Final de Mandy

Red (Nicholas Cage) es un leñador que vive alejado del mundo junto al amor de su vida, Mandy (Andrea Riseborough). Un día, mientras da un paseo abstraída en una de las novelas de fantasía que suele leer a diario, Mandy se cruza sin saberlo con el líder de una secta que desarrolla una obsesión por ella. Decidido a poseerla a cualquier precio, él y su grupo de secuaces invocan a una banda de motoristas venidos del infierno que la raptan y, en el proceso, hacen añicos la vida de Red. Decidido a vengarse y equipado con toda clase de artilugios, pone en marcha una matanza que deja cuerpos, sangre y vísceras allá por donde pasa.

Dónde ver la película Mandy online
Poster for the movie "Mandy"
ALERTA SPOILER

A continuación, puedes leer el resumen y la explicación de Mandy

Final de Mandy explicado

En 1983, en algún lugar cerca de las Montañas de la Sombra, Red Miller lleva una vida tranquila y recluida con su novia, la artista y escritora Mandy Bloom. Él trabaja como leñador, mientras que ella tiene un trabajo diurno como cajera en una gasolinera. En su cabaña junto a un lago, Mandy crea un elaborado arte de fantasía, que Red admira mucho. Sus conversaciones dejan entrever un pasado complicado y dificultades psicológicas. Red parece ser un alcohólico en recuperación y posiblemente un veterano, mientras que Mandy cuenta experiencias traumáticas de su infancia.

De camino al trabajo, Mandy pasa por delante de una furgoneta que transporta a los Hijos del Nuevo Amanecer, una secta hippie desviada dirigida por el ególatra y vil Jeremiah Sand. Sand queda impresionado por la belleza de Mandy y ordena a uno de sus discípulos, el Hermano Swan, que secuestre a Mandy con la ayuda de los Black Skulls, una banda demoníaca de moteros con gusto por la carne humana y una forma líquida muy potente de LSD.

Por la noche, Swan conduce hasta el lago e invoca a los Black Skulls haciendo sonar una ocarina mística tallada en piedra de lava a la que Sand llama el Diente de Abraxas. Después de que Swan les ofrezca un miembro de bajo rango del culto como sacrificio, irrumpen en la casa de la pareja y someten a Mandy y Red. Las dos mujeres del culto, la Madre Marlene y la Hermana Lucy, drogan a Mandy con LSD y veneno de una avispa negra gigante antes de presentársela a Sand. Sand, un músico fracasado, intenta seducir a Mandy con su música folk psicodélica, diciéndole que Dios le había dicho que tomara lo que quisiera. Mandy se ríe de Sand, enfureciéndolo. Buscando venganza, apuñala a Red, que está atado y amordazado con alambre de espino, y luego quema viva a Mandy delante de él. Cuando no queda más que ceniza, Sand y sus seguidores se marchan. Red se libera, llora sobre las cenizas de Mandy, vuelve a entrar y se queda dormido, agotado y en estado de shock. Tras despertar de una pesadilla, consume una botella de vodka, se cura las heridas y grita de agonía, dolor y rabia.

Por la mañana, Red va a buscar “la parca”, su ballesta, a su amigo Caruthers. Caruthers le proporciona pernos recién fabricados e información sobre los Cráneos Negros. Según Caruthers, los Cráneos Negros eran traficantes de drogas que se volvieron sadomasoquistas después de consumir un lote malo de LSD. Antes de que Red se marche, Caruthers le advierte que sus probabilidades de sobrevivir son escasas. Red forja un hacha de batalla y persigue a los moteros. Dispara a uno de ellos con su ballesta e intenta atropellarlo, pero es capturado en el proceso. En su escondite, Red se libera y mata a los moteros en una sangrienta batalla. Al buscar en su escondite, consume parte de su cocaína y LSD contaminado, lo que le provoca una alucinación instantánea y grave.

Buscando una torre de radio que había imaginado antes, Red se encuentra con El Químico, un misterioso fabricante de drogas, que le dice dónde encontrar a los Hijos del Nuevo Amanecer. En su iglesia de madera improvisada en una cantera, Red mata a los hermanos Swan y Hanker con su hacha y mata al hermano Klopek en un duelo con motosierra, perdonando sólo la vida de la hermana Lucy. En los túneles bajo la iglesia, Red encuentra a la Madre Marlene y la decapita. Luego encuentra a Sand y se burla de él lanzándole la cabeza cortada de Marlene. Sand pide clemencia, pero Red le aplasta el cráneo. Prende fuego al cuerpo de Sand y a la iglesia antes de marcharse. Mientras Red se dirige a un destino desconocido, empieza a imaginar a Mandy en el asiento del copiloto de su coche, mientras el paisaje que hay detrás de él parece ahora fantástico y de otro mundo.

También te puede interesar: