Final de Mi novia es un zombie

Francesco Dellamorte es el cuidador del cementerio de Buffalora, un pueblo del norte de Italia. Dellamorte vive una vida solitaria apartado del mundo; su único amigo es Gnaghi, un pequeño, feo, lisiado y mudo compañero con el que comparte su ronda diaria por el cementerio. Desde hace algún tiempo, los muertos enterrados en el cementerio de Buffalora reviven debido a una súbita y misteriosa epidemia. Dellamorte tendrá que impedir que los muertos invadan el mundo de los vivos, algo que el resto de los humanos piensa que es sólo parte de su imaginación.

Dónde ver la película Mi novia es un zombie online
Final de la película Mi novia es un zombie
ALERTA SPOILER

A continuación, puedes leer el resumen y la explicación de Mi novia es un zombie

Final de Mi novia es un zombie explicado

Francesco Dellamorte (Rupert Everett) es el dueño de un cementerio en la pequeña ciudad de Buffalora, donde los que son enterrados vuelven exactamente 7 días después como zombis. El trabajo de Francesco, con la ayuda de su retrasado ayudante Gnaghi (François Hadji-Lazaro), consiste en acabar con estos zombis que se arrastran fuera de sus tumbas de forma regular.

Francesco se enamora de una viuda (Anna Falchi) y la asesina accidentalmente. Comienza a cuestionar su cordura después de que ella vuelva a él varias veces bajo diferentes personajes a lo largo de la película. Temiendo su locura y su incapacidad para aceptar los escenarios de vida-muerte que se le plantean constantemente, Francesco y Gnaghi se suben a un coche e intentan salir de Buffalora, sólo para llegar al borde de un acantilado, donde Francesco proclama “No hay resto del mundo”. La cámara pasa de Francesco y Gnaghi al borde del acantilado a una imagen de un globo de nieve con dos personas de pie en la nieve, una imagen que abre la película y que deja al espectador reflexionando sobre la naturaleza y la realidad de los acontecimientos de la película. Muy extraño.

También te puede interesar: