Final de Memorias de un asesino internacional

1 h 38 min

Sam Larson (Kevin James), un apacible escritor, es confundido con un sicario cuando su novela de ficción sobre un asesino internacional se publica como una historia real. Cuando el libro se convierte en un éxito, Sam Larson es secuestrado, trasladado fuera del país e involucrado en un caso de asesinato.

Dónde ver la película Memorias de un asesino internacional online
Poster for the movie "Memorias de un asesino internacional"
ALERTA SPOILER

A continuación, puedes leer el resumen y la explicación de Memorias de un asesino internacional

Final de Memorias de un asesino internacional explicado

Sam Larson (Kevin James) es un solitario que ha escrito una novela de ficción, Memorias de un asesino internacional, pero tiene problemas con el final, la línea de la firma al final. Tras comentar su problema con su buen amigo Amos (Ron Rifkin) y recibir una historia extravagante sobre un asesino llamado Ghost, Larson decide incorporar lo que Amos le cuenta a su novela. La novela se publica en Internet y se clasifica como no ficción, retitulándose True Memoirs of an International Assassin.

Convertido en un éxito de ventas, Larson es secuestrado y llevado a Venezuela. Larson es despertado por El Toro (Andy García), un revolucionario que quiere el asesinato del presidente de Venezuela, Miguel Cueto (Kim Coates), que cree que la novela es la verdad y encarga a Larson el asesinato.

Larson escapa de los revolucionarios y se dirige a la comisaría más cercana, donde pide que le lleven a la embajada de EE.UU., pero descubre que son los secuaces del gángster Anton Masovich (Andrew Howard), y le exigen dinero. Larson llama entonces a Applebaum, pero creyendo que sólo está jugando con ella, cuelga. Antes de que la policía pueda matarlo, Larson es salvado por la agente de la DEA, Rosa Bolívar (Zulay Henao).

Después de escapar, Bolívar le pide a Larson que hable con Masovich para aclarar la situación. Allí, Masovich le pide a Larson que mate a El Toro, ya que se vería afectado si el presidente fuera asesinado. Larson finge estar de acuerdo después de ver el comportamiento violento de Masovich. Mientras tanto, los agentes de la CIA William Cobb (Rob Riggle) y Michael Cleveland (Leonard Earl Howze) se reúnen con el presidente y el general Ruiz (Yul Vázquez) en relación con Larson, y acceden a reunirse con él.

Larson y Bolívar, mientras hablan de la situación en un restaurante, son encontrados por Juan, que toma a Larson como rehén. Juan y Larson hablan entonces de la situación del Presidente. Larson intenta que Juan robe un camión, pero en el proceso, es capturado por el General Ruiz. El General Ruiz entonces le dice a Larson que mate a Masovich (ya que tiene demasiado poder) o Larson será juzgado y ejecutado por su participación en el asesinato del presidente, lo que hace que Larson acepte. Cobb y Cleveland, que se han percatado de ello, deciden hacer que lo maten sustituyendo a Masovich, que entra en una violenta furia al oír que Larson lo ha traicionado.

Larson se reúne con Bolivar y la pone al corriente, quien entonces admite que siempre ha querido matar a Masovich, ya que él hizo que la DEA la diera por perdida. Se le ocurre un plan para humillar tanto a Masovich como al presidente. Larson se niega inicialmente, diciendo que sólo quiere ir a casa. Los secuaces de Masovich les atacan y escapan, pero no antes de que él reciba un disparo en el hombro.

Larson y Bolívar vuelven entonces a casa de El Toro, consiguiendo un ejército para infiltrarse en el baile de inauguración y asesinar al presidente. Cuando llegan, Ruiz le recuerda a Larson que debe matar a Masovich., Masovich entonces descubre a Larson e intenta matarlo, pero Bolívar lo distrae. Juan, disfrazado de camarero, le recuerda las órdenes de El Toro. Después de bailar, Bolívar y Masovich se pelean en el piso de arriba, mientras Larson obliga al presidente a confesar su plan para matar a Masovich. El presidente descubre que Larson le ha grabado pero, deprimido y odiando su vida, se suicida rápidamente. Mientras tanto, la pelea entre Bolívar y Masovich llega a la oficina del presidente y termina con Masovich siendo disparado y asesinado por Ruiz.

Larson y Bolívar son entonces arrestados por el general Ruiz, pero son enviados de vuelta a casa de El Toro, y Juan se disculpa con Larson por no haberle creído. Bolívar es contratado para la revolución por El Toro, y éste se lleva a Larson a solas, preparándose para matarlo (ya que sabe demasiado). Cobb y Cleveland lo interrumpen, ya que les piden que lo lleven a casa. Larson está contento de ir, pero preocupado por Bolívar. En el aeropuerto, Larson escapa para intentar salvar a Bolívar, que está retenido por El Toro para obtener información. Justo cuando Juan está a punto de matarla, aparece Larson, armado.

Larson convence a Juan para que se ponga de su lado, luchan contra El Toro e intentan liberar a Bolívar. Sin embargo, son derrotados y El Toro se lleva a Bolívar en su helicóptero. Juan convence a Larson de que no se rinda y los sigue hasta él. Tras una breve lucha, Larson finalmente mata a El Toro, quien comenta que siempre supo que Larson era el Fantasma. Larson y Bolívar saltan entonces del helicóptero y aterrizan en el agua. Luego, acorralados por el general Ruiz (que planea hacerse con el país), están a punto de ser asesinados por él, pero entonces es abatido por Amos (el verdadero Fantasma), que desaparece.

Seis meses después, Juan es el presidente de Venezuela, con Bolívar vigilando. Cobb y Cleveland, que también lo observan, comentan que será difícil de controlar y que odian al Fantasma. Larson se ha convertido en un autor de best-sellers y ha publicado su nuevo libro, que incluye algunas de sus aventuras en Venezuela. En una entrevista televisiva con Katie Couric, ésta le pregunta si el libro es real, y Larson lo niega, diciendo que es una obra de ficción.

También te puede interesar: