Final de La boda de Muriel

Muriel es una chica con sobrepeso que vive en un mundo de fantasía, canciones de ABBA y catálogos nupciales. Sueña con un príncipe azul que algún día la liberará de su odiosa familia y de sus burlonas amigas. Cansada de esperar su llegada, decide irse a la ciudad y buscarlo. Uno de los mayores éxitos del cine australiano de los noventa.

Dónde ver la película La boda de Muriel online
Poster for the movie "La boda de Muriel"
ALERTA SPOILER

A continuación, puedes leer el resumen y la explicación de La boda de Muriel

Final de La boda de Muriel explicado

Muriel Heslop, una joven socialmente torpe, es el blanco de las burlas de sus superficiales y egoístas amigas, Tania, Cheryl, Janine y Nicole. Se pasa el tiempo escuchando canciones de ABBA y soñando constantemente con una boda glamurosa que la saque del pueblo playero sin salida de Porpoise Spit y la aleje de su dominante padre, Bill, un político corrupto que menosprecia constantemente a su mujer, Betty, y a sus cinco hijos.

Muriel asiste a la boda de Tania y Chook, durante la cual ve a Chook y a Nicole teniendo sexo en una lavandería. La invitada a la boda, Dianne, una detective de los grandes almacenes, denuncia a la policía por el robo del vestido que lleva puesto, y la policía escolta públicamente a Muriel fuera de la recepción.

Poco después, la rumoreada amante de Bill, Deidre Chambers, recluta a Muriel para su negocio de marketing multinivel, y las “amigas” de Muriel la expulsan oficialmente de su grupo tras aclarar que no las acompañará en unas vacaciones en la isla. Betty firma un cheque en blanco para que Muriel compre productos para el negocio de cosméticos, pero Muriel utiliza el cheque para retirar 12.000 dólares y seguir a sus antiguas amigas a la isla de todos modos. Allí, Muriel se encuentra con Rhonda Epinstall, una antigua conocida del instituto, y rápidamente entablan una amistad que se consolida cuando Rhonda le cuenta alegremente a Tania lo de Nicole y Chook.

Muriel vuelve a casa y es confrontada por Betty en relación con el dinero robado. Muriel huye inmediatamente a Sydney, compartiendo piso con Rhonda y cambiando su nombre por el de Mariel. Consigue un trabajo en un videoclub, conoce y sale brevemente con un hombre torpe pero amable, Brice Nobes.

Una noche, Rhonda se cae de repente, aparentemente paralizada. Mientras está en el hospital, Muriel llama a casa y se entera de que su padre está siendo investigado por aceptar sobornos. Rhonda tiene un tumor canceroso en la columna vertebral y es sometida a múltiples operaciones, lo que la deja permanentemente incapacitada para caminar. Muriel le promete a Rhonda que la cuidará y no la dejará volver a Porpoise Spit. También aprovecha la crisis de salud de Rhonda para que la mimen en numerosas tiendas de novias, probándose vestidos de novia y haciéndose fotos para satisfacer sus sueños de boda. Cuando Rhonda descubre lo que ha hecho Muriel, ésta le confiesa finalmente su fijación por una boda de cuento, y tienen una airada pelea.

Desesperada, Muriel entra en una conspiración para casarse con el nadador sudafricano David Van Arkle para que pueda unirse al equipo de Australia en los próximos Juegos Olímpicos; los padres de David le pagan 10.000 dólares por su participación en el plan. En la elaborada boda de Muriel en Sídney, ella muestra a Tania, Cheryl y Janine como sus damas de honor; Rhonda, disgustada por el comportamiento de Muriel, se niega a ser una de ellas. Bill trata abiertamente a Deidre como su cita, y Betty llega tarde a la boda por no poder pagar los billetes de avión; Muriel no se fija en ella en la boda. Rhonda se traslada a casa de su madre, incapaz de vivir en Sidney sin ayuda. Después de la boda, David le deja claro su desprecio por Muriel.

En Porpoise Spit, una Betty cada vez más angustiada roba un par de sandalias que se prueba, y Dianne llama a la policía. Bill se encarga de que los cargos desaparezcan. Poco después de que Betty suplique a Bill, diciéndole que necesita ayuda, él anuncia su intención de divorciarse de ella y casarse con Deidre. Más tarde, Betty es encontrada muerta por su hija, Joanie. Deidre afirma que Betty tuvo un ataque al corazón, pero Joanie revela a Muriel que se suicidó.

Cuando Muriel se derrumba en el funeral de su madre, David la consuela y finalmente consuman su matrimonio. La muerte de su madre obliga a Muriel a analizar su vida y le dice a David que no puede seguir casada con él porque ninguno de los dos está enamorado y quiere dejar de mentir.

Bill le pide a Muriel que le ayude a criar a sus hermanos, ya que es menos probable que Deidre se case con él con los niños a cuestas. Además, ha perdido su trabajo en el ayuntamiento. Muriel se enfrenta a él, dándole 5.000 dólares del dinero de su boda y diciéndole que le devolverá el resto de la cantidad robada cuando consiga un trabajo en Sydney. Al impresionar a su padre con su personalidad más asertiva, Muriel le exige que deje de maltratar verbalmente a sus hermanos.

Muriel va a casa de Rhonda, donde los antiguos torturadores de Muriel están de visita, y se ofrece a llevarla de vuelta a Sydney. Rhonda acepta y hace saber a las otras chicas lo que piensa de ellas. Muriel y Rhonda se dirigen al aeropuerto, dejando felizmente atrás Porpoise Spit por un futuro más prometedor.

También te puede interesar: