Final de Philadelphia

2 h 05 min

Andrew Beckett, un joven y prometedor abogado de Philadelphia, es despedido del prestigioso bufete en el que trabaja cuando sus jefes se enteran de que ha contraído el sida. Decide entonces demandar a la empresa por despido improcedente, pero en un principio ningún abogado acepta defender su caso.

Dónde ver la película Philadelphia online
Poster for the movie "Philadelphia"
ALERTA SPOILER

A continuación, puedes leer el resumen y la explicación de Philadelphia

Final de Philadelphia explicado

Andrew Beckett es un asociado senior en el mayor bufete de abogados corporativos de Filadelfia, Wyant, Wheeler, Hellerman, Tetlow y Brown. Oculta su homosexualidad y su condición de enfermo de SIDA a los demás miembros del bufete. Un socio del bufete observa una lesión en la frente de Beckett. Aunque Beckett atribuye la lesión a una lesión de raqueta, indica que se trata de un sarcoma de Kaposi, una enfermedad que define al SIDA.

Poco después, Beckett se queda en casa sin trabajar durante varios días para tratar de encontrar una forma de ocultar sus lesiones. Mientras está en casa, termina el papeleo de un caso que le han asignado y lo lleva a su oficina, dejando instrucciones a sus asistentes para que presenten el papeleo al día siguiente, que marca el final de la prescripción del caso. Esa misma mañana, recibe una llamada solicitando la documentación, ya que no se encuentra la copia en papel y no hay copias en el disco duro del ordenador. Finalmente, el papeleo se encuentra en un lugar alternativo y se presenta ante el tribunal en el último momento posible. Al día siguiente, Beckett es despedido por los socios del bufete.

Beckett cree que alguien escondió deliberadamente su documentación para que el bufete tuviera una excusa para despedirle, y que el despido es en realidad el resultado de su diagnóstico de SIDA, así como de su sexualidad. Pide a diez abogados que se hagan cargo de su caso, entre ellos el abogado afroamericano especializado en daños personales Joe Miller, al que Beckett se opuso anteriormente en un caso no relacionado. A Miller parece preocuparle que pueda contraer la enfermedad de Beckett. Tras rechazar el caso, Miller visita inmediatamente a su médico para averiguar si podría haber contraído la enfermedad. El médico le explica que las vías de infección del VIH no incluyen el contacto casual.

Al no poder encontrar un abogado dispuesto a representarle, Beckett se ve obligado a actuar como su propio abogado. Mientras investiga un caso en una biblioteca jurídica, Miller ve a Beckett en una mesa cercana. Un bibliotecario se acerca a Beckett y le anuncia que ha encontrado un caso de discriminación por SIDA para él. Mientras los demás en la biblioteca comienzan a mirar con inquietud, el bibliotecario sugiere a Beckett que vaya a una sala privada. Viendo los paralelismos de cómo él mismo se ha enfrentado a la discriminación debido a su raza, Miller se acerca a Beckett, revisa el material que ha reunido y acepta el caso.

Cuando el caso llega al tribunal, los socios del bufete suben al estrado, cada uno de ellos afirmando que Beckett era incompetente y que había intentado ocultar deliberadamente su estado. La defensa sugiere repetidamente que Beckett se provocó a sí mismo el SIDA al mantener relaciones sexuales con homosexuales y que, por lo tanto, no es una víctima. En el transcurso del testimonio, se revela que el compañero que había notado la lesión de Beckett, Walter Kenton, había trabajado previamente con una mujer que había contraído el SIDA tras una transfusión de sangre y, por tanto, debería haber reconocido la lesión como relacionada con el SIDA. Según Kenton, la mujer era una víctima inocente, a diferencia de Beckett, y además testificó que no reconoció las lesiones de Beckett. Para demostrar que las lesiones habrían sido visibles, Miller pide a Beckett que se desabroche la camisa mientras está en el estrado, revelando que sus lesiones son efectivamente visibles y reconocibles como tales. En el transcurso del juicio, la homofobia de Miller va desapareciendo poco a poco a medida que él y Beckett estrechan sus lazos por trabajar juntos.

Beckett acaba colapsando durante el juicio y es hospitalizado. Después de esto, otro compañero, Bob Seidman, que también había notado las lesiones de Beckett, confiesa que sospechaba que Beckett tenía SIDA pero nunca se lo dijo a nadie y nunca le dio la oportunidad de explicarse, lo que lamenta mucho. Durante su hospitalización, el jurado vota a favor de Beckett, concediéndole salarios atrasados, daños por dolor y sufrimiento y daños punitivos, por un total de más de 5 millones de dólares. Miller visita a Beckett, visiblemente decaído, en el hospital después del veredicto y supera su miedo lo suficiente como para tocar la cara de Beckett. Después de que la familia abandona la habitación, Beckett le dice a su compañero Miguel Álvarez que está “listo”. Más tarde, esa misma noche, Miller y su mujer se despiertan por una llamada telefónica de Álvarez, que les dice que Beckett ha muerto. Tras el funeral, se celebra un funeral en la casa de la familia de Beckett, donde muchos dolientes, incluidos Miller y su familia, ven películas caseras de Beckett cuando era un niño feliz.

También te puede interesar: