Final de Punto de inflexión

final de punto de inflexion

Punto de inflexión (2021 )

90 min - Drama

Un holgazán, que hace todo lo posible por evitar conflictos, entabla una amistad inimaginable con un peligroso matón que entra en su vida de forma repentina.


Director:   Riccardo Antonaroli

Donde ver online Punto de inflexión

Atención
A continuación se revela como acaba Punto de inflexión

Final de Punto de inflexión explicado

La película policíaca italiana “Punto de inflexión” (título original: “La Svolta”) trata de llenarse de momentos de acción y suspense, así como de emociones intensas. Enfrentando a dos personajes muy distintos, Ludovico y Jack, durante unos días de persecución por un crimen, “The Turning Point” ofrece la posibilidad de conectar con los personajes y sentirlos en sus mejores momentos. Esta conexión se desvanece un poco durante el clímax del final, pero no obstante, es una película entretenida de ver.

Trama de Punto de inflexión

Mientras dos ancianos recolectores de basura discuten en su trabajo en una noche lluviosa, el escenario es un barrio moderadamente acomodado de una ciudad italiana sin nombre. Ludovico es un hombre introvertido de veintitantos años que lucha contra una tremenda falta de confianza y una ansiedad clínica. Su padre le visita y está visiblemente disgustado por la incapacidad de su hijo para lograr algo en la vida y también enfadado por su hábito de holgazanear y dejar las cosas para más tarde.

En la otra punta de la ciudad, en un bar de mala muerte llamado Flamingo, un hombre de mediana edad entra con una bolsa llena de dinero de origen claramente ilegítimo. En un momento de apuro, esta bolsa es robada por un hombre más joven, que intenta evadirse en su motocicleta, siendo perseguido por el propietario. El ladrón, Jack, está a punto de huir cuando su moto patina en la carretera mojada debido al tráfico que se aproxima, y ahora tiene que huir a pie. Corre por callejones estrechos para evitar a su perseguidor y luego se refugia detrás de un grupo de contenedores de basura en el lado de la calle. Al mismo tiempo, Ludovico sale de un edificio cercano para deshacerse de la basura y rápidamente es tomado como rehén por Jack, que le apunta con una pistola a la espalda y le ordena que le lleve a su casa. Ludovico está terriblemente asustado y no puede hacer otra cosa que obedecer, y conduce temblorosamente al ladrón a su apartamento. Al quitarle las llaves y el teléfono móvil, Jack se da cuenta de que algo va mal en el hombre y se apresura a ayudarle, dándole a Ludovico su medicina para la ansiedad, y luego tomando él mismo unas gotas. A continuación, incluso le da a su anfitrión un fajo de cinco mil euros y le promete regalárselos si se calla y le deja quedarse en su apartamento durante un tiempo.

Mientras tanto, en la calle, el perseguidor, Mario, encuentra un montón de dinero que se ha caído de la bolsa y se da cuenta de que Jack está escondido en algún lugar dentro de los edificios de apartamentos. Rápidamente informa a sus hombres y ordena que veinte de ellos se reúnan frente a la residencia para vigilar todos los movimientos de entrada y salida. Jack se da cuenta de esto desde la ventana del apartamento y se da cuenta de que su huida no será tan rápida como quiere.

¿A quién pertenece realmente el dinero?

Se revela que el bar Flamingo es el piso franco de un despiadado mafioso llamado Caino, y que Mario es sólo un matón de su banda que estaba gestionando una transferencia de dinero. La bolsa era un pago destinado a Caino que estaba llevando a su líder cuando fue recogido por Jack. Mario vuelve al bar y le explica todo, devolviendo también con sinceridad el montón de billetes que había encontrado en el camino. Caino y su sicario más cercano, Buzzetti, revisan las cámaras de seguridad y consiguen imprimir una imagen de la cara de Jack. Pero no revelan nada a Mario e inmediatamente lo matan sin piedad. Otros dos secuaces, Spartaco y Marzio, reciben el encargo de deshacerse del cuerpo de Mario, y ambos comentan su desconfianza y antipatía hacia el líder de su banda. Al parecer, Caino mató a su propio hermano, posiblemente para hacerse con la empresa criminal, y ahora tiene una actitud muy arrogante y despiadada con todos sus trabajadores.

Mientras realizan tareas de vigilancia frente a los edificios de apartamentos, los dos discuten incluso un posible escenario en el que se hacen con el dinero y huyen con él, sin informar a Caino. Spartaco y Marzio son enviados a todos los apartamentos, disfrazados de trabajadores del departamento de aguas, para buscar a Jack, y registran también el apartamento de Ludovico, pero no consiguen encontrar nada porque Jack se esconde silenciosamente bajo la cama. El líder de la banda se desanima, sobre todo cuando otros miembros de la banda consiguen averiguar la ubicación de Jack poco después. Caino les llama a su despacho, releva a Spartaco de sus funciones en la banda y hace que Marzio sea asesinado por Buzzetti. Recuerda su estrecha amistad con el padre de Spartaco, que incluso había cumplido condena por él, y deja que el hijo salga ileso. A continuación, envía al sicario al apartamento de Ludovico para que siga investigando, y el hombre, haciéndose pasar por un trabajador del departamento de gas, es capaz de localizar a Jack. Sin embargo, no actúa en consecuencia y, en su lugar, informa a su pandilla al respecto.

¿Cómo actúa Jack como punto de inflexión en la vida de Ludovico?

Aunque la presencia de Jack en el apartamento de Ludovico es un estorbo al principio, ya que encierra a su anfitrión en un dormitorio y hace uso de sus recursos y ropa, muy pronto, el intruso actúa como un verdadero punto de inflexión en la vida de su rehén. Jack se niega a aceptar la naturaleza nerviosa y temblorosa de Ludovico y le obliga a situaciones en las que nunca se pondría. En primer lugar, empuja a Ludovico fuera de su piso para que robe comida en el apartamento vacío de su vecino. Ludovico vacila al actuar por su miedo y nerviosismo, y también al ver que su vecina y enamorada, Rebecca, es molestada por su novio tóxico, al que intenta dejar desde hace tiempo. Jack le acompaña entonces en su segundo intento, y roban con éxito la comida de la nevera del vecino, a pesar de que su lasciva esposa está presente dentro de la casa. Ludovico parece haber disfrutado del subidón de adrenalina, y ambos inician poco a poco una amistad. Jack repara un juego de luces de neón en su casa y luego le anima a arreglar una estantería que llevaba tiempo evitando. El ladrón también ve las ilustraciones de Ludovico en forma de cómic y, aunque al principio intenta ocultarlas, Ludovico le explica que su verdadera pasión es dibujar y que quiere publicar su propio cómic. Jack le anima mucho en su empeño y le dice a Ludovico que se salte su curso de formación continua en economía y que se dedique a su pasión por los cómics a tiempo completo. Al final, incluso le ofrece una gran cantidad de dinero de la bolsa robada para ayudarle a publicar su libro y le pide en broma que le envíe la mitad de los beneficios más adelante.

Jack también ayuda a Ludovico a expresar su interés por Rebecca, ya que la mujer también parece estar bastante interesada en él. Rebecca ha estado trabajando en una disertación sobre el cine italiano de los años 60, y pide la ayuda de Ludovico en ella, sabiendo que él tiene un ardiente interés por el cine de esa época. Esta conversación también es facilitada por Jack, ya que fue él quien obligó a su anfitrión a ir a hablar con ella en la escalera y a ayudarla con las bolsas de la compra. Ludovico acepta encantado y poco a poco va superando sus inhibiciones sobre sí mismo. Más tarde, Jack golpea al ex novio de Rebecca cuando viene a buscarla y le amenaza con su pistola. Esta acción es la que delata la ubicación de Jack a la banda de Caino, pero él no parece pensar ni preocuparse mucho por ello. En su momento más cercano como amigos, Jack le revela a Ludovico que tiene un hermano mayor que se ha ido a Brasil y se ha establecido allí, y Jack tiene la intención de ir a Brasil con el dinero robado para reunirse con su hermano. De manera muy conmovedora, los dos hombres, sutil y gradualmente, se convierten en hermanos. Ludovico se muestra muy apenado e incluso enfadado cuando Jack decide huir de su apartamento con la ayuda de un obrero de la construcción con el que había llegado a un acuerdo. Pero Jack acaba regresando poco después de marcharse, para acompañar a su recién descubierto hermano a una pequeña fiesta en el piso de arriba con Rebecca y su compañera de piso española. En una prueba definitiva del punto de inflexión en la vida de Ludovico, éste decide deshacerse de un sombrero que siempre llevaba para ocultar su retroceso de cabello y ahora se siente más cómodo aceptando su propia imagen y cómo es.

Final de Punto de inflexión

¿Quién se queda con el dinero robado?

Mientras los cuatro nuevos amigos se divierten en la cena en el apartamento de Rebecca, el propio Caino se prepara para ir a tratar con Jack. A última hora de la noche, Ludovico por fin se arma de valor y le enseña sus ilustraciones de cómic a Rebecca, e incluso los dos comparten un beso. Ludovico baja a su apartamento para llevar los dibujos de vuelta al piso de arriba, pero tarda mucho más de lo habitual en volver. Jack sugiere en broma que su amigo está tan nervioso como para perderse en las escaleras, y decide ir a ver cómo está. Al entrar en el apartamento, encuentra a Ludovico en el sofá, terriblemente golpeado y herido. Antes de que Jack pueda reaccionar, recibe un fuerte golpe en la cabeza por parte de Caino, que además le quita la pistola. El mafioso le dice a Jack que su hermano era un delincuente involucrado con las drogas en Brasil y que había muerto, encontrándose sólo sus restos en el océano. Pero justo cuando Caino está a punto de disparar a Jack, le detiene una pistola apuntando a su propia cabeza y una voz que le ordena que suelte el arma y se tumbe junto a sus rehenes. Este nuevo hombre en la escena es Spartaco, que siempre había querido acabar con Caino, y ahora, tras la muerte de sus buenos amigos Mario y Marzio, por fin ha llegado. Humilla verbalmente a Caino y le dispara dos balas en las rodillas, dejando al mafioso sin poder moverse.

Pero en un giro final, justo cuando está a punto de matar a Caino, la cabeza del propio Spartaco es volada por el sicario Buzzetti, que había estado esperando abajo todo este tiempo a que volviera su jefe. Al ver toda la escena, Buzzetti se da cuenta rápidamente de su propia oportunidad y, sin mediar palabra, mata a Caino de un disparo. Viendo que no puede dejar que Jack y Ludovico se alejen ya que han sido testigos de todo esto, les dispara. Sin embargo, en ese preciso momento, Ludovico coge la pistola de Spartaco que estaba tirada a su lado y dispara al sicario, matándolo. El propio Ludovico está demasiado herido para moverse y es evidente que se está muriendo. A pesar de sus esfuerzos, Jack no puede ayudar a su amigo y se aleja cojeando de la escena, llevando su mochila. Pero él tampoco puede ir muy lejos y acaba por desplomarse detrás de los contenedores de basura. Los dos recolectores de basura vistos al principio, llegan al lugar, limpiando la basura y quejándose entre ellos de que los mayores problemas de Italia son la corrupción y la tendencia a tomar lo que no es de uno. Entonces tropiezan con Jack y le arrebatan su bolsa, dándose cuenta de que está llena de dinero. Rápidamente vuelven a su furgoneta con la bolsa, tirando sólo los montones de papeles con las ilustraciones del cómic de Ludovico, ya que no tienen ningún valor para ellos.

El final de “Punto de inflexión” devuelve en cierto modo a los espectadores a la cruda realidad después de mostrar pequeñas pero esperanzadoras promesas de una posible huida para Jack. A pesar de lo que ocurra al final, Jack y Ludovico quedan realmente establecidos como extraños que empezaron con hostilidad y luego se hicieron amigos, convirtiéndose finalmente en hermanos. Al final, cuando las ilustraciones de Ludovico son tiradas por los recolectores de basura, la cámara las enfoca y se ve la nota de Ludovico en la primera página: “Para mi hermano mayor Jack, que me devolvió la vida”. Jack también consideraba ya a Ludovico como su hermano. Había reconocido a Buzzetti por sus botas, y estaba seguro de que los hombres de Caino no tardarían en venir a matarlo, y sin embargo decidió quedarse con Ludovico y acompañarlo en una última noche, y probablemente la primera noche de disfrute de Ludovico.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Valoración: 0)