Final de Reglas de compromiso

El coronel Terry Childer (Jackson), un condecorado oficial veterano de Vietnam y Líbano, es acusado de asesinato por el ejército. Como abogado defensor elige al Coronel Hays Hodges (Tommy Lee Jones), un camarada que le debe la vida.

Dónde ver la película Reglas de compromiso online
Final de la película Reglas de compromiso
ALERTA SPOILER

A continuación, puedes leer el resumen y la explicación de Reglas de compromiso

Final de Reglas de compromiso explicado

En 1968, durante la guerra de Vietnam, un desastroso avance americano deja al teniente de los marines estadounidenses Hayes Hodges herido y a sus hombres muertos. Su compañero de escuadrón, el teniente Terry Childers, ejecuta a un prisionero norvietnamita para intimidar a un oficial cautivo y conseguir que cancele un ataque con mortero contra la posición de Hodges; perdonando la vida del oficial, Childers rescata a Hodges. En 1996, Hodges, ahora coronel, se jubila tras 28 años como oficial del JAG. En su fiesta de prejubilación en el Club de Oficiales de Camp Lejeune, recibe el homenaje de su viejo amigo, el coronel Terry Childers, ahora comandante de una unidad expedicionaria de los Marines.

Childers y su unidad están desplegados en el suroeste de Asia como parte de un Grupo de Preparación Anfibia, llamados a evacuar al embajador de Estados Unidos en Yemen cuando una manifestación rutinaria antiamericana en la embajada estalla en lanzamientos de piedras, cócteles molotov y disparos. Al escoltar al embajador Mourain y a su familia hasta un helicóptero, Childers recupera la bandera estadounidense de la embajada. Bajo un intenso fuego de francotiradores en los tejados cercanos, tres marines mueren, y Childers ordena a sus hombres que abran fuego contra la multitud, lo que provoca la muerte de 83 soldados irregulares yemeníes y civiles, incluidos niños; los marines restantes y el personal de la embajada se salvan.

El asesor de seguridad nacional de Estados Unidos, Bill Sokal, presiona a los militares para que sometan a Childers a un consejo de guerra, con la esperanza de salvar las relaciones estadounidenses en Oriente Medio atribuyendo toda la culpa del incidente al coronel. Childers pide a Hodges que sea su abogado defensor, y éste acepta a regañadientes. Hodges rechaza un acuerdo con el fiscal, el mayor Biggs, que está convencido de la culpabilidad de Childers, pero que en privado se niega a considerar la pena de muerte. Con poco tiempo para preparar la defensa, Hodges viaja a Yemen, donde los testigos y la policía afirman que los marines dispararon primero contra la multitud desarmada. Al visitar la embajada abandonada y a algunos de los heridos, se da cuenta de que hay una cámara de seguridad intacta y cintas de audio dispersas.

Al regresar a Estados Unidos, Hodges se enfrenta a Childers por la falta total de pruebas que apoyen su versión de los hechos, lo que da lugar a una pelea a puñetazos. Sokal quema una cinta de vídeo que revela que la multitud estaba armada y disparó contra los marines, y obliga a Mourain a mentir en el estrado diciendo que la multitud era pacífica, y que Childers ignoró sus órdenes y fue violento e irrespetuoso con él y su familia. Hodges se reúne con la esposa de Mourain, que admite que Childers actuó con valentía pero se niega a testificar. El capitán Lee, que dudó en seguir la orden de Childers, no puede testificar haber visto los disparos de la multitud. Un médico yemení testifica que las cintas que encontró Hodges son propaganda que incita a la violencia contra los estadounidenses, pero declara que la protesta fue pacífica.

Con Sokal en el estrado, Hodges presenta un manifiesto de envío que demuestra que la cinta de la cámara no dañada -la cinta que Sokal quemó- fue entregada a la oficina de Sokal pero desapareció, con imágenes que probablemente habrían exonerado a Childers. Al subir al estrado, Childers explica que fue el único marine superviviente capaz de ver que la multitud estaba armada. En el interrogatorio, Biggs incita a Childers a admitir que ordenó a sus hombres que abrieran fuego gritando “destruyan a los hijos de puta”. Childers pierde los nervios y declara que no sacrificaría las vidas de sus hombres para apaciguar a gente como Biggs, para consternación de Hodges.

La acusación presenta al coronel Binh Le Cao, el oficial vietnamita al que perdonó la vida, como testigo de refutación, declarando que Childers ejecutó a un prisionero de guerra desarmado. Durante el contrainterrogatorio de Hodges, Cao está de acuerdo en que Childers actuó para salvar vidas americanas, y que si las circunstancias fueran inversas, Cao habría hecho lo mismo. Tras el juicio, Hodges se enfrenta a Sokal por la cinta desaparecida y promete descubrir la verdad. Childers es declarado culpable del cargo menor de alteración del orden público, pero absuelto de conducta impropia de un oficial y de asesinato; Biggs se acerca a Hodges para investigar las acciones de Childers en Vietnam, pero Hodges se niega a testificar. Al salir del tribunal, Cao y Childers se saludan.

Un epílogo revela que Sokal fue declarado culpable de destruir pruebas y Mourain de perjurio, perdiendo ambos sus puestos de trabajo, mientras que Childers se retiró honorablemente.

También te puede interesar: