Final de L’arminuta

Una chica adolescente de 13 años es obligada a convivir con otra familia, por todavía razones desconocidas.

Dónde ver la película L'arminuta online
Poster for the movie "L'arminuta"
ALERTA SPOILER

A continuación, puedes leer el resumen y la explicación de L'arminuta

Final de L'arminuta explicado

Al final de su viaje, tras muchos intentos por descubrir la verdad, L’Arminuta comprenderá lo que se escondía tras la desaparición y el silencio de su madre. En efecto, la niña es abandonada por su padre en una casa de campo donde vive su “verdadera” familia de forma repentina, sin ningún tipo de explicación, hasta el punto de estar convencida de que su situación será temporal debido a una repentina enfermedad de su madre. En esta nueva realidad, empobrecida y rústica, la niña tendrá que aprender a vivir de una manera nueva, más espartana y rígida, olvidando el cariño y las comodidades que había vivido en la ciudad, cerca del mar, antes de que su realidad se viera súbitamente alterada.

Final de L’arminuta

La gran pregunta en torno a la cual gira la película se refiere a la madre putativa del protagonista: ¿dónde ha ido? ¿Por qué le envía dinero y va de vez en cuando al cortijo donde vive su hija, pero siempre evita reunirse con ella? Si el sostén de la familia con el que ahora vive es su verdadera madre de sangre, ¿por qué ha sido criada por otra mujer hasta ahora? Las respuestas, ocultas durante mucho tiempo por una cortina de silencio de la nueva familia Arminuta, llegan de repente al final de la película y están destinadas a herir. Sin embargo, ahora junto a la protagonista hay personas capaces de mostrarle un afecto genuino, aunque a menudo no sea con palabras.

La madre de Arminuta está embarazada

Adriana, la hermana pequeña, revela a la protagonista la noticia clave para descifrar el comportamiento de la tía y madre putativa de Arminuta. La pequeña, preocupada porque la recién llegada sigue queriendo irse, abandonando a su nueva familia, después de una pelea le grita la verdad en la cara: su madre nunca ha pensado en volver para llevarse a la Arminuta. Con su primer marido (el carabinero) nunca consiguió concebir un hijo, por lo que pidió a la hermana de su marido, con grandes dificultades económicas, que “adoptara” a su hija extraoficialmente, prometiendo criar a la niña juntas. La promesa no se cumplió, hasta el punto de que la Arminuta no supo nada de su verdadera familia.

Mientras tanto, la mujer comenzó una relación clandestina con la que se convirtió en su nueva pareja. La madre de Arminuta consiguió finalmente quedarse embarazada, tal y como había deseado durante años. Entonces se separó de su primer marido para vivir con la nueva pareja y padre de su hija, que sin embargo vetó a la niña criada como hija propia por la mujer. Como ni siquiera su padre quiso hacerse cargo de ella, la protagonista fue devuelta sin mucha ceremonia ni explicación a su familia natal.

Perturbada por la revelación, la chica corre a su habitación para recuperar algo de dinero y se marcha en autobús, hacia la ciudad costera donde solía vivir. Insistiendo a su antigua vecina, consigue que su madre le diga dónde vive actualmente. La Arminuta la cruza en la calle. La mujer se sorprende y sus ojos se llenan de culpa. Le enseña una foto de su hija, como para exculparse, e invita a su hija durante años a comer en los días siguientes.

El baño en el mar

La película termina con la comida. La Arminuta se lleva a Adriana, su hermana pequeña, recomendándole que no la haga quedar mal: le dice que no coma nada con las manos y, como no sabe de etiqueta, le sugiere que copie todos sus gestos. Al llegar, el ambiente es cordial: la nueva pareja de la madre también se muestra afable con Adriana. Cuando los cuatro se sientan a la mesa para comer, la niña comienza a llorar desde la habitación. El hombre espera que nadie se levante de la mesa para controlar la situación, argumentando que es sólo un capricho. La madre de la niña está en evidentes dificultades pero no se atreve a transgredir lo que el hombre le ha ordenado. En cambio, Adriana se levanta y va a ver cómo está la niña, que lloraba sin cesar porque tenía una manita atascada en los barrotes de la cama.

Al ver a Adriana con su hija en brazos, el hombre la agrede verbalmente preguntándole cómo se atrevió a tocar a su hija. En ese momento la Arminuta se levanta, agradece la comida y se va después del primer plato, llevándose a Adriana con ella. Las dos deciden ir a la playa y darse un baño. A pesar de su miedo al agua, sigue a su hermana a las olas. Esta vez la Arminuta le presta atención, porque ya no está distraída por Vincenzo y por los recuerdos de su antigua vida. Las dos están unidas como hermanas.

¿Cómo acaba la película L’Arminuta?

La protagonista va a cenar con su ex madre y su nueva pareja junto a su hermana pequeña Adriana. Aquí comprende que la nueva hija de la pareja crecerá sin amor, porque su madre es el súcubo de un hombre autoritario y malévolo, bajo su apariencia afable.

Después de comer, Adriana y la protagonista van al mar: esta vez la hermanita también entrará en el agua.

¿Qué significa Arminuta?

Es una palabra dialectal que significa “la que ha vuelto”. En la película, el término se utiliza sólo una vez, por uno de los hermanos de la protagonista para describirla (y criticarla).

 

También te puede interesar: