Final de Matador (1986)

Un torero que se ha visto forzado a retirarse prematuramente debido a una cogida, se da cuenta de que su obsesión por matar no desaparece, solo que ahora su objetivo serán las mujeres. Hacer el amor y matar en el último instante es lo más parecido al inefable placer de una tarde en la plaza de toros. El problema se agrava cuando conoce a María, una mujer con tendencias similares a las suyas.

Dónde ver la película Matador online
Poster for the movie "Matador"
ALERTA SPOILER

A continuación, puedes leer el resumen y la explicación de Matador

Final de Matador explicado

Diego Montes (Nacho Martínez) es un antiguo torero que se vio obligado a jubilarse anticipadamente tras recibir una cornada. Encuentra gratificación sexual viendo películas de terror. Entre los alumnos de su clase de tauromaquia está Ángel, un joven tímido que sufre de vértigo. Durante un episodio de vértigo en el ruedo, Ángel tiene una visión de una mujer que mata a un hombre con una horquilla durante el acto sexual, de forma similar a como un torero mata a un toro. Después de la clase, Diego le pregunta a Ángel si es homosexual, señalando que no tiene experiencia con las mujeres. Ángel dice que no lo es y promete demostrarlo. Ese mismo día, Ángel intenta violar a su vecina Eva (Eva Cobo), que también es novia de Diego. Cuando se aleja de él, tropieza con el barro y se hace un corte en la mejilla. Al ver su sangre, Ángel se desmaya.

Al día siguiente, la madre de Ángel insiste en que vaya a la iglesia como condición para vivir en su casa. Después de la misa, insiste en que se confiese. En cambio, él va a la comisaría a confesar la violación. Cuando Eva es llevada a la comisaría, dice que él eyaculó antes de penetrarla y declina presentar cargos. A solas con el detective de la policía (Eusebio Poncela), Ángel se fija en las fotos de los hombres muertos con la misma herida que le hizo la mujer vista durante su anterior episodio de vértigo. Confiesa haberlos matado. El detective pregunta entonces por dos mujeres desaparecidas, que también eran alumnas de Diego, y Ángel confiesa haberlas matado también.

Aunque Ángel es capaz de llevar a la policía a los cuerpos de las dos mujeres enterrados fuera de la casa de Diego, el detective no está convencido. Se pregunta cómo pudo Ángel enterrarlas allí sin que Diego lo supiera, descubre que Ángel tiene una coartada para el asesinato de uno de los hombres y descubre que se desmaya al ver la sangre. Mientras tanto, la abogada de Ángel, María Cardenal (Assumpta Serna) -la mujer del sueño de Ángel- sospecha que Diego mató a las dos mujeres. Lo lleva a una casa remota donde ha coleccionado recuerdos relacionados con Diego desde que lo vio matar un toro por primera vez. En la casa de Diego, Eva escucha a los dos y se da cuenta de que son los asesinos. Cuando María se va, Eva le dice a Diego que tiene que llevarla de vuelta ya que lo sabe todo. Eva se dirige entonces a María para decirle que se aleje de Diego, ya que Eva conoce sus secretos. La reacción de María no tranquiliza a Eva y ésta acude a la policía.

Mientras Eva le cuenta al detective lo que ha oído, la psiquiatra de Ángel (Carmen Maura) llama al detective para decirle que Ángel ha visto a Diego y a María en un trance de vértigo, y que están en peligro. Ángel consigue guiarles hasta la casa de María. Justo cuando llegan la policía, Ángel, Eva y el psiquiatra, comienza un eclipse y oyen un disparo. María ha apuñalado a Diego entre los omóplatos y se ha disparado en la boca mientras hacían el amor. Al ver la escena, el detective dice que es mejor así y que nunca ha visto a nadie más feliz.

También te puede interesar: