Final de Los Diez Mandamientos

3 h 40 min

Drama bíblico ambientado en el Antiguo Egipto que narra la historia de Moisés, favorito de la familia del faraón, que decide renunciar a su vida de privilegios para conducir a su pueblo, los hebreos esclavizados en Egipto, hacia la libertad.

Dónde ver la película Los Diez Mandamientos online
Final de la película Los Diez Mandamientos
ALERTA SPOILER

A continuación, puedes leer el resumen y la explicación de Los Diez Mandamientos

Final de Los Diez Mandamientos explicado

Tras escuchar la profecía de un libertador hebreo, el faraón Ramsés I de Egipto ordena la muerte de todos los varones hebreos recién nacidos. Yochabel salva a su hijo pequeño dejándolo a la deriva en una cesta en el Nilo. Bithiah, la hija del faraón Ramsés que acaba de enviudar (y hermana del futuro faraón Seti I), encuentra la cesta y decide adoptar al niño, aunque su sirviente, Memnet, reconoce que el niño es hebreo. Bithiah llama al bebé Moisés.

El príncipe Moisés crece y se convierte en un exitoso general, ganando una guerra con Etiopía y estableciendo una alianza. Moisés y Nefertari se enamoran, pero ella debe casarse con el siguiente faraón para preservar la línea real. Mientras trabaja en la construcción de una ciudad para el jubileo del faraón Seti I, Moisés conoce al cantero Josué, que le habla del Dios hebreo. Moisés salva a una anciana de ser aplastada, sin saber que es su madre biológica, Yochabel, y reprende al capataz y supervisor Baka.

Moisés reforma el trato de los esclavos en el proyecto, pero el príncipe Ramsés, hermano adoptivo de Moisés e hijo de Seti, le acusa de planear una insurrección. Moisés dice que está haciendo que sus trabajadores sean más productivos, lo que hace que Ramsés se pregunte si Moisés es el hombre al que los hebreos llaman el Libertador.

Nefertari se entera por Memnet de que Moisés es hijo de esclavos hebreos. Mata a Memnet, pero revela la historia a Moisés después de que éste encuentre el trozo de tela de levita en el que fue envuelto cuando era un bebé, que Memnet había guardado. Moisés sigue a Bithiah hasta la casa de Yochabel, donde conoce a su madre biológica, a su hermano Aarón y a su hermana Miriam.

Moisés aprende más sobre los esclavos trabajando con ellos. Nefertari le insta a volver al palacio para que pueda ayudar a su pueblo cuando se convierta en faraón, a lo que él accede tras completar una última tarea. Moisés salva a Josué de la muerte al matar a Baka, diciéndole que él también es hebreo. La confesión es presenciada por el capataz Dathan, que luego informa al príncipe Ramsés. Tras ser arrestado, Moisés explica que no es el Libertador, pero que liberaría a los esclavos si pudiera. Seti I declara al príncipe Ramsés su único heredero, y éste destierra a Moisés al desierto. En ese momento, Moisés se entera de la muerte de su madre.

Moisés atraviesa el desierto hasta llegar a un pozo en Madián. Tras defender a siete hermanas de los amalecitas, Moisés se aloja con el padre de las niñas, Jethro, un jeque beduino, que adora al Dios de Abraham. Moisés se casa con Séfora, la hija mayor de Jetro. Más tarde, encuentra a Josué, que ha escapado de los duros trabajos impuestos a los hebreos en Egipto. Mientras pastorea, Moisés ve la zarza ardiente en la cima del monte Sinaí y escucha la voz de Dios. Moisés regresa a Egipto para liberar a los hebreos.

Moisés se presenta ante Ramsés, ahora faraón Ramsés II, para conseguir la libertad de los esclavos, convirtiendo su bastón en una cobra. Jannes realiza el mismo truco con sus bastones, pero la serpiente de Moisés se traga el suyo. Ramsés prohíbe que se proporcione paja a los hebreos para hacer sus ladrillos. Nefertari rescata a Moisés de ser apedreado por los hebreos cuando revela que está casado.

Egipto es visitado por plagas. Moisés convierte el río Nilo en sangre en una fiesta de Khnum, y hace caer granizo ardiente sobre el palacio del Faraón. Moisés le advierte que la próxima plaga que caiga sobre Egipto será convocada por el propio Faraón. Enfurecido por las plagas, Ramsés ordena que todos los primogénitos hebreos varones mueran, pero una nube de muerte mata a todos los primogénitos de Egipto, incluido el hijo de Ramsés y Nefertari. Desesperado por la pérdida de su heredero, el faraón exilia a los hebreos, que inician el éxodo de Egipto.

Tras ser burlado por Nefertari, Ramsés toma sus carros y persigue a los hebreos hasta el Mar Rojo. Moisés utiliza la ayuda de Dios para detener a los egipcios con una columna de fuego, y divide el Mar Rojo. Después de que los hebreos se ponen a salvo, Moisés libera los muros de agua, ahogando al ejército egipcio. Un devastado Ramsés regresa con las manos vacías a Nefertari, declarando que ahora reconoce al dios de Moisés como Dios.

Moisés vuelve a subir a la montaña con Josué. Ve los Diez Mandamientos creados por Dios en dos tablas de piedra. Mientras tanto, un impaciente Datán dice al pueblo que Moisés ha muerto e insta a un reticente Aarón a construir un ídolo de becerro de oro. Se produce una saturnalia salvaje y la mayoría de los hebreos celebran una orgía decadente.

Después de que Dios informa a Moisés de que los hebreos han caído en el libertinaje, éste desciende de la montaña con Josué. Enfurecido al ver la decadencia, considera a los hebreos indignos y rompe las tablas del becerro de oro, que explota, matando a los malvados juerguistas y haciendo que los demás vaguen por el desierto durante cuarenta años. Más tarde, un Moisés anciano conduce a los hebreos hacia Canaán. Sin embargo, no puede entrar en la tierra prometida debido a una mencionada desobediencia anterior al Señor. En su lugar, nombra a Josué como líder y se despide de los hebreos en el monte Nebo.