Final de La Batalla del Río de la Plata

En los primeros años de la Segunda Guerra Mundial, la Royal Navy libra una batalla desesperada para mantener abiertas las rutas de convoyes en el Atlántico y poder abastecer a las islas británicas, enfrentándose así al gran peligro que suponen los numerosos buques de guerra alemanes que, como el Admiral Graf Spee, recorren el océano en busca de cargueros que hundir.

Dónde ver la película La Batalla del Río de la Plata online
Poster for the movie "La Batalla del Río de la Plata"
ALERTA SPOILER

A continuación, puedes leer el resumen y la explicación de La Batalla del Río de la Plata

Final de La Batalla del Río de la Plata explicado

En los primeros meses de la Segunda Guerra Mundial, la Kriegsmarine de la Alemania nazi envía a los asaltantes mercantes para que ataquen a los barcos aliados. La Royal Navy responde con grupos de caza cuya misión es detenerlos. El grupo que encuentra al acorazado de bolsillo Admiral Graf Spee, fuertemente armado, cerca de Sudamérica, se ve superado, ya que el Admiral Graf Spee está equipado con cañones de largo alcance de 11 pulgadas (279 mm), y el crucero pesado británico Exeter tiene cañones mucho más ligeros de 8 pulgadas (203 mm), y los cruceros ligeros Ajax y Achilles tienen cañones de 6 pulgadas (152 mm). Sin embargo, pasan directamente al ataque, acercándose rápidamente para minimizar la sustancial ventaja del Graf Spee en cuanto a alcance de tiro.

Los británicos están dirigidos por el comodoro Harwood (Anthony Quayle), con el capitán Woodhouse (Ian Hunter) al mando del buque insignia Ajax, el capitán Bell (John Gregson) Exeter y el capitán Parry (Jack Gwillim) Achilles. Los británicos utilizan su superioridad numérica para dividir su fuego atacando desde diferentes direcciones, pero el Almirante Graf Spee, al mando del Capitán Hans Langsdorff (Peter Finch), inflige mucho daño a sus enemigos. El Exeter resulta especialmente dañado y se ve obligado a retirarse de la batalla.

El Admiral Graf Spee sufre algunos daños y se refugia en el puerto neutral de Montevideo, Uruguay, para ser reparado. De acuerdo con el derecho internacional, el barco puede permanecer en un puerto neutral sólo el tiempo suficiente para reparar su estado de navegabilidad, no para reabastecerse para la batalla. Los británicos exigen inicialmente a las autoridades uruguayas que envíen al Almirante Graf Spee al mar en un plazo de 24 horas, pero una vez que reconocen que pueden llegar refuerzos para una inminente segunda batalla, cambian de estrategia y presionan para que se conceda una prórroga a los alemanes. En realidad, los buques británicos más poderosos están todavía muy lejos, pero los medios de comunicación locales difunden noticias falsas de que han llegado más buques de guerra de la Royal Navy, incluidos acorazados y portaaviones; en realidad, sólo esperan tres cruceros (el Exeter ha sido sustituido por el HMS Cumberland).

Engañado por la artimaña, Langsdorff saca su barco con una tripulación esquelética a bordo. Mientras los espectadores observan desde la orilla, se dirige por el Río de la Plata hacia mar abierto, estalla en llamas por una serie de explosiones y es hundido. Esto supone un alivio para la flota de la Royal Navy, que informa: “Hoy se han salvado muchas vidas“. Luego, a bordo de un buque mercante alemán en el puerto interior, Langsdorff es felicitado por su decisión humana por el capitán mercante británico Dove.

También te puede interesar: