Final de Llámame Mr. Charly

Walter Whitney tiene todo lo que un hombre puede desear, una buena casa, un Rolls Royce, un trabajo como alto ejecutivo, es miembro de un exclusivo club de golf. Sin embargo también tiene problemas, por ejemplo, su esposa Vivian que está más preocupada de su vida social que de su vida sexual, su hijastra Mary Ann, que rechaza reconocerlo como padre, o su suegro Nelson Longhurst, que además es el presidente de la compañía en la que trabaja y que no deja de meterse en sus asuntos domésticos. Sin embargo, estos problemas pasan a ser menores cuando se presenta en su oficina Roger Porter, un joven de color que dice ser su hijo

Dónde ver la película Llámame Mr. Charly online
Final de la película Llámame Mr. Charly
ALERTA SPOILER

A continuación, puedes leer el resumen y la explicación de Llámame Mr. Charly

Final de Llámame Mr. Charly explicado

Por reconocer a Roger (Denzel Washington) como su hijo, Walter (George Segal) pierde su trabajo y su vida de lujo, y acaba conduciendo un cacharro con Roger y compartiendo con él un mísero apartamento en el gueto. Después de que Walter tenga una breve y desagradable charla con Roger tras su regreso de un trabajo paleando estiércol de caballo, Roger sale a dar un paseo y, poco después, Walter recibe la visita de su ex mujer Vivian (Susan Saint James) y del padre de ésta, Nelson (Jack Warden). Nelson le dice que le ha estado siguiendo desde que lo perdió todo y admira su determinación, ingenio y capacidad de supervivencia, y luego dice que quiere que vuelva a su empresa. Vivian también afirma que quiere que vuelva. Cuando Walter le pregunta a Nelson qué será de Roger, éste le dice básicamente que no tendrá nada que ver con su vida; hará que lo envíen a una academia militar, seguido de un período de servicio en el extranjero, y si sobrevive, se le proporcionarán los fondos adecuados para vivir cómodamente. Nelson y Vivian se marchan.

Cuando Walter va a echarse una siesta, oye unos disparos, se asoma a la ventana y ve a Roger corriendo hacia el apartamento con dos policías persiguiéndole. Roger entra y le dice a Walter que, durante su paseo, unos tipos entraron en una tienda cercana y se llevaron algunas cosas. La policía se detuvo momentos después, por lo que él corrió y ellos lo persiguieron pensando que él era el ladrón. Walter lo esconde en el armario que guarda la cama, y cuando llega la policía, Walter consigue que lo persigan, y finalmente lo atrapan y lo meten en la cárcel. Cuando Roger le visita más tarde, le dice que la única razón por la que vino a Los Ángeles fue para ver cómo era su padre, y que no quería gustarle por ser su hijo, sino que quería que le respetara por ser el hijo de Lorraine. Sin embargo, sólo veía el color de su piel, y sentía que a Lorraine se le debía más que eso. Luego le confiesa a Walter que se volvió loco por dentro cuando lo vio en su oficina, porque su madre se pasó toda la vida amándolo y esperándolo y él se alejó de ella. Roger decidió que quería hacerle daño, de ahí que le sometiera a todo el maltrato verbal y a las situaciones embarazosas, y esperaba que él (Walter) al final intentara darle un golpe y le diera una excusa para pegarle, y añade que se alegraba cuando las cosas le salían mal. Sin embargo, ahora ha aceptado que todos estos actos de venganza no servirán de nada a su madre porque está muerta y se ha ido. Roger le dice a Walter que ella merecía una vida mejor y que él debería habérsela dado, y Walter está de acuerdo, y Roger le pregunta entonces si quería a Lorraine, y Walter responde que sí. Antes de que Roger se vaya, le dice a Walter que vuelva con su familia, pues cree que ahora serán mucho más amables con él, y admite que realmente no es un mal tipo y que, si no fuera su padre, podrían haber sido amigos.

Después de salir de la cárcel, Walter visita a Nelson en su despacho, donde le dice que coja su trabajo y se lo meta por donde le quepa porque ha aceptado lo repugnantes que son sus puntos de vista sobre los no caucásicos. A continuación, vemos cómo su abogado Garvey (Paul Winfield) le conduce por la carretera para encontrar a Roger, y mientras van, Garvey le explica algunos datos sobre Roger que en un principio le había prometido a éste que no le contaría a Walter: Roger no abandonó el instituto a los 16 años como Walter suponía; se graduó a los 16 años. Además, ahora está asistiendo a la Universidad Northwestern de Chicago con una beca y está a punto de entrar en su segundo año de pre-medicina. Walter se da cuenta de que lo que Roger le dijo era cierto: miró a Roger y sólo vio el color de su piel, y juzgó la calidad de su carácter basándose en eso. Encuentran a Roger mientras hace algunas reparaciones rápidas en el cacharro, y Walter le dice que conoce su verdadera situación en la vida. A continuación, le expresa su interés por acompañarle a Chicago para intentar entablar una relación con él, además de que conoce a un amigo en la cercana Evanston para el que puede ir a trabajar. Entonces decide acompañarle en el viaje de vuelta y saca sus cosas del coche de Garvey mientras le dice a éste que envíe el resto de sus pertenencias a la casa de Carla, la tía de Roger. Mientras inician el viaje, Roger le da a Walter una foto de él abrazando a Lorraine, y él sonríe.

También te puede interesar: