Final de La eternidad y un día

2 h 17 min

Cuando a Alexander, un escritor griego, le quedan pocos días de vida, necesita resolver un dilema: morir como alguien ajeno a los demás o aprender a amarlos y a comprometerse con ellos. Elegida la segunda vía, lee las cartas de Anna, su esposa fallecida, y cierra su casa en la playa. Un día lluvioso, encuentra a alguien que le ofrece la oportunidad de cumplir su compromiso: un niño albanés al que ayuda a pasar la frontera mientras le cuenta la historia de un poeta griego que vivió en Italia y que, al regresar a Grecia, compraba las palabras olvidadas para escribir poemas en su lengua natal. Entonces el niño juega a buscar palabras para vendérselas.

Dónde ver la película La eternidad y un día online
Final de la película La eternidad y un día
ALERTA SPOILER

A continuación, puedes leer el resumen y la explicación de La eternidad y un día

Final de La eternidad y un día explicado

Alexandros, un escritor barbudo de mediana edad, abandona su apartamento junto al mar en Tesalónica tras enterarse de que tiene una enfermedad terminal y debe ingresar en un hospital al día siguiente para realizar más pruebas. Intenta poner en orden sus asuntos y encontrar a alguien que cuide de su perro. Habla en su mente con su esposa muerta, Anna, que le parece todavía joven.

Alexandros esconde a un joven albanés de la policía que detiene a otros chicos como él en un control de tráfico para deportarlos. Más tarde, visita a su hija de 22 años, pero no le habla de su diagnóstico. En cambio, le da unas cartas escritas por su madre, que ella lee en voz alta, lo que le hace recordar la época en que su hija era una recién nacida en su baby shower. Se entera de que su hija y su marido han vendido la casa de la playa de la familia sin decírselo. Además, se niegan a quedarse con su perro.

En su camino de vuelta, Alexandros se encuentra de nuevo con el niño inmigrante y es testigo de su captura a manos de traficantes de personas que intentan venderlo en adopción ilegal. Alexandros se infiltra en la reunión clandestina y, en un momento de confusión, intenta escabullirse con el niño, pero es detenido por los traficantes y debe pagar lo que piden por él. Intenta meter al niño en un autobús y luego en un taxi, pero sigue huyendo, así que decide llevarlo él mismo a través de la frontera con Albania.

Alexandros ve en la frontera de la montaña nevada una espeluznante valla de alambre de espino con lo que parecen ser cuerpos pegados a ella. Mientras la pareja espera a que se abra la verja, cambia de opinión sobre el cruce, cuando el chico admite que ha estado mintiendo sobre su vida en Albania. Los dos escapan a duras penas de un centinela de la frontera y consiguen volver al automóvil de Alexandros.

La peligrosa existencia del chico saca a Alexandros de su estupor y autocompasión, y parece reanimarlo en su amor por un poeta griego del siglo XIX, Dionysios Solomos, cuyo poema inacabado anhela completar. El anciano y el niño están conectados por el miedo. El primero por lo que le espera, y si su vida ha tenido alguna repercusión; el segundo por el peligroso viaje de vuelta a Albania por un camino sobre las montañas plagado de minas terrestres, así como de traficantes.

Alexandros visita a su ama de llaves, Ourania. Ella está manifiestamente enamorada de él, pero está en medio de una fiesta de boda y baila entre su hijo y su novia. La escena se prolonga hasta que Alexandros la interrumpe. Deja al perro con ella, y entonces el baile y la música, que se habían detenido, se reanudan como si nada los hubiera detenido.

El chico acude a las ruinas de un hospital, donde se llora a otro joven, Selim, mediante una vigilia con velas, junto a decenas de otros jóvenes. La pareja hace un viaje en autobús y se encuentra con todo tipo de personas, desde un manifestante político cansado hasta una pareja que discute y un trío de música clásica. También miran por la ventanilla mientras un trío de personas en bicicleta pedalea junto a ellos, extrañamente vestidos con chubasqueros de color amarillo brillante. El niño parte en medio de la noche, subiendo a bordo de un enorme barco iluminado cuyo destino se desconoce.

Alexandros entra en su antigua casa. Mira a su alrededor, sale por la puerta trasera y se adentra en el soleado pasado donde Anna y otros amigos están cantando. Se detienen, le piden que se una a ellos, luego todos bailan, y pronto, sólo están el poeta y su esposa en movimiento. Entonces, ella se aleja lentamente, y él afirma que su oído ha desaparecido. Parece que tampoco puede verla. Le llama y le pregunta cuánto durará el día de mañana, después de haberle dicho que se niega a ir al hospital como estaba previsto. Ella le dice que mañana durará una eternidad y un día.

También te puede interesar: