Final de Pepi, Luci, Bom y otras chicas del montón

Luci, un ama de casa abnegada, Pepi, su vecina "moderna", y Bom, una rockera diabólica forman un trío disparatado que vive al ritmo desacompasado de La Movida. La violación de Pepi modifica el destino de todos los personajes.

Dónde ver la película Pepi, Luci, Bom y otras chicas del montón online
Poster for the movie "Pepi, Luci, Bom y otras chicas del montón"
ALERTA SPOILER

A continuación, puedes leer el resumen y la explicación de Pepi, Luci, Bom y otras chicas del montón

Final de Pepi, Luci, Bom y otras chicas del montón explicado

Pepi, una joven independiente que vive en Madrid, está llenando su álbum de cromos de Superman cuando recibe la visita inesperada de un policía vecino que ha visto sus plantas de marihuana mientras la espía con prismáticos desde el otro lado de la calle. Pepi intenta comprar su silencio con una oferta de sexo anal, pero en su lugar el policía la viola. Sedienta de venganza, Pepi organiza que su amiga Bom, una cantante punk adolescente, y su banda, Bomitoni (Bom y Toni y también un juego de palabras de vomitoni, o “gran vómito”), den una paliza al policía. Ataviados con disfraces madrileños y cantando una zarzuela, los amigos de Pepi le dan una paliza despiadada al hombre una noche. Sin embargo, al día siguiente Pepi se da cuenta de que han atacado por error al inocente hermano gemelo del policía.

Impávida, Pepi decide una forma de venganza más compleja. Se hace amiga de la dócil esposa del policía, Luci, de Murcia, con la excusa de recibir clases de punto. La idea de Pepi es corromper a Luci y alejarla del policía maltratador. Durante la primera clase de punto, la amiga de Pepi, Bom, llega al apartamento dirigiéndose al baño para orinar. Esto lleva a la sugerencia de que, ya que Luci tiene calor, Bom se suba a una silla y orine sobre la cara de Luci. El comportamiento agresivo de Bom satisface el masoquismo de Luci y las dos mujeres se convierten en amantes. De vuelta a casa, Luci tiene una discusión con su marido en la que se queja de lo que le ha hecho a Pepi. Cuando él la amenaza con azotar y echarla de casa, con un renovado sentimiento de liberación Luci deja a su marido y su casa, y se va a vivir con Bom.

Las tres amigas, Pepi, Luci y Bom, se ven inmersas en la movida juvenil madrileña, asistiendo a fiestas, clubes, conciertos y conociendo a personajes escandalosos. En uno de los conciertos, Bom canta con su grupo, los Bomitonis, una canción llamada Murciana marrana. Luci se convierte en una orgullosa groupie. El punto culminante de una de las fiestas es un concurso de tamaño de pene llamado Erecciones Generales, una competición que busca el pene más grande, más esbelto, más desmesurado. El ganador recibe la oportunidad de hacer lo que quiera, como quiera, con quien quiera. Elige a Luci para que le haga sexo oral, lo que la convierte en la mujer más envidiada de la fiesta.

Finalmente, Pepi se ve obligada a buscar trabajo, ya que su padre decide poner fin a sus ingresos. Se convierte en redactora creativa de anuncios publicitarios diseñando anuncios de muñecas que sudan, menstrúan y bragas multiusos que absorben la orina y pueden servir de consolador. Pepi también comienza a escribir un guión que será la historia de las amantes lesbianas Luci y Bom. El policía machista busca desesperadamente a su mujer. Mientras tanto, se aprovecha de la ingenua vecina Charito, que está enamorada de Juan, su hermano gemelo. Fingiendo ser Juan, el policía abofetea y luego agrede sexualmente a Charito.

Finalmente, el policía encuentra a Luci saliendo de una discoteca y la secuestra de sus dos amigos. Le da una terrible paliza a Luci que la envía al hospital, donde Pepi y Bom la visitan. Rápidamente se dan cuenta de que han perdido a Luci. Ha decidido volver con la persona que mejor la maltrata: su sádico y tiránico marido. Su brutalidad es lo que Luci siempre ha querido o a lo que se ha acostumbrado. Magullada y vendada en la cama del hospital, Luci le dice a Bom que vuelve con él para vivir una vida de abusos. Bom está perdida sin Luci y se lamenta de que el pop también está pasado de moda. Pepi tiene la solución a ambos problemas. Bom debería irse a vivir con Pepi como su guardaespaldas y empezar a cantar boleros.

También te puede interesar: