Final de La venganza del conde de Montecristo

El honrado e inocente Edmond Dantes (Jim Caviezel) es traicionado por su mejor amigo (Guy Pearce) y encerrado de por vida en las mazmorras de la fortaleza de la isla de If. Con el paso de los años va cambiando y elabora los más despiadados planes de venganza. Tras una milagrosa fuga, Edmond se convierte en el misterioso y acaudalado Conde de Montecristo, y se introduce en los círculos de la nobleza francesa para llevar a cabo sus proyectos.

Dónde ver la película La venganza del conde de Montecristo online
Poster for the movie "La venganza del conde de Montecristo"
ALERTA SPOILER

A continuación, puedes leer el resumen y la explicación de La venganza del conde de Montecristo

Final de La venganza del conde de Montecristo explicado

Edmund (James Caviezel) es acusado de traición por su “amigo” Fernand (Guy Pearce) y su compañero de barco Danglars (Albie Woodington). El magistrado local Villefort (James Frain) lo sentencia a cadena perpetua (a pesar de creer en su inocencia) para que Edmund no pueda exponer al padre de Villefort como agente bonapartista, lo que terminaría con la carrera de este. El padre de Villefort luego es asesinado a tiros debido a un acuerdo con Fernand.

Mientras está en la cárcel, Edmund soporta la tortura y el hambre y se vuelve un amargado, especialmente después de enterarse de que su prometida Mercedes (Dagmar Dominczyk) se casó con Fernand un mes después de que fuera encarcelado. Sin embargo, un día se sorprende por la aparición de un compañero de prisión que atravesó los muros de la prisión, Abbe Faria (Richard Harris). Abbe es un hombre bien educado y un espadachín talentoso y le imparte su habilidad y conocimiento a Edmund. También le habla sobre un enorme tesoro escondido en el islote de Monte Cristo. Los dos hombres trabajan juntos en túneles en la dirección correcta, pero Abbe muere antes de terminar. Edmund se esconde en la bolsa para cadáveres destinada a Abbe y escapa cuando los guardias la arrojan al mar.

Edmund se une a una banda de contrabandistas al derrotar a su mejor luchador, Jacopo (Luis Guzmán), quien se compromete a servir a Edmund de por vida después de que este muestra misericordia y no lo mata. Edmund encuentra el tesoro y se reinventa como el conde de Montecristo. Regresa a su ciudad natal, Marsella, y planea su venganza contra aquellos que lo han perjudicado. Solo Mercedes lo reconoce y pide perdón, revelando que estaba embarazada cuando fue condenado y que el niño Albert (Henry Cavill) es realmente su hijo, no de Fernand.

Edmund destruye a Villefort engañándolo para que haga una confesión en presencia de policías ocultos. Él lleva a la bancarrota a Danglars y mata a Fernand en un duelo.

Al final, se reconcilia con Mercedes y Albert.

También te puede interesar:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *