Final de ¡Pooka!

Un actor en apuros consigue un trabajo temporal como un personaje de peluche para promocionar el juguete más popular del año, llamado "Pooka". Al principio todo es muy divertido, pero poco a poco comienza a desarrollar dos personalidades.

Dónde ver la película ¡Pooka! online
Poster for the movie "¡Pooka!"
ALERTA SPOILER

A continuación, puedes leer el resumen y la explicación de ¡Pooka!

Final de ¡Pooka! explicado

El actor desempleado Wilson Clowes (Nyasha Hatendi), se muda a un nuevo edificio de apartamentos para comenzar una nueva vida, haciéndose amigo de una compañera de residencia, una mujer mayor llamada Red (Dale Dickey). Encuentra un vago anuncio de audición en una cafetería y asiste. Después de un inusual componente físico, a Wilson le ofrecen el trabajo de actor Finn (Jon Daly), el director de publicidad de un nuevo juguete navideño llamado Pooka. Pooka, un animal de peluche con grandes ojos, repite selectivamente lo que oye con voz “traviesa” o “buena”, y el trabajo de Wilson consistirá en representar a Pooka con un gran disfraz de peluche tanto en los anuncios como en las apariciones en directo. Wilson es informado de que será el único actor que represente a Pooka. Acepta después de darse cuenta de lo mucho que se le pagará.

La representación de Pooka por parte de Wilson coincide con el aumento de la popularidad del juguete. Sin embargo, el disfraz empieza a tener extraños efectos secundarios en el actor. Cuando lleva el traje en modo “travieso”, Wilson es propenso a tener arrebatos violentos y alucinaciones, y no recordará nada de lo sucedido después. Mientras tanto, Finn se las arregla para conseguirle a Wilson la tarjeta de visita de Melanie (Latarsha Rose), una agente inmobiliaria por la que se ha sentido atraído tras verla primero en una granja de árboles de Navidad y luego en uno de sus eventos en la tienda. Wilson asiste a una muestra de casa abierta organizada por Melanie, y los dos congenian y pronto empiezan a salir. Wilson consigue regalarle a Ty (Jonny Berryman), el hijo de Melanie, un juguete de Pooka, para alegría del niño. Van al lote de árboles de Navidad y eligen uno juntos y más tarde lo colocan en la casa de Melanie.

Las alucinaciones de Wilson continúan, y tiene una visión de sí mismo como Pooka travieso entrando en el apartamento de Red y matándola. Sin embargo, cuando visita su apartamento, ella aparece ilesa, y mientras hablan, Wilson recuerda que hizo su cambio de vida para alejarse de algún tipo de dolor que cree haber causado. Wilson se ofrece para que Pooka aparezca en la fiesta de cumpleaños de Ty, y aparece disfrazado. La falta de la figura paterna de Ty en la fiesta hace que uno de los niños mayores se lo señale a Ty, y comenta que todos saben por qué su padre no está allí. Esto hace que Wilson se convierta en el travieso Pooka, y vemos que la habitación se vuelve roja por los ojos de Pooka. A continuación, ataca al niño delante de Ty, haciendo que se asuste. Melanie aún no tiene idea de que Wilson es Pooka, quien se molesta porque el tipo disfrazado de Pooka ataca a un niño y más tarde lo discute con Wilson. Wilson parece no reconocer que era él el del disfraz, y se toma la preocupación de Melanie como una culpa y se enfada mucho. Luego ve que el árbol que habían conseguido con Ty no está, y acusa a Melanie de no confiar en él. Melanie no sabe de qué árbol está hablando, se da a entender que nunca lo hubo. Le exige a Wilson que se vaya.

El juguete de Pooka sufre una avería generalizada que hace que todos los juguetes repitan únicamente la frase distorsionada con la voz traviesa de Pooka: “Mira qué luces tan bonitas”. La popularidad de Pooka cae en picado y Wilson es despedido de su trabajo. Sin embargo, durante un encuentro en un bar, Finn le dice a Wilson que nunca hubo un Pooka, y Wilson se da cuenta de que el bar en el que está está realmente vacío. Mientras todo esto ocurre, el disfraz parece ser inseparable de Wilson, a quien se ve visiblemente hiperventilado hasta que se pone la cabeza de Pooka. Con el disfraz de Pooka puesto, va a casa de Melanie y deja una caja con un juguete de Pooka que le transmite una disculpa por su arrebato. Melanie se molesta y por la ventana ve a Pooka observando desde el otro lado de la calle. Un peatón se enzarza entonces en una pelea con Wilson y le quita la cabeza de Pooka, exponiendo a Wilson como Pooka ante Melanie.

