Saltar al contenido

Final de Prancer

Poster for the movie "Prancer"
Poster for the movie "Prancer"

Prancer (1989 )

99 min - Drama, Familia, Fantasía

Jessica, la hija de un granjero pobre, todavía cree en Santa Claus. Así que cuando se encuentra con un reno con una pierna herida, asume que es Prancer, uno de los renos de Santa Claus, que había caído desde una pantalla de Navidad en la ciudad. Ella lo esconde en su granero y lo alimenta a base de galletas, hasta que ella pueda devolvérselo a Santa Claus. Su padre lo encuentra y decide venderlo al carnicero, no para las chuletas de carne, sino para exhibirlo como reclamo publicitario.


Director:   John D. Hancock

Donde ver online

Atención
A continuación se revela como acaba Prancer

Final de Prancer explicado

Jessie (Rebecca Harrell) acaba escribiendo una carta a Papá Noel en la que le dice que ha estado cuidando de Prancer e incluye una foto Polaroid del ciervo como prueba, y luego añade instrucciones para que vaya a Antler Ridge a medianoche de la mañana de Nochebuena porque ella llevará a Prancer allí, y así podrá ir a buscarlo y poder entregar sus regalos la noche siguiente. Ella le da su carta al Sr. Stewart (Michael Constantine) mientras él está trabajando como Santa en el centro comercial local, creyendo que es uno de los ayudantes de Santa. La lee en privado y, tras quedar encantado con su contenido, se la entrega al editor del periódico del pueblo.

El redactor acaba escribiendo una historia sobre la carta de Jessica y la publica en el periódico al día siguiente, y mucha gente la lee y se entera de todo lo relacionado con Prancer. Cuando Jessica va a la iglesia con su hermano Steve (John Duda) y su tía Sarah (Rutanya Alda) ese mismo día, el cura acaba hablando del artículo del periódico y saca a relucir el nombre de Jessica, y ésta se da cuenta de que su secreto ha dejado de serlo. Después de que ella y Steve comprueben el artículo por sí mismos una vez concluido el servicio, se apresuran a volver a casa. Mientras tanto, Prancer sale del cobertizo en el que Jessica lo ha tenido encerrado, ya que no cerró bien la puerta antes de irse, y pronto deja salir al caballo y a la vaca del establo. El padre de Jessie, John (Sam Elliott), ve al caballo paseando antes de que pueda leer el artículo sobre Jessie, y mientras intenta rodear a los animales, un grupo de asistentes a la iglesia aparece con la esperanza de echar un vistazo a Prancer. Pronto atraen la atención de John hacia el interior de la casa, donde ve que Prancer está dentro y desordenando todo. Entra justo cuando Prancer sale y recupera su escopeta de su habitación, pero cuando va a disparar al reno, el carnicero Herb (Mark Rolston) le detiene y le ofrece comprarle a Prancer por 200 dólares, y John acepta la venta. Jessie y Steve regresan a casa poco después y ven la destrucción que ha causado Prancer, y John maldice a Jessie por decir mentiras y esconder al reno y le informa de que acaba de venderlo a Herb. Jessie intenta convencer a su padre de que el reno es Prancer, pero él no la cree en lo más mínimo, y ella se desespera ante la posibilidad de que Prancer sea descuartizado y comido.

