Final de Matando Cabos

Oscar Cabos (Pedro Armendáriz Jr.) es un terrible magnate al que todos deben respeto, para mala fortuna de "Jaque" (Tony Dalton) y "Mudo" (Kristoff Raczynski), ellos lo tienen metido en un baño inconsciente. Esta problemática situación comenzó cuando Cabos descubrió a "Jaque" teniendo relaciones sexuales con su hija Paulina Cabos (Ana Claudia Talancon), lo cual le valió una golpiza y ahora una muy mala experiencia. Las vivencias de este par de amigos y su mala fortuna, son el tema de esta historia que nos demuestra que las coincidencias tienen consecuencias...

Dónde ver la película Matando Cabos online
Poster for the movie "Matando Cabos"
ALERTA SPOILER

A continuación, puedes leer el resumen y la explicación de Matando Cabos

Final de Matando Cabos explicado

Jaque se encuentra en una situación terrible tras ser sorprendido teniendo relaciones sexuales con la hija del temido empresario Oscar Cabos; su jefe. Al día siguiente de recibir la paliza más salvaje de su vida, Jaque se enfrenta al Sr. Cabos, quien accidentalmente tropieza y pierde el conocimiento. Jaque pide entonces a su amigo Mudo que le ayude. Dejando a Cabos en su oficina, un amigo de la infancia que ahora trabaja como conserje de la empresa, y que fue traicionado por Cabos, se venga robando y vistiendo la valiosa ropa del Sr. Cabos. Cuando Jaque y Mudo llegan, Cabos está medio desnudo y lo llevan al baño mientras deciden qué hacer. Cuando el antiguo amigo de Cabos sale del edificio para coger su coche, es interceptado por dos secuestradores que creen que es Cabos, uno de los cuales es en realidad su propio hijo, que quería secuestrar a Cabos para hacerle pagar lo que le hizo a su padre. Mientras tanto, en el baño, Jaque y Mudo deciden, para evitar una posible acusación llevar a Cabos con ellos y luego decidir qué hacer con él, por lo que huyen con él en su coche. Al salir del aparcamiento, se cruzan con los secuestradores, deteniéndose en una farola. Ambas parejas tienen un cuerpo en sus respectivos maleteros, y sintiéndose nerviosos, se sonríen para parecer casuales. Luego, ambos toman direcciones opuestas. Mientras conducen, Jaque y Mudo son sacados de la carretera por un maleducado conductor de autobús. Se enfrentan a él en un enfrentamiento en mitad de la carretera y se insultan mutuamente; Jaque llama “bizco” al conductor, lo que le hace recordar su tumultuoso pasado, siendo rechazado por todos, incluida su prometida, por ser bizco. Este se enfada mucho y embiste su autobús contra el coche de Jaque y huye. El choque hace que el maletero se atasque y, como consecuencia, no pueden sacar al señor Cabos del coche. Para ayudarles, el Mudo llama a su amigo, el legendario luchador profesional Rubén “Mascarita” (que odia que le llamen Mascarita) y a su compinche, Tony “el Caníbal”, un enano devorador de hombres.

Entonces acuerdan ir a un bar y allí deciden que el mejor plan es tirar el cuerpo de Cabos en su casa, ya que esa noche se celebra una fiesta multitudinaria, y hacerle creer que bebió hasta quedar inconsciente. Tras brindar porque el plan funcione, un jugador de rugby del bar reconoce a “Mascarita” y le llama por ese nombre. Se produce una gran pelea al estilo “Santo”. Mientras “Mascarita” se lleva por delante a todos los alumnos de la mesa, otro grupo de alumnos de una mesa de billar se enfada y le vuelve a provocar. “Mascarita” se prepara para más, pero Tony lo detiene. “Mascarita” entiende y les dice a Jaque y al Mudo que se vayan con él y dejen a Tony hacer lo suyo. Se les ve fuera del bar mientras se escuchan ruidos y gritos desde el interior. Entonces Tony sale de los locales, escupiendo un anillo, tomado del dedo de uno de los estudiantes, explicando así el apodo de “Caníbal”.

Mientras tanto, los secuestradores llegan a la casa de una chica, dejando al secuestrado atado en una silla con una bolsa en la cabeza. Ahora intentan llamar a la casa de Cabos para informar a su mujer de que lo tienen y pedirle un rescate. Sin embargo, la asistenta se confunde con la llamada y cuelga en repetidas ocasiones. Cuando la mujer coge el teléfono, lo interpreta como una excusa para que su marido no aparezca en la fiesta, y vuelve a colgar.

Después de estar agotados por la pelea del bar, “Mascarita”, Mudo y Jaque van al apartamento de este último para cambiarse de ropa para la ocasión de la fiesta. Mientras Jaque selecciona una camisa presentable, Mudo y “Mascarita” se molestan por el pájaro del vecino y van a la puerta a quejarse. Se quedan un rato esperando una respuesta. Entonces llega la novia de Jaque para discutir con él por dejarla plantada y no llevarla a la fiesta de su padre. Enfadada, se va y se lleva el coche de Jaque (con Cabos aún dentro). Cuando el Mudo y “Mascarita” escuchan por fin la voz del vecino, el Mudo enloquece y empieza a gritarle que se calle el pajarito. El vecino entonces abre su puerta (después de abrir unas cinco cerraduras) y les apunta con dos Tec-9 a la cara a cada uno de ellos. Les explica su vinculación emocional con el pájaro y les amenaza con no volver a quejarse. Después, Jaque les dice que se vayan.

Irónicamente, la novia de Jaque, la hija de Cabos, es también amiga del aliado del secuestrador. Va a su casa y le pide que la acompañe a la fiesta de su padre. El líder del secuestrador aparece entonces desde su escondite y se hace pasar por su novio, y los tres van a la fiesta de Cabos.

En la fiesta se producen una serie de confusiones que hacen que el amigo de Cabos sea abandonado por error y que Cabos se quede en casa de Jaque. Éste vuelve a su casa y encuentra a su mujer teniendo sexo con Tony. Tony escapa por la ventana. Cabos le persigue y ve a su amigo tirado en el patio, que se despierta al ver a un Cabos enfadado y posteriormente recibe un palo de golf en la cara.

También te puede interesar: