Final de Mi chica y yo

Kim Su Ho es un joven estudiante, al igual Su Eun, una chica muy hermosa quien es admirada y deseada por los chicos, pero ella decide iniciar un romance con Su Ho, lo que causa la extrañeza de todos sus compañeros al fijarse en alguien que no es muy guapo ni tiene mucha oportunidad con las chicas. Así inician los celos de los amigos de Su Ho, todo marcha bien entre ellos, llegan a descubrir que tienen mucho en común, pero Su Eun tiene un secreto. Ambos tienen que enfrentar a lo que parecia ser una felicidad esplendida y eterna.

Dónde ver la película Mi chica y yo online
Final de la película Mi chica y yo
ALERTA SPOILER

A continuación, puedes leer el resumen y la explicación de Mi chica y yo

Final de Mi chica y yo explicado

La película comienza en la Corea actual, donde Kim Su-ho (Cha Tae-hyun) regresa a su ciudad natal después de diez años para asistir a una reunión con sus amigos del instituto. Mientras camina, escucha una voz femenina en su cabeza gritando su nombre. Los amigos de Su-ho dudan de que vaya a asistir a la reunión, ya que aún no ha superado a una chica. Dicen que el día del reencuentro es el aniversario de la muerte de una chica llamada Bae Su-eun (Song Hye-kyo). Para sorpresa de todos, llega Su-ho y, tras celebrarlo, van a un faro donde el amigo de Su-ho le molesta al referirse a Bae Su-eun, y éste se pone a llorar. En un flashback, un Su-ho más joven es rescatado de ahogarse por una chica guapa. Ella pierde su localizador en el proceso de rescate, pero se va. Su-ho se despierta y cree que sus amigos le han salvado de ahogarse.

En la siguiente escena, Su-ho y sus compañeros están cantando en una clase de música, cuando se da cuenta de que su compañera Su-eun le mira fijamente. Su amigo dice que ella siempre le mira en clase, y Su-ho empieza a pensar que podría estar interesada en él. Su-ho y Su-eun se cruzan en el pasillo, y ella le sorprende pidiéndole que le compre una croqueta. Él dice que si comen juntos, la gente pensará que están saliendo. Sin embargo, comen juntos y los demás estudiantes se dan cuenta. Pronto, el capitán del club de judo, que había echado el ojo a Su-eun, encuentra a Su-ho y le amenaza. Sun-ho niega inmediatamente estar saliendo con ella. Su-eun llega y le dice al capitán que sí están saliendo. El capitán tira al suelo a Su-ho. Los amigos de Su-ho llegan para rescatarlo y escapan en bicicleta.

Su-ho y Su-eun se encuentran cerca de un faro. Su-eun le insinúa a Su-ho que le ha salvado, pero él no lo entiende. Observan juntos la puesta de sol. Su-ho acompaña a Su-eun a su casa y ella le da su número. Aunque su bíper se ha perdido, todavía puede recibir y dejar mensajes. Esa noche, se confiesan sus sentimientos mutuos.

Al día siguiente, Su-ho tiene que salir de clase porque su abuelo se ha desmayado. Va rápidamente a casa de su abuelo pero lo encuentra bien. Resulta que ha fingido una enfermedad para hablar con Su-ho. Su-eun llega con la bolsa de Su-ho. El abuelo de Su-ho comparte su historia. Cuando era joven, el abuelo de Su-ho se alistó en el ejército. Fue separado de su primer amor, Soon-im. Le dejó un collar para que lo recordara. Pasaron los años y se convirtió en enterrador. Preparó un funeral para el marido de Soon-im. No pudieron decirse ni una palabra y pronto se casó con otra mujer, la abuela de Su-ho.

Esta historia hace que Su-ho se dé cuenta de que ama a Su-eun y quiere estar con ella. Le deja un mensaje a Su-eun expresando sus sentimientos, sin saber que ella está detrás de él hasta que ella responde: “Yo también”. Desde ese día, Su-ho y Su-eun son oficialmente una pareja. Los amigos de Su-ho le proponen pasar una noche en la Isla de la Niebla. Cuando Su-ho y Su-eun llegan juntos al muelle, él descubre que sus amigos le engañaron para que él y Su-eun tuvieran un tiempo a solas. En la isla su amor se profundiza y comparten su primer beso. Al día siguiente, Su-eun se desmaya. Su-ho la lleva rápidamente al hospital y la visita todos los días. Resulta que sufre una leucemia terminal. Su último deseo es volver a su isla.

Soon-im también tuvo un último deseo antes de morir: reunirse con el abuelo de Su-ho. Éste preparó su funeral y se reunió con su primer amor, al que había amado durante 50 años. Mientras Su-ho está de visita en el hospital, Su-eun le expresa su deseo y él le muestra dos billetes de ferry. Sin embargo, un tifón impide que los ferrys funcionen. Su-ho suplica desesperadamente a las autoridades que les dejen viajar. Mientras discuten, Su-eun se desmaya.

En el presente, Su-ho regresa a la Isla de la Niebla y encuentra el bolso de Su-eun. La entrada de su diario revela que ella había plantado semillas en la colina durante su visita. Las flores serán su regalo para él. Su-ho va a la colina y la encuentra cubierta de flores moradas.

También te puede interesar: