Final de Nada más que la verdad

1 h 48 min

En Washington, una periodista se enfrenta a una pena de cárcel por desvelar el nombre de un agente de la CIA y ocultar sus fuentes de información. Basada en el caso real de Judith Miller, periodista del New York Times que pasó 85 días en prisión por negarse a revelar sus fuentes. Preestrenada en el Festival de Toronto, por problemas económicos de la distribuidora no llegó a estrenarse en cines, pasando directamente en primavera del 2009 al mercado de DVD.

Dónde ver la película Nada más que la verdad online
Poster for the movie "Nada más que la verdad"
ALERTA SPOILER

A continuación, puedes leer el resumen y la explicación de Nada más que la verdad

Final de Nada más que la verdad explicado

El presidente Lyman (Scott Williamson) recibe un disparo en un intento de asesinato. En represalia, Estados Unidos bombardea Venezuela, acusando a este país de instigar el atentado.

Rachel Armstrong (Kate Beckinsale), una ambiciosa reportera del periódico Capital Sun-Times de Washington D.C., se dispone a publicar un informe en el que alega que el gobierno de Lyman mintió a sabiendas al Congreso y a la opinión pública estadounidense al atribuir a Venezuela la responsabilidad del intento de asesinato, y que la Administración recibió un informe de la CIA de un agente que había investigado la conexión con Venezuela y que determinó que no tenían ninguna relación con el intento de asesinato. El informe también revela que la agente de la CIA es Erica Van Doren (Vera Farmiga), cuya hija Alison va al mismo colegio que Timmy, el hijo de Rachel. Rachel se enfrenta a Van Doren en un partido de fútbol y le pide confirmación. Erica se niega a colaborar, pero se delata al perder los nervios por culpa de unos “periodistas irresponsables”. Rachel, que no duda de la veracidad del informe, publica su historia y ésta se convierte en noticia de primera plana con el pleno apoyo de la editora Bonnie Benjamin (Angela Bassett) y la asesora legal Avril Aaronson (Noah Wyle).

Como revelar la identidad de un agente encubierto es un delito de traición si lo comete un empleado del gobierno, y como cualquier persona que filtre información tan sensible y secreta constituye una amenaza para la seguridad nacional, el fiscal federal especial Patton Dubois (Matt Dillon) convoca un gran jurado para identificar y procesar a esa persona. Pero cuando Dubois le pide que nombre al empleado del gobierno que fue su fuente, ella se niega a dar cualquier respuesta. Un abogado de alto nivel, Albert Burnside (Alan Alda), que ha sido contratado por el periódico para defender a Rachel y que se jacta de que su amistad personal con el juez Hall facilitará el asunto, se sorprende cuando su cliente es encarcelado por desacato al tribunal por no haber respondido. Burnside amonesta al juez por cometer “un gran error”, advirtiendo que “a veces un error es como vestirse de blanco después del día del trabajo, y a veces un error es invadir Rusia en invierno”.

Los días se convierten en semanas, las semanas en meses, y mientras tanto Van Doren es asesinada frente a su casa por un fanático político con una pistola. Rachel es agredida por los reclusos en la cárcel, pero sigue defendiendo firmemente el principio de confidencialidad, una postura que acaba por alejar a su marido Ray (David Schwimmer), que al igual que Dubois imagina que está protegiendo a un empleado del gobierno, aleja a su joven hijo Timmy (Preston Bailey) y le cuesta a su asediado periódico millones de dólares en multas y gastos legales. Sin embargo, a Dubois sólo le interesa la fuente original de Armstrong. Armstrong le ruega a Dubois que nunca pueda entregar su fuente, ya que ahora se les consideraría responsables del asesinato de Van Doren. Burnside incluso apela su caso ante el Tribunal Supremo, argumentando que sin la protección de las fuentes entonces no hay libertad de prensa, tal vez en última instancia, no hay democracia, pero el tribunal decide en su contra 5-4, citando la preocupación primordial de la seguridad nacional.

Finalmente, el juez Hall acepta que Armstrong nunca cederá y divulgará su fuente. Y así, convencido de que encarcelarla no puede servir de nada, y dado que no ha sido condenada por ningún delito, decide ponerla en libertad. El día de su puesta en libertad, Dubois hace que los U.S. Marshals la detengan y la acusen de obstrucción a la justicia, y la convence de que acepte un trato para una sentencia reducida en lugar de ir a juicio. Ella acepta dos años de prisión, con la posibilidad de una libertad condicional anticipada por buen comportamiento. Mientras Armstrong es llevada al centro penitenciario, recuerda su época como voluntaria en la escuela de Timmy: Una vez, en una excursión, habló con la hija de Van Doren, Alison. Alison mencionó inocentemente que su madre trabajaba para “el gobierno”, y que recientemente había ido a Venezuela por “negocios”, revelándose así como la fuente original.

También te puede interesar: