Final de Las entrañas de la bestia

1 h 31 min

Jake Hopper ignora que su hija Jessica y su amiga Sarah han sido secuestradas mientras iban con sus mochilas por el sur de Asia. Cuando un viejo amigo de sus días en el servicio secreto le trae la cinta solicitando el rescate, Hopper sabe que debe tomar cartas en el asunto. Como el gobierno Norteamericano cree que se trata de un grupo fundamentalista musulmán, Hopper vuela a Bangkok para utilizar a sus viejos contactos e intentar proteger la seguridad de las chicas. La búsqueda para averiguar lo que ha pasado lo conduce al mundo del hampa sórdido y delictivo de la mafia tailandesa. Finalmente, con la ayuda de un viejo compañero logra seguir la pista del grupo que supuestamente ha tomado a Jessica. Su búsqueda lo lleva al corazón de una dura lucha entre un corrupto general tailandés y Abu Karaf, un grupo de traficantes de armas. A medida que Jake va despejando los diferentes niveles de la trama, descubre que la CIA esta siendo manipulada y su hija está en medio de ello.

Dónde ver la película Las entrañas de la bestia online
Final de la película Las entrañas de la bestia
ALERTA SPOILER

A continuación, puedes leer el resumen y la explicación de Las entrañas de la bestia

Final de Las entrañas de la bestia explicado

Hace diez años, el agente de la CIA Jake Hopper estaba destinado en Tailandia. Una pelea con matones hizo que su compañero, Sunti, escapara con vida tras matar accidentalmente a una mujer. Tras ello, Jake dejó la CIA y regresó a Estados Unidos al morir su esposa, mientras que Sunti se convirtió en monje budista para expiar sus pecados. Tras su jubilación, Jake se convierte en un exitoso hombre de negocios que dirige una empresa de seguridad privada, a la vez que es un padre devoto de su hija ya adulta, Jessica.

Mientras practican senderismo en Tailandia, Jessica y su amiga Sara Winthorpe, hija del senador estadounidense John Winthorpe, son secuestradas. Un grupo de fundamentalistas islámicos conocido como Abu Karaf reclama la responsabilidad. Los Abu Karaf exigen la liberación de 20 prisioneros bajo custodia estadounidense. Tom Collins, un excompañero de Jake, reconoce a Jessica en la cinta de rescate y le da el soplo a Jake. Sabiendo que Jake debe rescatar a las chicas por sí mismo, un antiguo colega de la CIA le pone en contacto con Leon Washington, un agente activo de la CIA que está trabajando en Tailandia. Jake va a Bangkok y escapa a un intento de asesinato por parte de gánsteres y fuerzas desconocidas.

Mientras tanto, Leon organiza una reunión para él con Soku, el jefe de seguridad interna del general Jantapan, un general militar rebelde que está haciendo una jugada para ser uno de los hombres más poderosos de Tailandia. En secreto, Jantapan está metido en unas fuerzas espirituales muy peligrosas. Soku proporciona a Jake una tapadera, pero la CIA quiere a Jake fuera de juego porque están planeando acabar con Abu Karaf con la ayuda del ejército tailandés, y no quieren a un civil en medio. Como hombre espiritual, Jake se pone en contacto con su maestro espiritual, el monje budista Paijan Paitoon. Mientras Jake se mete en problemas, Paitoon se ofrece a organizar una adivinación del oráculo de la orden. Tras conseguir la ayuda de Sunti, Jake consigue que Lulú, la novia del traficante de armas Fitch McQuoid, robe información que conduzca a Abu Karaf.

Jake y Sunti siguen las pistas hasta un almacén donde descubren pruebas de armamento muy sofisticado. Con sus enemigos ahora tras Lulu, Jake toma a Lulu bajo su tutela. A continuación, comparte parte de su información con Leon, que sigue tanteando el terreno. Se produce otro atentado contra la vida de Jake, y esta vez, Jake está seguro de que Leon está involucrado.

Finalmente, los Abu Karaf se ponen en contacto con Jake para concertar una reunión y ver que las piezas van encajando. Jake descubre que no fueron los Abu Karaf quienes secuestraron a Jessica y Sarah. Jake obtiene su lectura del viejo oráculo, y el críptico mensaje confirma que sus temores, las fuerzas espirituales demoníacas, están trabajando contra él. Más tarde, Jantapan acude a un templo maligno e intenta enviar el espíritu de un antiguo demonio guerrero para que mate a Jake, pero la ceremonia sale mal y el espíritu entra en el propio Jantapan, otorgándole poderes físicos y espirituales malignos, disfrazados de hazañas.

Jake y Sunti van a reunirse con Mongkol, el líder de los Abu Karaf. Mongkol confirma lo que Jake sospecha; desde los atentados terroristas de 2001, Jantapan ha trabajado para acaparar el mercado de los narcóticos y las armas. También añade que Jantapan secuestró a las chicas y culpó a Abu Karaf para que el ejército acabara con la competencia de Jantapan. Mongkol, al saber dónde están las chicas, le da a Jake planes e información, ya que ambos necesitan a las chicas con vida. Jake debe emprender un esfuerzo de rescate que lo pondrá a prueba al enfrentarse a Jantapan en una batalla en la que la muerte puede ser el único final.

Esa misma noche, Jake y Sunti planean rescatar a las chicas, que están encerradas en una celda de la mansión de Jantapan. Tras matar a los dos miembros de la banda que custodian la celda y liberar a las chicas, un grupo de policías tailandeses corruptos interviene y se produce un tiroteo mortal, pero acaban muertos por las armas de fuego de ambos. Mientras tanto, Sunti mata al resto de los policías mientras Jake se enfrenta a Jantapan en la sala de estar del piso superior. Jake mata a Jantapan desarmándolo y rompiéndole el cuello, matándolo. Termina la pelea lanzando a Jantapan contra una vitrina que le aplasta la columna vertebral, matándolo. Jake rompe el cuello de Jantapan lanzándolo, lo que lo mata, matando a Jantapan. Jake vuelve al piso de abajo, que ahora está lleno de cadáveres de policías tailandeses, y abraza a las chicas y luego a Sunti, sólo para descubrir que está herido de muerte. Sunti se despide de Jake antes de morir en sus brazos. Las fuerzas militares dirigidas por Leon y su general entran, pero Leon les ordena que no disparen tras ver a Jake con el Sunti muerto y las chicas secuestradas.

Tras la batalla, se ve un funeral budista con Jake a la cabeza. Jake se adentra en el río y arroja las cenizas de Sunti al agua. Una visión de Sunti sonriendo se desvanece y más tarde se desvanece. Jake mira al río y dice “Adiós, hermano”.

También te puede interesar: