Final de Réquiem por un sueño

Poster for the movie "Réquiem por un sueño"

Réquiem por un sueño (2000 )

102 min - Crimen, Drama, Suspense

Harry (Jared Leto) vive con su atormentada madre Sara (Ellen Burstyn), y mientras él sueña con una vida mejor, ella está permanentemente a dieta para el día que pueda cumplir su mayor ilusión; aparecer en su concurso televisivo preferido. La ambición de Harry y su novia Marion (Jennifer Connelly) es hacerse ricos vendiendo droga con su amigo Tyrone (Marlon Wayans), y utilizar las ganancias para abrir un negocio propio, pero nunca llega el dinero suficiente para iniciar su plan. A pesas de todo, Harry y Marion no se resignan a vivir una existencia que consideran despreciable, por lo que harán lo impensable para conseguir la vida que anhelan.


Título original   Requiem for a Dream

Director:   Darren Aronofsky

Donde ver online Réquiem por un sueño

Atención
A continuación se revela como acaba Réquiem por un sueño

Final de Réquiem por un sueño explicado

El final literal de la película comienza justo después de que «Invierno» comience en la película, el final metafórico. La transición golpea casi como un martillo, cuando Sara experimenta una alucinación horrorosa en su casa, y decide correr a la oficina de Malin y Block para averiguar por qué no había sido llamada al programa todavía. En este punto, se la ve mayormente en un estado de demencia con el pelo canoso desde las raíces, y su comportamiento como tal en la agencia la lleva a un psiquiátrico, donde después de sesiones forzadas de alimentación oral y nasal, se la somete a terapia electroconvulsiva cuando la mencionada falla, incluso mientras firma el acuerdo para ello en estado vegetativo.

Mientras que en el camino a Miami para asegurarse del propio traficante con Tyrone, la condición del brazo infectado de Harry empeora, incluso mientras continúa clavando la aguja en él. Tyrone lo lleva más tarde a un hospital, donde el doctor llama a la policía y la entrega por sospecha de adicción y al examinar el brazo de Harry. Marion, por otro lado, sigue prostituyéndose para el Gran Tim, y se le conceden aún más drogas, cuanto más se entrega a actividades lascivas, incluso participando en un espectáculo sexual.

El destino del sufrimiento del cuarteto se revela en los fragmentos comparativamente relajados que siguen a los quince minutos de frenesí absoluto de nerviosismo que le preceden. Mientras Tyrone sigue trabajando en la prisión, sufriendo abusos raciales y soportando graves retiros, el brazo infectado de Harry tiene que ser amputado a medida que su condición empeora en la prisión. Se le ve lamentarse mientras llora incontrolablemente en la cama del hospital. Marion regresa a casa del espectáculo en Big Tim’s con una gran partitura, y se acuesta en el sofá, justo al lado de varias copias de sus diseños de prendas de vestir que solía hacer, una dolorosa ironía que grita en esa escena. Finalmente, y lo más desgarrador, Sara está casi lobotomizada como resultado de la terapia electroconvulsiva en ella, y no parece reconocer a sus amigos que vienen a visitarla, y más tarde se desmorona al verla en esa condición. Los cuatro personajes se muestran acurrucados en sus camas como fetos mientras la película llega a un trágico final.

Como parte del acto final, la película tiene dos secuencias surrealistas, que involucran al dúo madre-hijo. En la primera, justo antes de que se revele la situación de Harry con el brazo amputado, se le muestra en la misma secuencia de él en el Muelle de los obstáculos de la película, acercándose a su final donde se supone que está Marion, pero la mujer aún no revelada parece darle la espalda. Ella desaparece justo cuando Harry se acerca frenéticamente a ella gritando el nombre de Marion, y se le ve cayendo en un abismo metafórico mientras se retira; una representación visual de su escurridizo sueño y su miserable final.

La segunda secuencia es una especie de fantasía de búsqueda de deseos para Sara que, desde la cama de su institución mental, sueña que gana el gran premio del programa al que siempre quiso ir. Lleva un vestido rojo, y se ve tan delgada como deseaba, ya que se reúne con un Harry sobrio, reformado y exitoso. Los dos se abrazan en un final irónico bastante apropiado, como créditos mudos para el rollo de película. El silencio se intercala con sonidos de gaviotas y olas, implicando la escena de una playa, pero las imágenes nunca se presentan. Me gusta llamarlo el sonido de «lo que podría haber sido». Poco se deja a la imaginación.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Valoración: 0)