Sin embargo, en lugar de hacer filetes de venado con Prancer, Herb decide meterlo en una gran jaula y utilizarlo para aumentar las ventas de los árboles de Navidad que vende junto a su tienda. Jessie viene al día siguiente y se entristece al ver a Prancer en esta situación, y John se encuentra con que tiene que lidiar con la gente que exige saber por qué vendió el reno. Esa noche, Jessie hace planes para sacar a Prancer y luego huir con él, ya que John quiere enviarla a vivir con Sarah y ella se opone. Escribe una nota de despedida a su padre antes de salir de la casa, pero cuando se va, Steve la atrapa y se entera de lo que planea hacer tras interrogarla varias veces. Intenta convencerla de que no huya, pero finalmente decide ayudarla a liberar a Prancer tras ver que no se deja convencer. Mientras Steve intenta romper el candado de la puerta de la jaula, Jessie se dirige al tejado y lo abre a golpes, creyendo que Prancer debería poder salir volando. Sin embargo, Prancer no hace nada de eso, dejándola muy decepcionada. De repente, el sheriff del pueblo, Bert (Michael Luciano), pasa por allí para hacer un control rutinario, y Steve se esconde entre los árboles del terreno mientras Jessie se sube a la rama de un árbol junto a la jaula. Pronto pierde el control y se encuentra colgando de la rama, y después de que Bert se marche, ella intenta volver a subir, pero la rama se rompe y ella cae al suelo y se golpea la cabeza, quedando inconsciente. Steve sale corriendo a buscar a Bert, y entonces Prancer echa abajo la puerta de la jaula y apoya su cuerpo junto al de Jessie para mantenerla caliente hasta que llegue la ayuda. Jessie sale del hospital al día siguiente, pero está desanimada porque ahora cree que Prancer es un reno cualquiera.

Más tarde ese día, John está revisando a Prancer cuando Bert y un ayudante del sheriff se acercan a él, y Bert le revela accidentalmente que esta noche hay una fiesta sorpresa para Jessie organizada por él y un grupo de gente del pueblo en su casa. Esa noche, Jessie se asoma a la ventana de su habitación y ve a la gente del pueblo cantándole villancicos en el patio delantero, y Sarah los invita a todos a entrar. John sube a hablar con Jessie y primero se disculpa con ella por no tener mucho que regalarle esta Navidad debido a las dificultades económicas con las que está lidiando, luego le muestra su libro de cuentos de Navidad que encontró en el cobertizo. Después de que Jessie le haga leer el párrafo final de la clásica carta “Sí, Virginia, existe Santa Claus”, llora y le dice a su padre que nunca quiso huir de verdad; sólo quería que la encontrara y la trajera de vuelta a casa y le dijera que las cosas van a estar bien, como antes. John responde que le gustaría poder decirle que las cosas van a estar bien, pero sabe que las cosas siempre van a ser difíciles en la granja y que incluso podrían perderla algún día. Sin embargo, si bien puede soportar eso, no puede soportar no tenerla cerca, lo cual pudo comprobar cuando desapareció la noche anterior. Le dice que la quiere y se abrazan con lágrimas en los ojos, y declara oficialmente que ella se queda. Luego le muestra que tiene a Prancer en la parte trasera de su camioneta, después de haber localizado a Herb y haberle devuelto su dinero. Luego la sube al camión y la lleva con los renos a Antler Ridge, ya que se acerca la medianoche.

Después de llegar allí, Jessie se despide con lágrimas en los ojos de Prancer y le agradece por todo, y entonces él salta del camión y corre por un camino despejado en el bosque hacia el acantilado. Jessie lo persigue, con John siguiéndolo, y cuando llegan al acantilado, no encuentran a Prancer por ninguna parte. Entonces ven que sus huellas terminan en el borde, lo que significa que o bien ha saltado a su muerte….o ha volado. John le dice a Jessie que tal vez escuchen las campanas de su collar, y momentos después, Jessie escucha esas mismas campanas tintineando. Pronto mira al cielo y ve un chorro de luz que se dirige a encontrarse con la silueta del trineo de Papá Noel justo cuando pasa por la luna y ocupa el tercer lugar que falta en la fila de renos, lo que demuestra que el reno era realmente Prancer. Jessie se despide con la mano y le pide que se acuerde de ella. La película termina con una vista (presumiblemente) en primera persona de Papá Noel sobrevolando el pueblo en su trineo hasta hacer su primera parada en la granja de Jessie.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Valoración: 0)