Tesoro de Estados Unidos, Lawrence Summers, calificó las advertencias de “equivocadas” y al propio Rajan de “ludópata”. Sin embargo, tras la crisis financiera de 2007-2008, las opiniones de Rajan se consideraron premonitorias y fue entrevistado ampliamente para esta película.

Parte I: Cómo hemos llegado hasta aquí

El sector financiero estadounidense estuvo regulado de 1941 a 1981, seguido de un largo periodo de desregulación. A finales de la década de 1980, una crisis de ahorros y préstamos costó a los contribuyentes unos 124.000 millones de dólares. A finales de los 90, el sector financiero se había consolidado en unas pocas empresas gigantes. En marzo de 2000, la burbuja de las acciones de Internet estalló porque los bancos de inversión promocionaron empresas de Internet que sabían que iban a fracasar, lo que supuso 5 billones de dólares en pérdidas para los inversores. En los años 90, los derivados se popularizaron en el sector y añadieron inestabilidad. Los esfuerzos por regular los derivados se vieron frustrados por la Ley de Modernización de Futuros de Materias Primas de 2000, respaldada por varios funcionarios clave. En la década de 2000, el sector estaba dominado por cinco bancos de inversión (Goldman Sachs, Morgan Stanley, Lehman Brothers, Merrill Lynch y Bear Stearns), dos conglomerados financieros (Citigroup, JPMorgan Chase), tres compañías de seguros titulizados (AIG, MBIA, AMBAC) y las tres agencias de calificación (Moody’s, Standard & Poor’s, Fitch). Los bancos de inversión agruparon las hipotecas con otros préstamos y deudas en obligaciones de deuda colateralizada (CDO), que vendieron a los inversores. Las agencias de calificación otorgaron a muchos CDO la calificación AAA. Los préstamos de alto riesgo dieron lugar a préstamos abusivos. Muchos propietarios de viviendas recibieron préstamos que nunca pudieron devolver.

Parte II: La burbuja (2001-2007)

Durante el boom inmobiliario, la proporción de dinero prestado por un banco de inversión frente a los activos propios del banco alcanzó niveles sin precedentes. El credit default swap (CDS), era algo parecido a una póliza de seguro. Los especuladores podían comprar CDS para apostar contra CDO que no poseían. Numerosos CDO estaban respaldados por hipotecas de alto riesgo. Goldman-Sachs vendió más de 3.000 millones de dólares en CDO en el primer semestre de 2006. Goldman también apostó contra los CDO de bajo valor, diciendo a los inversores que eran de alta calidad. Las tres mayores agencias de calificación contribuyeron al problema. Los instrumentos con calificación AAA se dispararon, pasando de un puñado en 2000 a más de 4.000 en 2006.

Parte III: La crisis

El mercado de CDO se hundió y los bancos de inversión se quedaron con cientos de miles de millones de dólares en préstamos, CDO y bienes inmuebles que no podían descargar. La Gran Recesión comenzó en noviembre de 2007 y, en marzo de 2008, Bear Stearns se quedó sin efectivo. En septiembre, el gobierno federal se hizo cargo de Fannie Mae y Freddie Mac, que habían estado al borde del colapso. Dos días después, Lehman Brothers se hundió. Todas estas entidades tenían calificaciones AA o AAA a los pocos días de ser rescatadas. Merrill Lynch, al borde del colapso, fue adquirido por Bank of America. Henry Paulson y Timothy Geithner decidieron que Lehman debía declararse en quiebra, lo que provocó el colapso del mercado de papel comercial. El 17 de septiembre, la insolvente AIG fue absorbida por el gobierno. Al día siguiente, Paulson y el presidente de la Reserva Federal, Ben Bernanke, pidieron al Congreso 700.000 millones de dólares para rescatar a los bancos. El sistema financiero mundial se paralizó. El 3 de octubre de 2008, el presidente George W. Bush firmó el Programa de Alivio de Activos en Problemas, pero los mercados bursátiles mundiales siguieron cayendo. Los despidos y las ejecuciones hipotecarias continuaron y el desempleo aumentó hasta el 10% en Estados Unidos y la Unión Europea. En diciembre de 2008, GM y Chrysler también se enfrentaban a la quiebra. Las ejecuciones hipotecarias en Estados Unidos alcanzaron niveles sin precedentes.

Parte IV: Responsabilidad

Los altos ejecutivos de las empresas insolventes salieron con sus fortunas personales intactas. Los ejecutivos habían elegido a dedo sus consejos de administración, que repartieron miles de millones en bonificaciones tras el rescate gubernamental. Los grandes bancos crecieron en poder y redoblaron los esfuerzos contra la reforma. Los economistas académicos habían defendido durante décadas la desregulación y habían contribuido a dar forma a la política estadounidense. Siguieron oponiéndose a la reforma después de la crisis de 2008. Algunas de las consultoras implicadas fueron Analysis Group, Charles River Associates, Compass Lexecon y Law and Economics Consulting Group (LECG). Muchos de estos economistas tenían conflictos de intereses, pues cobraban sumas como consultores de empresas y otros grupos implicados en la crisis financiera.

Parte V: Dónde estamos ahora

Decenas de miles de trabajadores de fábricas estadounidenses fueron despedidos. Las reformas financieras de la administración entrante de Obama fueron débiles, y no se propuso una regulación significativa de las prácticas de las agencias de calificación, los grupos de presión y la remuneración de los ejecutivos. Geithner se convirtió en Secretario del Tesoro. Martin Feldstein, Laura Tyson y Lawrence Summers fueron los principales asesores económicos de Obama. Bernanke volvió a ser nombrado presidente de la Fed. Los países europeos impusieron regulaciones estrictas sobre la remuneración de los bancos, pero Estados Unidos se resistió.

Crítica

La película fue aclamada por la crítica. En el portal de crítica Rotten Tomatoes, la película tiene un índice de aprobación del 98% basado en 147 críticas, con una calificación media de 8,21/10. El consenso de la crítica del sitio web dice: “Descorazonador, pero imprescindible, el documental de Charles Ferguson explora la crisis financiera mundial de 2008 con un rigor ejemplar”. En Metacritic, la película tiene una puntuación media ponderada de 88 sobre 100, basada en 27 críticos, lo que indica una “aclamación universal”.

Roger Ebert describió la película como “un documental furioso y bien argumentado sobre cómo la industria inmobiliaria estadounidense se propuso deliberadamente defraudar al inversor estadounidense de a pie”. A. O. Scott, de The New York Times, escribió que “el Sr. Ferguson ha reunido la fuerza moral de un sermón que sacude el púlpito. El hecho de que lo pronuncie con rigor, moderación y buen humor hace que su caso sea aún más devastador”. Logan Hill, de la revista New York, describió la película como un “documental indignado y desgarrador”, destacando la “eficaz presencia” del narrador Matt Damon. Peter Bradshaw, de The Guardian, dijo que la película era “tan apasionante como cualquier thriller”. También dijo que estaba obviamente influenciada por Michael Moore, describiéndola como “una película de Moore con los gags y las acrobacias eliminados”. En 2011, un editor de Metacritic clasificó la película en primer lugar en el tema de la crisis financiera de 2008.

La película fue seleccionada para una proyección especial en el Festival de Cannes de 2010. Un crítico que escribió desde Cannes caracterizó la película como “una historia compleja contada muy bien y con una gran cantidad de rabia sin paliativos”.

También te puede interesar: