Saltar al contenido

Final de Oro negro

Final de la película Oro negro
Final de la película Oro negro

Oro negro (2011)

R 129 min - Aventura, Drama - 21 diciembre 2011
Tu puntuación:
¡Sin puntuaciones todavía!

Drama épico ambientado en los años treinta, que cuenta el ascenso de un joven y dinámico líder, que une a las tribus de los reinos del desierto, para luchar contra dos emires rivales que controlan Arabia en la época en la que comienzan a descubrirse varios yacimientos de petróleo. Tahar Rahim interpreta al príncipe Auda, que se encontrará en una disyuntiva al tener que elegir entre dos padres y dos amores. Una decisión que marcará su destino y el de los que lo rodean.

Director:  Jean-Jacques Annaud

Fotos

No se han importado imágenes para esta película.

Guión

Drama épico ambientado en los años treinta, que cuenta el ascenso de un joven y dinámico líder, que une a las tribus de los reinos del desierto, para luchar contra dos emires rivales que controlan Arabia en la época en la que comienzan a descubrirse varios yacimientos de petróleo. Tahar Rahim interpreta al príncipe Auda, que se encontrará en una disyuntiva al tener que elegir entre dos padres y dos amores. Una decisión que marcará su destino y el de los que lo rodean.


Colecciones:

Géneros: Aventura, Drama

Detalles

Web oficial: 
País:   France Italy Qatar Tunisia
Idioma:  English
Fecha de lanzamiento:  21 diciembre 2011

Taquilla

Presupuesto:  $40.000.000
Recaudación:  $5.446.000

Créditos

Datos técnicos

Tiempo de ejecución:  2 h 09 min

A principios del siglo XX, el emir Nesib (Antonio Banderas), sultán de Hobeika, y el sultán Amar (Mark Strong) de Salmaah mantienen una guerra fronteriza por una vasta franja estéril que llaman “El Cinturón Amarillo”. Cuando Nesib gana, obliga a Amar a aceptar un pacto de paz: el Cinturón Amarillo no pertenecerá a ninguno de los dos, convirtiéndose en una tierra de nadie entre sus territorios, y el emir Nesib tomará como rehenes a los hijos del sultán Amar, Saleh y Auda. Amar acepta a regañadientes, sabiendo que los rehenes son una confianza sagrada que vincula también a Nesib. Ambos juran el pacto ante Dios. Nesib promete criar a los hijos de Amar con sus propios hijos, Tariq y Leyla.

Saleh, el hijo mayor de Amar, es un espíritu libre interesado en las actividades tradicionales de un emir árabe, mientras que Auda es una ávida lectora. Leyla y Auda se hacen buenas amigas, hasta que se separan en la adolescencia. Pasan diez años. Auda (Tahar Rahim) sigue siendo un lector voraz, mientras que Saleh (Akin Gazi) anhela volver a casa y estar con su padre.

Sam Thurkettle (Corey Johnson), un geólogo estadounidense que trabaja para la compañía occidental “Texan Oil”, estudia el Cinturón Amarillo y está convencido de que hay crudo de alta calidad bajo su pizarra. Le dice a Nesib que el hallazgo le hará más rico que el rey de Inglaterra, y Nesib está más que dispuesto a escuchar; ha tenido que ver, impotente y sin dinero, cómo su pueblo sufría una epidemia de cólera y su propia esposa moría a causa de ella. Nesib permite que la empresa de Thurkettle extraiga petróleo del Cinturón Amarillo, violando así su pacto de paz con el sultán Amar.

El dinero entra a raudales y Nesib comienza a modernizar su reino con escuelas, hospitales y electricidad. Nombra coronel a su hijo Tariq, nombra a Auda bibliotecaria nacional y envía un enviado a Amar para llegar a un acuerdo para extraer petróleo del Cinturón Amarillo. Pero los miembros de las tribus del desierto atacan una de las explotaciones petrolíferas y matan a la tripulación. Al ver amenazados sus ingresos, Nesib se dedica a inducir a las distintas tribus a aceptar la extracción de petróleo, utilizando como incentivos lujosos regalos y oro.

El enviado a Amar regresa e informa a Nesib: Amar considera que la explotación del Cinturón Amarillo es una violación de su tratado. Saleh le dice a Auda que puede convencer a su padre y decide escapar; mata a sus guardias mientras emprende la huida. Lo atrapan, pero Ibn Idris lo mata en venganza por haber matado a los guardias, que eran primos de Ibn Idris.

Desesperado por mantener los ingresos del petróleo, Nesib ejecuta una brillante maniobra política: casa a Auda con su hija Leyla (Freida Pinto). De un plumazo ha convertido la posición de Auda de rehén a miembro de la familia, disolviendo así su pacto con Amar y absolviéndose de su juramento religioso. Auda acepta a regañadientes, sabiendo que es un complot para evitar que Amar ataque a Nesib. Nesib decide enviar a Auda a convencer a Amar para que extraiga petróleo del cinturón amarillo. Auda se encuentra con Amar, que se sorprende al saber que Auda ha venido como representante de Nesib. Auda aprende más sobre su padre durante su estancia allí. Amar le cuenta a Auda que Nesib le ofreció el 5% y luego el 35% de las ganancias, pero que él rechazó la oferta. Nesib incluso ha prometido devolver a los hijos de Amar como una especie de valor de la propiedad. Cuando Auda intenta explicárselo, él dice que todo en su casa está hecho de sangre o de amor, pero no de dinero y que el dinero no tiene valor. Al día siguiente se celebra una reunión con los aliados de Amar. Dicen que al dejar que los extranjeros extraigan petróleo, se dejan destruir a sí mismos y a su cultura. Auda argumenta sin éxito diciendo que si Dios no hubiera querido que lo utilizaran, no lo habría puesto en su suelo.

Amar manda a Hassan Dakhil, a Nesib ofreciéndole el cese de las hostilidades si éste acepta cerrar los pozos de petróleo y expulsar a los extranjeros. Nesib se niega y hace una contraoferta a Hassan Dakhil. Más tarde, Amar recibe un mensaje de Hassan que parece indicar que éste ha desertado a favor de Nesib. Tras este contratiempo, Amar elabora un plan para enviar a todos sus prisioneros al desierto con accesorios de armas para que actúen como señuelos, con el fin de atraer al ejército de Nesib al desierto mientras Amar lleva a su verdadero ejército a capturar la ciudad de Nesib, Hobeika. Ofrece el liderazgo del ejército de señuelos a Auda. Auda protesta, objetando que enviar a los prisioneros al desierto significaría una muerte segura, pero ante la desaprobación de su padre acepta de mala gana y se aventura, acompañado por su hermanastro Ali, un médico, que no parece compartir la mentalidad xenófoba de su padre. El plan funciona y Nesib envía seis coches blindados tras ellos. Sin embargo, los pesados vehículos se atascan en la arena y los hombres de Auda logran dominar a sus ocupantes, aunque no sin sufrir grandes pérdidas. El camello que transportaba las palomas mensajeras es asesinado y las palomas escapan. Una de ellas consigue regresar a Salmaah. La sangre de la paloma y la ausencia de un mensaje escrito hacen pensar a Amar que no ha habido supervivientes. Cuando los blindados no regresan, Nesib envía un avión con Tariq a bordo para hacer un reconocimiento. Auda pone otro señuelo, haciendo que sus hombres se tumben y se hagan los muertos alrededor de un blindado destruido. Cuando Tariq aterriza para investigar, los hombres de Auda lo atacan. Tariq consigue volver al avión, pero los hombres de Auda lo obligan a bajar. Auda encuentra su cuerpo entre los restos del avión y siente un gran remordimiento por todas las muertes innecesarias. Reúne a los prisioneros restantes y les ofrece dividir el agua restante entre ellos y liberarlos. Los prisioneros deciden seguir a Auda, que los conduce hasta el mar creyendo que allí encontrarán agua, por lo que había escuchado de un jinete de camello moribundo.

El ejército, ahora de Auda, llega finalmente al mar, pero se desanima al no encontrar agua dulce, hasta que Alí encuentra un manantial submarino. Una vez rellenados sus odres de agua, el ejército se aleja y se encuentra con una tribu de esclavistas Beni Sirri. Auda dirige un pequeño grupo de hombres para reunirse con el jeque de la tribu Beni Sirri y, durante el encuentro, el jeque golpea brutalmente a Aicha (Liya Kebede), una esclava. El jeque parece burlarse de la tribu Zamiri de la esclava, ya que los Zamiri son una de las pocas tribus que permiten a las mujeres las mismas libertades que a los hombres. Auda intenta protestar y ofrece comprar a la esclava a cambio del anillo de su madre, que pertenecía a la misma tribu que la esclava. Se produce una discusión y el jeque revela que Nesib ya ha comprado la lealtad de los Beni Sirri y que pretendían matarlo a cambio de una recompensa. El resto de los hombres de Auda lanzan un ataque por sorpresa, rodeando y arrollando a los Beni Sirri, dejando a Auda esposando y deshaciendo a los líderes de la tribu Beni Sirri y liberando a los esclavos. Para colmo de males, Alí despoja al jeque del reloj de oro que le regaló Nesib en la boda de Auda. En agradecimiento por la liberación de los esclavos, las otras tribus se comprometen con Auda. Aicha se ofrece a guiar a Auda hasta su propia tribu para conseguir su ayuda. Sin embargo, uno de los miembros de la tribu dispara por error a Auda, que parece haber muerto, pero revive en medio de sus propios ritos funerarios. Alí se da cuenta de que el estado de Auda había sido en realidad un fenómeno médico conocido como mors putativa en el que un traumatismo craneal induce todos los síntomas de la muerte. Sin embargo, los miembros de la tribu creen que Auda ha resucitado de la muerte a la manera del profeta islámico Mahoma y que es el líder predicho en las leyendas de la tribu Zamiri. Alí, a pesar de conocer la verdadera naturaleza de las heridas de Auda, no hace nada para disuadir esta idea. La tribu Zamiri se reúne ahora en torno a Auda como su líder. Uno de los aviones de Nesib consigue localizarlos y abre fuego. Los tribales consiguen derribar el avión, pero no antes de que éste hiera mortalmente a Alí. Auda le administra la extremaunción mientras Ali agoniza en sus brazos. Con su último aliento, Alí hace prometer a Auda que “volteará el tablero”, pidiéndole que deponga a Amar y a Nessib, poniendo así fin al conflicto.

Auda cabalga con su ejército hasta las puertas de la ciudad de Nessib. Amar llega y se reúne con Auda, quien le revela que ha unido a todas las demás tribus y que pretende quedarse con el Cinturón Amarillo. Amar revela que Nesib ha aceptado las condiciones de Amar y exige que Auda entregue su ejército a Amar. Durante la discusión, Amar es asesinado a tiros por el jeque de la tribu Beni Sirri, que en realidad tenía como objetivo a Auda. El ejército de Auda está indignado, pues cree que Nessib les ha traicionado e intentado matar a Auda durante las negociaciones. El comandante del ejército de Nessib se da cuenta de que, con Amar muerto, no hay nada que impida a Auda atacar. Mientras llueven los proyectiles, Auda renuncia a cualquier esperanza de diálogo y dirige su ejército para arrasar las defensas de Nessib. Aunque Nessib tiene un armamento superior, el poderío combinado de todas las tribus del ejército de Auda les supera en número.

Auda es derribado de su caballo por un proyectil perdido y acosado por el jeque Beni Sirri. El jeque lo derrota fácilmente en un combate cuerpo a cuerpo y se burla de él, preguntándole si Auda aprendió a cercar “en una biblioteca”. Justo antes de que el jeque pueda asestarle el golpe mortal, Aicha le apuñala por la espalda y salva a Auda. Al enterarse de los acontecimientos, Nesib abdica al trono en favor de la única hija que le queda, Leyla. Auda, a través de su matrimonio con Leyla es ahora gobernante de ambos reinos. En la ciudad, las fuerzas de Auda encuentran a Hassan en las mazmorras, lo que indica que nunca había traicionado a Amar, sino que había sido hecho prisionero por Nesib. Auda entra en la biblioteca donde encuentra a Nesib, que le felicita por sus logros y le pregunta qué piensa hacer Auda. Auda responde que, a diferencia de su padre, no le desagradan los extranjeros y que cree que tienen mucho que ofrecer. Al ser interrogado por Auda sobre qué hacer con Nessib, éste admite que si estuviera en el lugar de Auda lo habría mandado matar, de forma rápida e indolora. En cambio, Auda opta por enviarlo a Houston para que forme parte del Consejo de Administración de las compañías petroleras, donde podrá proteger los intereses de su pueblo. Auda le hace un cumplido de espaldas diciendo que “no se le ocurre nadie más astuto” que Nesib para ocupar ese puesto y que la gente de la compañía petrolera “se lo merece”. La película termina con Auda suspendiendo una reunión con varios extranjeros, presumiblemente representantes de las compañías petroleras, para estar a solas con su esposa, ahora embarazada.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Valoración: 0)