Las alucinaciones de Wilson empeoran. Una noche, llega a su edificio de apartamentos y descubre que Red ha caído al vacío. Los curiosos y los investigadores insinúan que se trata de una muerte accidental debida a que Red estaba borracha, pero al sospechar del Pooka sensible que Wilson ha estado alucinando, sube al apartamento de Red y encuentra a Pooka cubierto de gasolina y con fuego en los ojos. Temiendo que Pooka vaya ahora a por Melanie y Ty, Wilson llama a Melanie para advertirle de que están en peligro, pero Ty contesta y despide rápidamente a Wilson diciéndole que tienen que ir a la granja de árboles de Navidad para conseguir un nuevo árbol. Wilson va a la granja y encuentra el disfraz de Pooka sensible, al que ataca con un hacha y aparentemente mata. Cuando va a la casa de Melanie, ella ya no parece vivir allí, y cuando va a la casa abierta donde se conocieron, ve la verdad sobre su pasado. Wilson y Melanie eran, de hecho, marido y mujer y vivían en la casa abierta. Wilson, disfrazado de Pooka, observa cómo el pasado-Wilson, propenso a los arrebatos violentos, destruye el árbol de Navidad y lo parte por la mitad mientras Ty lo observa desde la puerta. El pasado-Wilson suplica a Melanie y a Ty que vayan al lote de árboles y compren uno nuevo con él, lo que hace que el Pooka-Wilson suplique a la pasada Melanie que no escuche a su yo del pasado mientras ve cómo se desarrolla la escena final, pero ella no puede escucharle.

Las alucinaciones de Wilson empeoran. Una noche, llega a su edificio de apartamentos y descubre que Red ha caído al vacío. Los curiosos y los investigadores insinúan que fue una muerte accidental debido a que Red estaba borracha, pero sospechando del Pooka sensible que Wilson ha estado alucinando, sube al apartamento de Red y encuentra a Pooka cubierto de gasolina y con fuego en los ojos. Temiendo que Pooka vaya ahora a por Melanie y Ty, Wilson llama a Melanie para advertirle de que están en peligro, pero Ty contesta y despide rápidamente a Wilson diciéndole que tienen que ir a la granja de árboles de Navidad para conseguir un nuevo árbol. Wilson va a la granja y encuentra el disfraz de Pooka sensible, al que ataca con un hacha y aparentemente mata. Cuando va a la casa de Melanie, ella ya no parece vivir allí, y cuando va a la casa abierta donde se conocieron, ve la verdad sobre su pasado. Wilson y Melanie eran, de hecho, marido y mujer y vivían en la casa abierta. Wilson, disfrazado de Pooka, observa cómo el pasado-Wilson, propenso a los arrebatos violentos, destruye el árbol de Navidad y lo parte por la mitad mientras Ty lo observa desde la puerta. El pasado-Wilson suplica a Melanie y a Ty que vayan al lote de árboles y compren uno nuevo con él, lo que hace que Pooka-Wilson suplique a la pasada Melanie que no escuche a su yo del pasado mientras ve cómo se desarrolla la escena final, pero ella no puede escucharle.

En la escena final, Pooka-Wilson es testigo de cómo su yo del pasado intenta compensar su violencia llevando a Melanie y a Ty a una granja de árboles de Navidad. Durante el trayecto, Melanie intenta distraer a Ty de la frenética conducción de Wilson comentando “mira qué luces tan bonitas”, pero Wilson, mirando por el retrovisor a Melanie y Ty, choca de frente con otro coche. Sale despedido del vehículo y Melanie y Ty mueren al explotar. El conductor del otro coche era Red, que muere en el accidente. Pooka-Wilson y el traje de Pooka sintiente, ahora sentados en el bar vacío, observan con tristeza cómo la versión de Wilson que conducía el coche es trasladada por los paramédicos, uno de los cuales es Finn, y la voz distorsionada del juguete Pooka de Ty repite la frase “mira qué luces tan bonitas”.

También te puede interesar: