Saltar al contenido

Final de La costa de los mosquitos

Final de la película La costa de los mosquitos
Final de la película La costa de los mosquitos

La costa de los mosquitos (1986 )

117 min - Aventura, Drama

Un brillante inventor (Harrison Ford), hastiado del consumismo de la sociedad moderna, decide alejarse de la civilización con su familia y emprender una nueva vida en plena jungla. Bajo su guía, su nuevo hogar se convierte en un paraíso gracias a sus inventos, pero pronto su mente comienza a desmoronarse.


Director:   Peter Weir

Donde ver online

Atención
A continuación se revela como acaba La costa de los mosquitos

Final de La costa de los mosquitos explicado

Allie Fox es una brillante pero obstinada inventora que se ha hartado del sueño americano y del consumismo. Además, cree que se avecina una guerra nuclear como consecuencia de la codicia y el crimen estadounidenses. Después de que Allie y su hijo mayor Charlie adquieran los componentes en un vertedero local, termina de montar su última creación, una máquina de hielo conocida como Fat Boy. El jefe de Allie, el Sr. Polski, propietario de una granja de espárragos, se queja de que Allie no se ocupa de los espárragos, que se están pudriendo. Allie, Charlie y el hijo menor de Allie, Jerry, se reúnen con el Sr. Polski y Allie le muestra “Fat Boy”. La máquina no impresiona a Polski. Mientras pasa por los campos, una abatida Allie comenta que los inmigrantes están recogiendo espárragos y dice que en su lugar de origen consideran el hielo como un lujo.

A la mañana siguiente, Allie organiza una fiesta para los trabajadores inmigrantes antes de comunicar a su familia que van a abandonar los Estados Unidos. A bordo de una barcaza panameña, la familia conoce al reverendo Spellgood, un misionero, a su esposa y a su hija, Emily. Allie y el reverendo chocan debido a sus opiniones religiosas opuestas. Cuando la barcaza atraca en la ciudad de Belice, las familias desembarcan y toman caminos distintos. Un alemán borracho le compra a Allie un pequeño pueblo llamado Jerónimo, situado en la selva tropical junto al río.

El Sr. Haddy lleva a Allie y a su familia río arriba hasta Jerónimo. Allie conoce a los habitantes y procede a construir una nueva y “avanzada” civilización, inventando muchas cosas nuevas en el proceso. Los lugareños se muestran amables con Allie y su familia, pero la voluntad de Allie de construir una civilización utópica les hace trabajar hasta el límite. El reverendo Spellgood llega para convertir a los ciudadanos de Jerónimo. En el proceso, Allie y Spellgood se denuncian mutuamente, lo que provoca un cisma permanente: Allie cree que Spellgood es un fanático religioso; Spellgood cree que Allie es comunista. Allie se pone a construir una enorme versión de “Fat Boy” que pueda abastecer de hielo a la ciudad. Al terminar la máquina, Allie oye rumores de una tribu nativa en las montañas que nunca ha visto el hielo. Allie recluta a sus dos hijos para que lleven una carga de hielo a la selva para abastecer a la tribu. Al llegar, Allie descubre que la carga se ha derretido y que la tribu ya ha sido visitada por los misioneros.

Cuando Allie regresa a Jerónimo, se entera de que Spellgood se ha marchado con gran parte de la población, asustándola con historias de la destrucción bíblica de Dios. El pueblo, casi vacío, recibe la visita de tres rebeldes que exigen utilizar Jerónimo como base. Allie y su familia acceden a alojarlos mientras Allie urde un plan para librarse de ellos. Dispuesta a congelarlos hasta la muerte, Allie mete a los rebeldes en la gigantesca máquina de hielo, le dice a Charlie que bloquee su única otra salida y la activa. Los rebeldes, que se despiertan presas del pánico, intentan salir a tiros. Para horror de Allie, los disparos de los rebeldes provocan una explosión dentro de la máquina. A la mañana siguiente, tanto la máquina como la casa de la familia están en ruinas, y los productos químicos de la máquina destruida han contaminado gravemente el río.

Obligados a ir río abajo, Allie y su familia llegan a la costa. La madre y los niños se alegran, creyendo que pueden volver a los Estados Unidos. Allie, que se niega a creer que su sueño se haya roto, anuncia que tienen todo lo que necesitan en la playa y les dice que los Estados Unidos han sido destruidos en una guerra nuclear. Instalándose en la playa en una casa flotante que ha construido, y rechazando la ayuda del Sr. Haddy, Allie cree que la familia ha logrado construir una utopía. Una noche, la marejada de un ciclón tropical casi obliga a la familia a adentrarse en el mar, hasta que Charlie revela que ha estado escondiendo componentes del motor (que el Sr. Haddy le había dado en secreto), lo que les permite poner en marcha el motor del barco.

Obligados a viajar río arriba una vez más, Charlie y Jerry crecen resentidos con su padre. Al llegar a tierra, cuando la familia tropieza con el complejo de Spellgood, Allie ve alambre de espino y murmura que el asentamiento es un campo de concentración cristiano. Mientras el resto de la familia duerme, Charlie y Jerry se escabullen a la casa de los Spellgood. Descubren que los Estados Unidos no han sido destruidos y que Emily les ayudará a escapar de Allie. Antes de que Charlie pueda persuadir a mamá y a sus hermanas para que se vayan, Allie incendia la iglesia de Spellgood. Spellgood dispara a Allie, paralizándolo del cuello para abajo. La familia escapa a bordo del barco.

La familia comienza a viajar río abajo de nuevo, con Allie entrando y saliendo de la conciencia. Allie le pregunta a su mujer si van río arriba. Ella le miente por primera vez. La narración de Charlie informa de la muerte de Allie, pero da esperanzas de que el resto de la familia pueda vivir su vida libremente a partir de ahora.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Valoración: 0)