Final de Máquina de guerra

Tras el 11S, un condecorado general recibe el encargo de comandar las tropas estadounidenses en Afganistán. Intereses políticos, alianzas y trampas de todo tipo acompañarán su recorrido hasta el campo de batalla. Adaptación de la novela "The Operators", una sátira sobre las operaciones militares que sucedieron a los atentados del 11 de septiembre en Nueva York y Washington.

Dónde ver la película Máquina de guerra online
Poster for the movie "Máquina de guerra"
ALERTA SPOILER

A continuación, puedes leer el resumen y la explicación de Máquina de guerra

Final de Máquina de guerra explicado

En el verano de 2009, el general de cuatro estrellas Glen McMahon, que ha ganado fama por su eficaz liderazgo en Irak, es enviado a Afganistán para preparar una evaluación que permita al gobierno poner fin a la guerra en curso. Se le da amplia libertad para redactarla, con la única condición de que no solicite más tropas. McMahon y su personal, en particular su mano derecha, el general de división Greg Pulver, están unidos en su creencia de que la guerra puede ganarse, y deciden recomendar al presidente Obama que autorice un aumento de 40.000 soldados adicionales para asegurar la provincia de Helmand con el fin de estabilizar el país. Sin embargo, el Secretario de Estado informa a McMahon de que, debido a que solicitó más tropas, y a que dicho aumento es incompatible con las elecciones, el informe de McMahon no se revisará hasta después de las elecciones presidenciales de Afganistán.

El capitán Badi Basim, miembro del Ejército Nacional Afgano, se une al personal de McMahon como “representante” del pueblo afgano. Llega, sin embargo, vestido de civil, ya que prefiere no llevar su uniforme, que lleva en una bolsa. Mientras tanto, McMahon es informado de que, debido a supuestas irregularidades en el recuento de votos, tendrá que celebrarse una segunda vuelta electoral, lo que retrasa aún más la revisión de la evaluación. Harto, McMahon filtra la evaluación en secreto al Washington Post y organiza una entrevista con 60 Minutes, durante la cual revela que, en los últimos 70 días, sólo se le ha concedido una reunión con el presidente Obama. En respuesta, el gobierno estadounidense anuncia que enviará 30.000 soldados a Afganistán y que todas las fuerzas estadounidenses y de la coalición en el país se irán en 18 meses. Para reunir los 10.000 soldados restantes necesarios para que su estrategia funcione, McMahon y sus hombres se dirigen a París para negociar con las demás naciones de la coalición.

En París, McMahon se entera de que el Presidente está en Dinamarca y desea reunirse con él. El embajador en Afganistán advierte a McMahon que debe entender la posición del Presidente Obama: si McMahon sigue enfadando al Presidente, será despedido por insubordinación. El Presidente, sin embargo, se limita a estrechar la mano de McMahon al subir a bordo del Air Force One, supuestamente por falta de tiempo, y McMahon y su personal asisten a una cena en honor de McMahon, acompañados por el escritor de Rolling Stone Sean Cullen, que tiene la intención de escribir un artículo sobre su actuación para un próximo número. Al día siguiente, durante la cena de su aniversario de bodas, la esposa de McMahon, Jeanie, se enfrenta a él por el tiempo que ha pasado luchando en el extranjero en lugar de estar con su familia en casa.

Mientras se dirige a Berlín con el personal de McMahon para continuar las negociaciones, Cullen observa su comportamiento y llega a la conclusión de que son arrogantes y parecen preocuparse poco por la creciente percepción pública de que la guerra es costosa y derrochadora. En una conferencia para discutir su estrategia, McMahon se enfrenta a un oficial alemán que se muestra escéptico con su planteamiento y sugiere que los planes de McMahon sólo provocarían más pérdidas. Sin embargo, tanto los alemanes como los franceses aceptan proporcionar las tropas necesarias para que comience la ofensiva planeada por McMahon, cuyo nombre en clave es “Operación Moshtarak”, con la aprobación del presidente afgano Hamid Karzai.

La operación se pone en marcha, pero pronto tiene problemas cuando varios civiles son asesinados accidentalmente en contra de las instrucciones de McMahon. Cuando celebra una reunión pública para explicar el incidente, la multitud se vuelve hostil y exige que McMahon y sus tropas se vayan.

Peor aún, McMahon se entera de que el artículo de Cullen ha sido publicado, y pinta una imagen negativa de él y de su personal por hablar abiertamente en contra del Presidente y manejar mal el esfuerzo de guerra. Sabiendo que será despedido por sus acciones, McMahon regresa a Washington y más tarde acepta un trabajo como consultor civil.

Después, Cullen reflexiona sobre las consecuencias de su artículo, señalando que deseaba que la caída de McMahon convenciera por fin al gobierno de dejar de invadir países extranjeros y poner fin a la guerra en Afganistán. Sin embargo, en lugar de eso, el gobierno simplemente asigna un nuevo general para reemplazar a McMahon.

También te puede interesar: