Final de Invictus

2 h 14 min

Película basada en el libro de John Carlin "El factor humano" (Playing the enemy: Nelson Mandela and the Game That Changed the World) y ambientada después de que Nelson Mandela saliera de la cárcel y se convirtiera en presidente de Sudáfrica. Poco después, en 1995, el país celebró el campeonato del mundo de rugby, tras años de ser excluidos de las competiciones debido al apartheid. Evento que Mandela (Morgan Freeman) impulsó y utilizó, con la ayuda de la estrella de rugby Francois Pienaar (Matt Damon), como vía para acabar con el odio y la desconfianza existente durante décadas entre la población blanca y negra del país.

Dónde ver la película Invictus online
Poster for the movie "Invictus"
ALERTA SPOILER

A continuación, puedes leer el resumen y la explicación de Invictus

Final de Invictus explicado

El 11 de febrero de 1990, Nelson Mandela es liberado de la prisión Victor Verster tras haber pasado 27 años en la cárcel[6]. Cuatro años después, Mandela es elegido primer presidente negro de Sudáfrica. Su presidencia se enfrenta a enormes desafíos en la era post-Apartheid, como la pobreza y la delincuencia desenfrenadas, y Mandela está especialmente preocupado por las divisiones raciales entre los sudafricanos blancos y negros, que podrían conducir a la violencia. La mala voluntad de ambos grupos se percibe incluso en su propio cuerpo de seguridad, donde las relaciones entre los oficiales blancos, que habían custodiado a los predecesores de Mandela, y las incorporaciones negras del CNA al cuerpo de seguridad son frías y están marcadas por la desconfianza mutua.

Mientras asiste a un partido entre los Springboks, el equipo de rugby del país, e Inglaterra, Mandela reconoce que algunos negros presentes en el estadio animan a Inglaterra, y no a su propio país, ya que los Springboks, mayoritariamente blancos, representan para ellos los prejuicios y el apartheid; comenta que él hizo lo mismo mientras estuvo encarcelado en Robben Island. Sabiendo que Sudáfrica está preparada para acoger la Copa del Mundo de Rugby de 1995 dentro de un año, Mandela convence a una reunión del recién dominado Comité Deportivo Sudafricano para que apoye a los Springboks. A continuación, se reúne con el capitán del equipo de rugby de los Springboks, François Pienaar (Matt Damon), y le da a entender que una victoria de los Springboks en el Mundial unirá e inspirará a la nación. Mandela también comparte con François un poema británico, “Invictus”, que le había inspirado durante su estancia en prisión.

François y sus compañeros de equipo se entrenan. Muchos sudafricanos, tanto blancos como negros, dudan de que el rugby pueda unir a una nación desgarrada por casi 50 años de tensiones raciales, ya que para muchos negros, especialmente los radicales, los Springboks simbolizan la supremacía blanca. Sin embargo, tanto Mandela como Pienaar se mantienen firmes en su teoría de que el juego puede unir con éxito al país sudafricano.

Las cosas empiezan a cambiar cuando los jugadores se relacionan con los aficionados y entablan una amistad con ellos. Durante los primeros partidos, el apoyo a los Springboks empieza a crecer entre la población negra. En el segundo partido, todo el país se une para apoyar a los Springboks y los esfuerzos de Mandela. El equipo de seguridad de Mandela también se une a medida que los oficiales de diversas razas llegan a respetar la profesionalidad y la dedicación de sus compañeros.

Mientras Mandela observa, los Springboks derrotan a uno de sus archirrivales -Australia, los campeones defensores y conocidos como los Wallabies- en su primer partido. A continuación, siguen desafiando todas las expectativas y, mientras Mandela lleva a cabo negociaciones comerciales en Taiwán, derrotan a Francia bajo una intensa lluvia para pasar a la final contra su otro archienemigo: Nueva Zelanda, conocida como los All Blacks. Nueva Zelanda y Sudáfrica eran consideradas universalmente como las dos mejores naciones de rugby, y los Springboks eran entonces el único equipo que tenía un récord de victorias (20-19-2) contra los All Blacks, desde su primer encuentro en 1921.

Mientras tanto, un día durante el torneo, el equipo de los Springboks visitó Robben Island, donde Mandela pasó los primeros 18 de sus 27 años de cárcel. Allí, Pienaar se inspira en la voluntad de Mandela y en su idea de autodominio en “Invictus”. François menciona su asombro por el hecho de que Mandela “pudiera pasar treinta años en una diminuta celda, y salir dispuesto a perdonar a la gente que le puso allí”.

Apoyado por un gran público de todas las razas en el estadio Ellis Park de Johannesburgo, Pienaar motiva a sus compañeros para la final. El equipo de seguridad de Mandela se lleva un susto cuando, justo antes del partido, un avión Boeing 747-200 de South African Airways vuela a baja altura sobre el estadio. Sin embargo, no se trata de un intento de asesinato, sino de una demostración de patriotismo, con el mensaje “Good Luck, Bokke” -el apodo afrikáans de los Springboks- pintado en la parte inferior de las alas del avión. Mandela también es famoso por llegar al campo antes del partido con una gorra de los Springboks y una réplica de la camiseta número 6 de Pienaar.

Los Springboks completan su racha venciendo a los All Blacks por 15-12 en la prórroga, gracias a un drop goal del fly-half Joel Stransky. Mandela y Pienaar se reúnen en el campo para celebrar la improbable e inesperada victoria, y Mandela le entrega a Pienaar la Copa William Webb Ellis, ya que los Springboks son ahora los campeones del mundo de rugby. El coche de Mandela se aleja entonces por las calles atestadas de tráfico que abandonan el estadio. Insiste en que no hay prisa, ya que su equipo de seguridad ha querido cambiar la ruta debido a los vítores de la multitud. Mientras Mandela observa a los sudafricanos celebrando juntos en la calle desde su coche, se oye su voz recitando de nuevo “Invictus”.

También te puede interesar: